Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Cómo hablar con su preadolescente sobre la vacuna contra el VPH

​La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda que los niños reciban 2 dosis de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) a la edad de 11 a 12 o 3 dosis más tarde en la adolescencia, si no se la aplicaron antes.

El VPH puede causar cánceres de la boca, la garganta, el ano y los órganos genitales —en el cuello uterino y la vulva en la mujeres, y en el pene en los varones —así como verrugas genitales. Se presentan cerca de 26.000 de estos cánceres cada año— y la mayoría se podrían prevenir con la vacuna contra el VPH. Es importante que los niños se apliquen esta serie de vacunas antes de iniciar cualquier actividad sexual. La información que brindamos a continuación le ayudará a hablar con su niño sobre la vacuna.

¿Qué debemos mi hijo y yo saber sobre el virus del papiloma humano (VPH)?

Los puntos principales acerca del VPH y de la vacuna son:

  • Ciertas cepas del VPH causan verrugas genitales y cánceres del cuello uterino, boca, garganta, ano y genitales [cerviz y vulva (mujeres), pene (hombres)].

  • La aplicación de las 2 dosis de la vacuna contra el VPH antes de que el niño se expongan al virus puede prevenir muchos casos de estos cánceres y verrugas genitales.

  • La vacuna contra el VPH se le recomienda a ambos, los niños y las niñas, cuando cumplen de los 11 a los 12 años de edad. La vacuna contra el VPH es más eficaz cuando se aplica a esta en edad en vez de esperar a que el niño esté más grande.

  • El VPH se propaga fácilmente, especialmente entre los adolescentes y los pre-adolescentes —incluso por el contacto íntimo de piel contra piel.

  • La mayoría de las personas que se infectan con el VPH lo hacen 2 o 3 años de haber tenido su primera actividad sexual.

  • Incluso alguien que espera hasta el matrimonio para tener actividad sexual y tiene solo un compañero, también puede contraer el VPH.

  • La vacuna contra el VPH se le recomienda a ambos, los niños y las niñas, cuando cumplen 11 o 12 años de edad.

Porqué vacunar a mi niño ahora —¿incluso antes de que las relaciones sexuales sean un factor?

Los pediatras recomiendan la vacuna contra el VPH a los pre-adolescentes entre la edades de 11 a 12 porque las personas más jóvenes tienen una inmunorespuesta más fuerte a la vacuna. Así mismo, las personas necesitan 2 dosis antes de estar expuestos al virus para estar totalmente protegidos.

¿Si decido que mi hijo se aplique la vacuna contra el VPH, pensará que apruebo que los adolescentes tengan relaciones sexuales?

Un estudio de investigación demostró que los preadolescentes y las adolescentes que se aplicaron la vacuna contra el VPH no comenzaron a tener relaciones sexuales antes que aquellos que no se aplicaron la vacuna. Si a usted le preocupa que su niño asuma que usted "le está dando permiso para que tenga relaciones sexuales”, dígale a su niño cuáles son las cosas que son importantes para usted. Por ejemplo: “Pienso que eres muy joven para tener relaciones sexuales, pero es importante que estés protegido para cuando llegue el día. Esta es la razón por la cual debes recibir ahora la vacuna contra el VPH”.

¿Si no he hablado sobre el sexo con mi hijo, debo hacerlo ahora?

No es necesario hablar sobre el sexo con su preadolescente antes de aplicarle la vacuna contra el VPH. Sin embargo, si usted y su niño están preparados para tener esta conversación, ahora es un buen momento para hacerlo. A muchos niños les dan clases de educación sexual en la escuela entre los 11 y los 12 años de edad. Cuando habla sobre el sexo, hable sobre datos, emociones y valores; bríndele a su niño una guía para tomar decisiones buenas y seguras sobre el sexo. La clave es que sus niños sepan que pueden sentirse con libertad para hacerle preguntas sobre el sexo.

Información adicional:


Última actualización
2/3/2017
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2017)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest