Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto

Aptitudes mentales necesarias para hacer deporte

No es suficiente entender los hitos (logros) del desarrollo del crecimiento y el proceso de maduración de las aptitudes para las actividades deportivas. Tampoco es suficiente apreciar el desarrollo químico que afecta la aptitud. Sí, todos los cambios físicos, los cambios químicos y las secuencias del desarrollo deben tenerse en cuenta e incorporarse a los desafíos de logros y rendimiento en la experiencia deportiva de los jóvenes. Aún así, todos estos ingredientes no son suficientes para cocinar la enchilada. Se necesita más que lo imprescindible para completar el menú: el arroz, los frijoles y la salsa.

El desarrollo de las aptitudes mentales (psicológicas) también es sumamente importante para estos jóvenes y constituye la tercera parte de los tres componentes que unidos influyen sobre el potencial deportivo de su hijo. Las 3 cosas tienen una importancia fundamental y, de verdad, una no puede funcionar al máximo sin que las otras 2 anden bien. Su hijo puede estar listo para una competencia intensa desde el punto de vista del control muscular, la técnica y el nivel de habilidad pero no desde el punto de vista mental o emocional. Su hijo puede haber dominado ya el modo de integrar las aptitudes con los procesos químicos en la maduración de la velocidad, la fuerza y la resistencia, pero seguir siendo inseguro o inmaduro en lo que respecta al avance en los niveles de desempeño. Si el niño se enfrenta a competencias y entrenamiento fuerte antes de estar listo desde el punto de vista del desarrollo psicológico, los resultados pueden ser desastrosos. Si los padres, entrenadores, maestros e instructores entienden estos principios y saben unir los puntos, sin duda estamos en camino a una experiencia deportiva positiva para todas las partes involucradas.

Autor
Paul R. Stricker, MD, FAAP
Última actualización
11/26/2018
Fuente
Sports Success Rx! Your Child's Prescription for the Best Experience (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos