Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención

Perlas de agua: peligrosas si se tragan o se meten en los oídos

Las perlas de gel de agua que se venden como juguetes para los niños y que se usan en floreros o en los jardines son un problema creciente para la seguridad de los niños pequeños.

¿Qué son las perlas de agua?

Hechas de productos químicos de polímeros superabsorbentes, las perlas de agua también se conocen como perlas de alginato, perlas gelatinosas, perlas de hidrogel, cápsulas gelatinosas y esferas o bolitas de agua o gel (entre otros nombres). También se les llama cuentas sensoriales y se usan como herramientas de juego para niños con autismo y otras condiciones de desarrollo. Cuando las pequeñas bolas de plástico duro se colocan en el agua, pueden crecer hasta 1,500 veces su tamaño. Las perlas transparentes y coloridas se pueden secar y reutilizar.

Por qué las perlas de agua pueden ser peligrosas para los niños pequeños

El problema es que debido a que las perlas de agua parecen dulces o caramelos, los niños pequeños pueden tener la tentación de tragárselas. Algunos niños también se las han puesto en los oídos e incluso las han inhalado. Las perlas pueden continuar creciendo una vez que están dentro del cuerpo, causando obstrucciones y daños potencialmente mortales. Y es posible que las cuentas no sean visibles en las radiografías.

Aunque las perlas están etiquetadas como "no tóxicas", también se han expresado preocupaciones sobre la seguridad de la acrilamida química utilizada para fabricarlas.

Consejos de seguridad para el uso de perlas de agua

Si está interesado en comprar perlas de agua, la American Academy of Pediatrics recomienda:

  • Considere esperar hasta que todos los niños en su hogar tengan al menos 3 años.

  • Solo use perlas de agua en una mesa sobre un piso duro. Barra o aspire inmediatamente después. Debido a que algunas son del tamaño de la cabeza de un alfiler cuando están secos, son difíciles de encontrar o notar si se caen al piso.

  • Guarde las gotas de agua en un recipiente herméticamente cerrado. Guárde el recipiente en un lugar seguro al que los niños pequeños no puedan acceder.

  • Supervise a los niños cuando usen perlas de agua.

¿Se han retirado las perlas de agua del mercado?

Las muertes y lesiones de niños han provocado el retiro del mercado de perlas, bolitas, cuentas y juguetes que absorben agua con formas de frutas y animales. Recientemente, se emitió un retiro del mercado después de que un bebé muriera y otro resultara gravemente herido al tragar perlas de agua en un kit de actividades.

La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de Estados Unidos (CPSC, por sus siglas en inglés) tiene muchos informes de niños que resultan heridos después de ingerir perlas de agua. Muchos casos involucran a niños pequeños menores de 3 años que tragan perlas de agua que se les dan a sus hermanos mayores.

En dos informes de la CPSC, los niños fueron tratados por infecciones de oído cuando los médicos no podían detectar cuentas transparentes en sus oídos durante un examen. La demora en encontrar las cuentas les permitió crecer hasta que los niños, que tenían 5 y 7 años, necesitaron cirugía. Ambos tienen daños en el tímpano y uno de ellos tiene pérdida auditiva. Poison Control informó sobre un niño de 6 meses que necesitó cirugía después de tragar una perla de agua: el bebé murió más tarde a causa de una infección.

Si sospecha que su hijo se tragó o se metió perlas de agua en los oídos, busque tratamiento de inmediato. También puede llamar a Poison Control al 1-800-222-1222 o consiga ayuda en línea (en inglés).

Señales de que su hijo puede haber tragado perlas de agua

  • Negarse a comer

  • Letargo

  • Babeo

  • Vómitos

  • Sibilancias

  • Quejas de que algo está atorado en la garganta o el pecho

  • Dolor abdominal

  • Constipación

  • Hinchazón y dolor abdominal

Más información


Última actualización
9/26/2023
Fuente
American Academy of Pediatrics Council on Injury, Violence & Poison Prevention (Copyright © 2023)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos