Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Calor extremo: mantener a los niños seguros cuando las temperaturas se disparan

Por Dele Davies, MD, MS, MHCM, FAAP

Cuando las condiciones climáticas no representan un riesgo para la salud, jugar y hacer ejercicio al aire libre mejora la salud física y mental de un niño de muchas maneras. Sin embargo, un índice de calor de 90°F (32°C) o más, según lo identificado por el Servicio Meteorológico Nacional (National Weather Service), representa un riesgo significativo para la salud.

Las altas temperaturas y el calor extremo pueden hacer que los niños se enfermen muy rápidamente de varias maneras. Pueden causar deshidratación, agotamiento por calor, calambres por calor e insolación, lo cual es una emergencia médica. Las altas temperaturas también pueden contribuir a la irritabilidad tanto de los niños como de sus cuidadores. Y con el aumento del calor extremo en áreas de los Estados Unidos debido al cambio climático, la "ecoansiedad" puede causar angustia emocional.

Para proteger a su hijo del calor tanto como sea posible, esté atento a los síntomas y llame a su pediatra si observa que aparece alguno.

Juegos tranquilos

Cuando hace mucho calor, tiene más sentido ir a la piscina o la playa por un tiempo corto, o quedarse adentro y trabajar en manualidades o lectura o jugar juegos de mesa. Planifique con anticipación si sabe que habrá muchos días consecutivos de calor intenso, de modo que pueda anticipar la necesidad de ser creativo y ayudar a los niños a rotar y variar sus actividades (para evitar la "fiebre de cabina" o sentimientos de inquietud e irritación). Encuentre formas para que los niños se mantengan activos sugiriendo algunos estiramientos de yoga fáciles o jugando al escondite en interiores o inventando desafíos físicos divertidos que no sean demasiado extenuantes.

Si su casa no tiene aire acondicionado, busque un edificio cercano que sí lo tenga. Las bibliotecas y los centros comerciales pueden ser lugares excelentes para un refugio fresco del calor. Si vive en un lugar donde hay frecuentes cortes de energía o su aire acondicionado no funciona constantemente, identifique un lugar seguro para que su familia pueda ir durante los momentos en que las temperaturas son muy altas. Muchos pueblos y ciudades ofrecen centros de enfriamiento en gimnasios u otros edificios grandes para quienes necesitan alivio del calor.

¿Qué sucede con los ventiladores?

Mientras esté en casa, cierre las persianas y cortinas de las ventanas. Los pisos inferiores tienden a ser más frescos. Los ventiladores pueden ser útiles para enfriar si no tiene acceso a ningún aire acondicionado.

Si usa un ventilador, manténgalo a una distancia segura de usted y sus hijos para evitar riesgos de seguridad (como dedos pellizcados o ventiladores en contacto con agua). Los ventiladores que soplan directamente sobre usted pueden secarle la boca y las fosas nasales, o si sufre de alergias, los ventiladores pueden hacer circular alérgenos que hacen que su nariz gotee y le piquen los ojos. Los ventiladores nunca deben usarse en condiciones de calor extremo (más de 90 grados) ya que no enfrían el aire, y el uso de ventiladores cuando las temperaturas son más altas que la temperatura corporal puede hacer que el cuerpo gane calor en lugar de perderlo.

Consejos para combatir el calor

Si va a estar al aire libre, hay varios pasos que puede seguir para combatir el calor y proteger a su hijo de las enfermedades y los peligros relacionados con el calor:

  • Manténgalos hidratados: Anime a sus hijos a beber agua con frecuencia y a tenerla disponible, incluso antes de que la pidan. Si usted sale, lleve botellas de agua. En los días calurosos, a los bebés que reciben leche materna en un biberón se les puede dar leche materna adicional en un biberón, pero no se les debe dar agua, especialmente en los primeros 6 meses de vida. A los bebés que reciben fórmula se les puede dar fórmula adicional en un biberón.

  • Vístalos con ropa liviana: Vista a sus hijos con ropa de colores claros, liviana y limitada a una capa de material absorbente que maximizará la evaporación del sudor. Los niños tienen una menor capacidad para sudar que los adultos. Asegúrese de usar suficiente protector solar.

  • Planifique un tiempo de descanso adicional: El calor a menudo puede hacer que los niños (y sus padres) se sientan cansados. Las altas temperaturas no solo pueden hacer que las personas se sientan cansadas, sino que también pueden contribuir a la irritabilidad. Entre con regularidad para refrescarse, descansar y beber agua.

  • Manténgalos refrescados: Cuando su hijo tenga calor, dele un baño frío o un rocío de agua para que se enfríe. La natación es otra excelente manera de refrescarse mientras uno se mantiene activo. Recuerde que los niños siempre deben ser supervisados mientras nadan o juegan en el agua para evitar que se ahoguen.

  • Nunca deje a su hijo en un automóvil: El interior de un automóvil puede calentarse peligrosamente en poco tiempo, incluso con las ventanas abiertas.

Llame a su pediatra de inmediato si su hijo presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Sensación de desmayo

  • Cansancio extremo (p. ej., somnolencia inusual, adormilado o con dificultad para despertarse)

  • Dolor de cabeza

  • Fiebre

  • Sed intensa

  • No orinar durante muchas horas

  • Náuseas

  • Vómitos

  • Respiración más rápida o más profunda de lo normal

  • Entumecimiento u hormigueo de la piel

  • Dolores musculares

  • Espasmos musculares

Recuerde

No dude en llamar al pediatra de su hijo para que le oriente sobre cómo proteger a su hijo durante el calor extremo.

Información adicional:

​Sobre el Dr. Davies

Dele Davies, MD, MS, MHCM, FAAP, es miembro del Consejo sobre Niños y el Comité Ejecutivo de Desastres de la American Academy of Pediatrics. El Dr. Davies es vicerrector principal de asuntos académicos y decano de estudios de posgrado en el University of Nebraska Medical Center (UNMC). También es miembro de la Junta Nacional de Ciencias de la Biodefensa (Biodefense Science Board) del Secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. (U.S. Department of Health and Human Services) y del subsecretario de Preparación y Respuesta y copreside su Grupo de Trabajo de Preparación y Resiliencia. Anteriormente se desempeñó como miembro de la Junta de Consejeros Científicos de los Centros Nacionales de Enfermedades Infecciosas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y en el Comité de Enfermedades Infecciosas del "Libro Rojo" de la AAP. Davies recibió su doctorado en medicina, así como una maestría en Salud Comunitaria, de la Toronto University en Canadá. Además, tiene un título en administración de atención médica de la Harvard School of Public Health.


Última actualización
8/24/2021
Fuente
American Academy of Pediatrics Council on Children and Disasters (Copyright © 2021)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos