Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Seguridad en los parques de juegos

Por: Julie Gilchrist, MD, FAAP

Una visita al parque de juegos es más que diversión. Permite a los niños ejercitar el cuerpo, el cerebro y sus habilidades sociales. También les brinda la posibilidad de jugar de manera desestructurada y libre, algo muy importante para un desarrollo saludable. Lo único que debe hacer es asegurarse de que los equipos para jugar sean seguros y observar cómo se divierten.

Determine el tamaño apropiado

Elija un parque de juegos con equipos de juegos adecuados para la edad de su hijo, que se adapten a sus destrezas, a su nivel de desarrollo y a su tamaño. Por ejemplo, los columpios pequeños, pensados para los niños pequeños, se pueden romper si los usan niños más grandes. Y los niños pequeños que usen equipos para niños mayores podrían tener dificultad para alcanzar las cosas y para trepar.

¿Qué hay en el suelo?

Según la Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor de los EE. UU. (USPSC), los departamentos de emergencia atienden a más de 200 000 niños al año por lesiones relacionadas con los parques de recreo. La mayoría de las lesiones en los parques de recreo ocurren cuando un niño se cae del equipo al suelo. Es por eso por lo que la mejor forma de prevenir lesiones es asegurarse de que la superficie debajo de los juegos pueda ayudar a absorber y suavizar el impacto cuando los niños caen.

Manténgase lejos de superficies duras como el cemento o el asfalto. Si bien el pasto puede parecer blando, no es una superficie que absorba impactos. La USCPSC recomienda una capa gruesa de uno de los siguientes materiales, que se extienda por al menos 6 pies (1,8 metros) en todas las direcciones del equipo.

  • Virutas de madera, mantillo, arena o gravilla de 12 o más pulgadas (30,4 cm) de profundidad.

  • Alfombras de goma de seguridad comprobada o material similar a la goma.

Estructuras para trepar

A los niños les encanta trepar. Los ayuda a aumentar resistencia y a mejorar la coordinación y la percepción de profundidad, a la vez que les permite ver sus alrededores a un nivel diferente.

Para evitar caídas o que se queden atrapados en el equipo para trepar:

  • Las plataformas a más de 30 pulgadas (76,2 cm) por encima del nivel del suelo destinadas a niños en edad escolar deben tener barandillas o barreras para evitar caídas.

  • Los espacios verticales y horizontales, como los que quedan entre las sogas de las redes de seguridad, deben ser de menos de 3½ pulgadas (8,8 cm) de ancho o de más de 9 pulgadas (22,8 cm) de ancho. Esto es para impedir que la cabeza de un niño pequeño quede atrapada, a la vez que evita que las atraviesen con facilidad.

  • Las escaleras, los escalones y los travesaños (los soportes horizontales que se usan para subir una escalerilla) deben estar espaciados en forma pareja. Los travesaños cilíndricos que serán agarrados por manos pequeñas deben tener entre 1 y 1½ pulgadas (2,5 y 3,8 cm) de diámetro.

  • Revise que no haya puntas o bordes filosos. En el caso de estructuras de madera, revise que no haya clavos ni tornillos que sobresalgan. Las estructuras de metal no deben tener óxido ni pintura pelada, que podría contener plomo.

  • No permita que su hijo use o juegue con cosas que pudieran quedar atrapadas en el equipo de juegos y convertirse en un peligro de ahorcamiento. Evite las sudaderas con cordones y los collares, por ejemplo, y mantenga lejos del equipo sogas de saltar y correas de mascotas. Si su hijo va al parque de recreo en bicicleta o en patineta, debe quitarse el casco mientras esté jugando.

Toboganes/Resbaladeros

Ya sean rectos, ondeados o sinuosos/complicados, los resbaladeros brindan una emoción sutil a los niños, que mejora su confianza.

Recuerde:  

  • Los resbaladeros de metal pueden calentarse mucho al sol y causar quemaduras graves en las manos y piernas de los niños. Los toboganes de plástico también pueden calentarse mucho. En días de sol y calor, busque parques de recreo donde los toboganes estén a la sombra.

  • Los toboganes deben tener una plataforma con pasamanos en la parte de arriba para que los niños se sostengan. Debe haber una baranda, un toldo u otro tipo de estructura en la parte superior para que el niño pueda sentarse antes de tirarse por el tobogán. Los toboganes abiertos deben tener caras laterales de al menos 4 pulgadas (10,1 cm) de altura.

  • Asegúrese de que no haya piedras, vidrio, ramas, juguetes, escombros ni otros niños al pie del tobogán. Todo eso podría interferir con el aterrizaje seguro de un niño. El área despejada frente al tobogán debe extenderse a una distancia equivalente a la altura de la plataforma del tobogán.

  • Enseñe a su hijo a tirarse por el tobogán con los pies hacia adelante para evitar lesiones en la cabeza y a asegurarse de que quien haya usado el tobogán antes del niño haya llegado al final antes de tirarse.

  • No se tire por el tobogán con niños en su regazo. Si bien tal vez le parezca seguro estar sosteniéndolos, la investigación demuestra que con frecuencia las piernas de los niños quedan atrapadas y se lastiman en la bajada.

Columpios

Se ha demostrado que los columpios tranquilizan a los niños, mejoran las habilidades sensoriales e incluso los ayuda a cooperar mejor con otros niños.

Para evitar lesiones:

  • Asegúrese de que la distancia despejada por delante y por detrás de un columpio y la superficie absorbente de impactos de abajo sean del doble de altura que la barra de suspensión.

  • Los muros, cercos u otros objetos deben estar al menos a 6 pies (1,8 m) de distancia de cualquiera de los lados de un columpio.

  • Los asientos de los columpios deben estar hechos de materiales lisos como goma, plástico o tela.

  • Asegúrese de que los ganchos en forma de "S" de las cadenas del columpio estén cerrados en forma de 8.

  • Los columpios deben estar anclados en forma segura y profunda para evitar que se tambaleen.

  • Los columpios no deben estar demasiado juntos entre sí. Debe haber al menos 24 pulgadas (60,9 cm) entre columpios y no más de 2 columpios de asiento (o 1 columpio de neumático) en la misma sección de la estructura. 

  • No permita que los niños se columpien sobre el estómago (de barriga) ni que salten desde el columpio. Enséñeles a no correr por delante de los columpios cuando haya otros niños usándolos.

Recuerde...

Incluso en los patios de recreo seguros y adecuados para la edad, la orientación y la supervisión de los adultos son la mejor manera de evitar lesiones. De hecho, los investigadores dicen que la falta de supervisión está vinculada con casi la mitad de las lesiones relacionadas con los patios de recreo. Por eso, cuando su hijo trepe, se tire del tobogán, se columpie y se deslice, preste atención a la acción y esté listo para intervenir si estuvieran usando el equipo de forma incorrecta.

Información adicional:

Sobre la Dra. Gilchrist

Julie Gilchrist, MD, FAAP, es una pediatra e investigadora que integra el Consejo sobre Prevención de Lesiones, Violencia e Intoxicación de la American Academy of Pediatrics. Estudia cómo evitar las lesiones en la infancia como, por ejemplo, las conmociones cerebrales, el ahogamiento, las caídas, el envenenamiento y la asfixia. La Dra. Gilchrist pasó 20 años en el Centro para el Control de Enfermedades y en el Centro de Prevención de Lesiones y ahora es consultor.

Última actualización
12/11/2018
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2018)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos