Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Sistemas inmunitarios débiles

Algunos niños tienen sistemas inmunitarios débiles debido a enfermedades crónicas o medicamentos que están tomando. Estos incluyen:

  • Niños que han nacido con anormalidades del sistema inmunitario

  • Niños infectados con el virus de inmunodeficiencia adquirida, que causa el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), incluyendo a aquellos que tienen SIDA extenso

  • Niños que tienen cáncer

  • Niños que han tenido trasplantes de órganos

  • Niños con enfermedades que requieren que tomen ciertos medicamentos, incluyendo corticoesteroides

Si su hijo está en una de estas categorías, es posible que su pediatra decida que los beneficios de administrarle ciertas vacunas superan los riesgos que presentan los problemas del sistema inmunitario de su hijo. Su médico también puede decidir esperar hasta que el sistema inmunitario de su hijo esté más fuerte antes de administrarle estas vacunas.

Estos son algunos puntos que debe tener en cuenta y discutir con su médico:

  • El pediatra de un niño con un sistema inmunitario débil podría sugerir retrasar o no utilizar vacunas que contengan virus vivos particularmente, debido al riesgo de efectos graves producidos por la vacuna. Estos incluyen vacunas como paperas-sarampión-rubéola (MMR), varicela y la vacuna de la influenza administrada con atomizador nasal. (A pesar de que la vacuna oral contra la poliomielitis contiene un virus vivo, ya no se utiliza en los Estados Unidos). Si un niño ha recibido quimioterapia, las vacunas del virus vivo se administran con frecuencia 3 meses o más después de haber completado el tratamiento.

  • En general, las vacunas con bacterias y virus inactivos se pueden usar en niños que tienen sistemas inmunitarios débiles sin mayor riesgo. Sin embargo, la eficacia de estas vacunas puede variar en estos niños y en algunos casos puede ser reducida. Las vacunas con virus inactivos o partes de bacterias que no tienen un mayor riesgo de efectos secundarios en niños con sistemas inmunitarios débiles incluyen las vacunas de la difteria, tétano y tos ferina acelular; hepatitis A; hepatitis B; poliomielitis; Haemophilus influenzae tipo B; neumococo; meningococo; y la de la influenza extinguida (las que se administran por medio de inyección).

  • Los niños que toman corticoesteroides pueden tener un sistema inmunitario débil. La decisión sobre usar vacunas en estos niños a menudo depende de la dosis que se toma de esteroides, así como la forma en que se administran estos medicamentos. Por ejemplo, cuando se administran esteroides en forma de medicinas tópicas (aplicadas directamente a la piel) o si se inhalan en una formulación en aerosol (a menudo para tratar el asma o las alergias), no interfieren con el sistema inmunitario. Esto significa que sí se les pueden administrar las vacunas con virus vivos a estos niños. También, los niños que toman pastillas de esteroides o dosis moderadas pueden recibir las vacunas con virus vivos de forma segura.

Última actualización
2/16/2018
Fuente
Immunizations &Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest