Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

¿Es necesario repetir la prueba de mi hijo para detectar plomo?

Una alerta del gobierno sobre una marca defectuosa de análisis de laboratorio usada por los médicos para medir los niveles de plomo en la sangre ha generado desconcierto en algunos padres que se preguntan si "su hijo debe repetir la prueba".   

¿Quiénes deben repetir la prueba?

La mayoría de los niños no debe repetir el análisis. Los niños menores de 6 años a partir del 17 de mayo del 2017 y que se hicieron un análisis de sangre venosa, en el que se extrae sangre del brazo, probablemente deban realizarse un nuevo análisis. Los padres de estos niños deben discutir con el pediatra si es necesario realizar un nuevo análisis.

¿Por qué?

Esta recomendación se basa en una advertencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) que indica que podría haber un error en los resultados de una clase específica de análisis de sangre venosa para detectar exposición al plomo en el que se utilizan los sistemas de análisis LeadCare de Magellan. Se ha detectado que el nivel de plomo detectado en el análisis de estas muestras de sangre es inferior al real.

¿Cuándo deben realizarse los análisis de sangre venosa para detectar exposición al plomo en los niños?

Un análisis de sangre venosa por lo general se realiza después de haber evaluado al niño por primera vez para detectar envenenamiento por plomo con una gota de sangre obtenida mediante un pinchazo en un dedo de la mano o en el talón. La advertencia de la FDA no abarca este tipo de análisis, también conocidos como análisis de sangre capilar.

Si un análisis de sangre capilar sugiere que un niño tiene niveles elevados de plomo en la sangre, los pediatras pueden realizarle un seguimiento con un análisis de sangre venosa para confirmar los resultados. Los niños menores de 6 años que hayan obtenido resultados de 10 microgramos por decilitro (µg/dl) o menos en el análisis de sangre venosa de la marca defectuosa posiblemente deban repetir la prueba.

Cómo evitar la exposición al plomo en los niños:

Lo más importante para todos los niños es asegurarse de que su entorno familiar esté libre de plomo. Los niños pueden estar expuestos al plomo de distintas formas; por ejemplo, si viven en una casa antigua o que esté siendo remodelada, o en una casa con tuberías de plomo. Determinados juguetes, pasatiempos y ocupaciones de los padres también aumentan el riesgo de que un niño pueda estar expuesto al plomo.

"No existe un nivel seguro de exposición al plomo para los niños y el mejor tratamiento contra el envenenamiento por plomo es evitar la exposición antes de que ocurra", afirma Jennifer Lowry, MD, FAAP, directora del Council Consejo sobre Salud Ambiental de la American Academy of Pediatrics.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), en al menos 4 millones de hogares estadounidenses los niños están expuestos a altos niveles de plomo. Incluso con niveles bajos de exposición al plomo, en concentraciones de plomo en sangre inferiores a 5 µg/dl, puede aumentar el riesgo de discapacidades intelectuales y académicas en los niños. La exposición al plomo también está relacionada con índices más altos de afecciones como la hiperactividad y el déficit de atención, así como de menor peso al nacer.

Si le preocupa el riesgo de su hijo de exposición al plomo, hable con el pediatra.

Información adicional:


Última actualización
9/8/2017
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2017)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos