Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

PFAS: Cómo reducir la exposición de los niños a “sustancias químicas permanentes”

PFAS: Limiting Children’s Exposure to “Forever Chemicals” PFAS: Limiting Children’s Exposure to “Forever Chemicals”

Por: Lauren Zajac, MD, MPH, FAAP

Algunos sistemas de agua potable en Estados Unidos están contaminados con sustancias de perfluoroalquilo y polifluoroalquilo, a veces llamadas "sustancias químicas permanentes". Como padre de familia, puede preguntarse si estas sustancias químicas pueden afectar la salud de sus hijos, y cómo limitar su exposición. Este artículo le brinda una descripción general de las sustancias de perfluoroalquilo y polifluoroalquilo (PFAS) y medidas simples que puede tomar para reducir la exposición.

¿Qué son las PFAS y por qué se las llama "sustancias químicas permanentes"?

PFAS significa "sustancias de perfluoroalquilo y polifluoroalquilo", que son un grupo de sustancias químicas sintéticas. Las PFAS se han utilizado en muchos productos de consumo y comerciales desde la década del 50 porque son duraderas y resistentes al calor. Se las conoce como las "sustancias químicas permanentes" porque no se descomponen en el ambiente. Como resultado, permanecen en el suelo y el agua durante períodos de tiempo muy prolongados.

Existen miles de tipos de sustancias químicas PFAS. Los siguientes son dos tipos comunes:

  • PFOA (ácido perfluorooctanoico)

  • PFOS (ácido sulfónico de perfluorooctano)

¿Dónde se encuentran las PFAS? ¿Cómo puede estar expuesta mi familia?

La forma más común en la que las PFAS pueden ingresar al cuerpo es cuando las comemos o las bebemos. Las PFAS pueden encontrarse en lo siguiente:

  • Las PFAS pueden estar en ciertos alimentos, como el pescado y los mariscos criados en aguas contaminadas con PFAS.

  • Los envases de los alimentos, como cajas de pizza, bolsas de palomitas de maíz y recipientes para comida rápida que pueden estar recubiertos con PFAS para evitar que se peguen y que goteen.

  • Los suministros de agua (incluidos los sistemas públicos de agua y los pozos de agua privados) pueden estar contaminados con PFAS provenientes de las industrias locales o del uso de espuma contra incendios.

  • Suelo contaminado.

¿Cuánto tiempo pueden permanecer las PFAS en el cuerpo?

Las sustancias químicas PFAS pueden permanecer en el cuerpo durante muchos años.

¿Cómo pueden las PFAS afectar la salud?

Por el momento no tenemos una respuesta clara acerca del impacto que las PFAS pueden tener en la salud, pero actualmente se están realizando estudios científicos para ayudarnos a responder esta pregunta. Algunos de estos estudios muestran una conexión posible entre la exposición a las PFAS y niveles de colesterol más altos, así como efectos sobre el sistema hormonal, el sistema inmunitario, el hígado y los riñones.

¿La exposición a las PFAS puede detectarse en un análisis de sangre?

Sí, pero no con fines médicos. En varias comunidades de Estados Unidos, se han realizado análisis de sangre para detectar PFAS en niños y adultos con fines de investigación en salud pública. Si bien todas las personas en Estados Unidos tienen un nivel detectable de PFAS en su cuerpo debido a su uso extendido, estos estudios observan los niveles de PFAS en la sangre de personas que utilizan un suministro de agua contaminada. Por el momento, los resultados de los análisis no pueden utilizarse para predecir el riesgo de sufrir efectos sobre la salud como consecuencia de la exposición a las PFAS.

¿Cómo puedo reducir la exposición de mi familia a las PFAS?

Si bien no es posible eliminar completamente la exposición a las PFAS, dado que están tan diseminadas en el ambiente, hay formas de reducir la exposición de su familia:

  • Agua potable: Si usted vive en una comunidad con contaminación del agua, use un filtro de agua que esté certificado para eliminar PFAS. Tenga en cuenta que es necesario realizar un mantenimiento cuidadoso de estos filtros para que sean eficaces (revise las instrucciones del fabricante). También puede consultar con su sistema de agua local para averiguar si los niveles de PFAS en su comunidad se han reducido por medio de filtración o el cambio de la fuente de agua.

    • Fórmula para bebés: Si vive en una zona con problemas con las PFAS, utilice una fórmula para bebés premezclada o mézclela usando fuentes de agua alternativas que no contengan PFAS.

  • Advertencias locales acerca del pescado: Consulte las advertencias locales acerca del pescado antes de comer pescado o mariscos de origen local.

  • Control del polvo: Debido a que las PFAS (y otras sustancias químicas) pueden acumularse en el polvo de los hogares, limpie con regularidad usando un trapeador o un paño húmedos sobre las superficies sólidas y aspire las alfombras.

  • Productos de consumo

    • Utensilios de cocina: Deshágase de todas las cacerolas y sartenes antiadherentes ("de teflón") que estén agrietadas o descascaradas. Algunas alternativas más seguras para cocinar incluyen el acero inoxidable y el hierro.

    • Palomitas de maíz: En lugar de palomitas de maíz en bolsas para cocinar en el microondas, compre los granos de maíz y prepárelos en los fogones de la estufa o en un recipiente de vidrio para hacer palomitas de maíz en el microondas.

    • Recipientes para alimentos: Reduzca el uso de recipientes para comida rápida y comida para llevar, ya que muchos están recubiertos con PFAS.

    • Textiles: Evite comprar alfombras y tapizados resistentes a manchas.


¿Debo pedirle a mi pediatra que le haga un análisis de sangre a mi hijo para detectar PFAS?

No. Si bien algunas sustancias químicas PFAS pueden medirse en la sangre, esto implica el uso de tecnología especializada que normalmente no está disponible en los laboratorios comerciales o clínicos. Además, los resultados no ayudan a los médicos a tomar decisiones médicas ni predecir efectos futuros sobre la salud. A lo sumo, los niveles pueden compararse con los niveles promedio en la sangre de las personas en Estados Unidos.

¿Debo pedirle a mi pediatra que le haga un análisis de sangre a mi hijo para detectar la evidencia de efectos de las PFAS sobre la salud?

No. No es necesario hacer análisis de sangre para observar el colesterol, el hígado, los riñones y las hormonas en los niños debido a la presencia de PFAS en el suministro de agua. Sin embargo, su pediatra podría solicitar estos análisis por otros motivos que no estén relacionados con las PFAS. Recuerde, se recomienda realizar controles de rutina, vacunar, evaluar el colesterol en niños de entre 9 y 11 años, y realizar otros servicios de prevención y pruebas de detección estándares con su pediatra.

¿Existe un tratamiento para eliminar las PFAS del cuerpo?

No. El mejor tratamiento es evitar las exposiciones futuras tanto como sea posible. No se conoce ningún medicamento que pueda acelerar la eliminación de las PFAS del cuerpo.

¿Puedo amamantar a mi bebé si vivo en una comunidad con contaminación del agua con PFAS?

Sí. No existe ninguna razón médica para dejar de amamantar debido a problemas con las PFAS. Las ventajas de la lactancia para la madre y el bebé son mayores que los riesgos potenciales de exposición a las PFAS a través de la leche materna. Las madres que amamantan pueden reducir la exposición adicional a las sustancias químicas PFAS bebiendo agua embotellada hasta que el sistema de agua mejore.

¿Pueden eliminarse las PFAS del suministro de agua potable?

Sí. Existen formas de reducir los niveles de PFAS en los sistemas de agua con niveles elevados de estas sustancias químicas. Algunos sistemas de agua tienen instalados filtros de última generación que eliminan las PFAS y otras sustancias químicas. Otros han encontrado nuevas fuentes de agua que no tienen niveles elevados de PFAS.

¿Qué medidas se están tomando para reducir las PFAS en los suministros de agua en todo el país?

La Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) estableció un nivel "advertencia sanitaria" de 70 partes por billón de PFOS y PFOA en los sistemas públicos de agua; sin embargo, esto no es un estándar requerido u obligatorio que se pueda hacer cumplir. Muchos estados han establecidos sus propios límites requeridos para la presencia de PFAS en los sistemas públicos de agua que son más estrictos que el nivel de advertencia sanitaria recomendado de la EPA.

Cada año, se ponen a disposición el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) para que usted pueda conocer más acerca de su sistema de agua local y pueda revisar los resultados de las pruebas de agua más recientes. Si tiene un pozo de agua privado, infórmese sobre qué pruebas se recomiendan para asegurarse de que beber el agua de su pozo sea seguro. También puede saber si los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR) están trabajando en la realización de estudios de PFAS (en inglés) en su localidad, si vive en los Estados Unidos.

Hable con su pediatra

Si le preocupa la exposición de su hijo a “sustancias químicas permanentes”​, hable con su pediatra. Su Unidad de Especialidad en Salud Ambiental Pediátrica (PEHSU, por sus siglas en inglés) regional tiene personal que también puede abordar las preocupaciones de los padres sobre las toxinas ambientales.

Información adicional:

Sobre la Dra. Zajac

Lauren Zajac, MD, MPH, FAAP, miembro del Comité Ejecutivo del Consejo para la Salud Ambiental de la American Academy of Pediatrics, es profesora auxiliar en el Departamento de Medicina Ambiental y Salud Pública y el Departamento de Pediatría en la Facultad de Medicina Icahn en Mount Sinaí. La Dra. Zajac trabaja como pediatra en la Unidad de Especialidad en Salud Ambiental Pediátrica de la Región 2, que brinda servicios a Nueva Jersey, Nueva York, Puerto Rico y las Islas Vírgenes de Estados Unidos. (que brinda servicios a NJ, NY, PR y USVI).

Última actualización
10/28/2020
Fuente
American Academy of Pediatrics Council on Environmental Health (Copyright © 2020)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos