Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Cómo facilitar la diversión a los bebés y niños pequeños el Día de las Brujas o Halloween: consejos de la AAP

Por: Dina DiMaggio, MD, FAAP

Si este año celebra el primer, segundo o tercer Día de las Brujas o Halloween de su hijo, es importante que sepa cómo hacer que la noche sea segura y divertida, ¡incluso para los monstruitos más pequeños!

Le ofrecemos 8 consejos para que los más pequeños pasen un Día de las Brujas seguro y tranquilo:  

1. Destine bastante tiempo a prepararlos para los sustos

Como padre, usted conoce mejor a su hijo. Preste atención a sus miedos y preocupaciones relacionados con Halloween. La mejor manera de manejar el miedo y de preparar a un niño pequeño es hablar acerca de lo que sucederá. Una excelente ayuda para esta charla es leerle a su hijo libros e historias sobre la costumbre de salir a pedir dulces, y sobre el Día de las Brujas en general. Incluso puede decirle a su hijo que practique con su disfraz antes del gran día. Los niños pequeños deben saber que el objetivo de festejar Halloween es solamente divertirse y que las cosas espeluznantes no son reales. Si su hijo pequeño no quiere participar de los festejos, no lo obligue a hacerlo. Siempre queda el año que viene, ¡y 12 meses pueden marcar una gran diferencia!

2. Juegue con calabazas

Permitirle a su bebé o hijo pequeño apretar con las manos el interior de una calabaza puede ser una excelente actividad sensorial. Para aquellos que "odian ensuciarse", hay muchísimas opciones que puede poner en práctica para decorar calabazas sin necesidad de cortarlas. 

3. Salga antes de que oscurezca 

Los bebés y los niños pequeños se sienten más a gusto cuando siguen una rutina, y suele suceder que los festejos del Día de las Brujas los sacan de la rutina normal. Si sus horarios se lo permiten, intente salir a pedir dulces mientras todavía haya luz afuera para poder mantener la rutina nocturna habitual de su hijo. Si su hijo está durmiendo, intente colocar un cartel que diga "golpee, por favor" en la puerta de su hogar para los niños que vengan a pedir dulces.     

Si donde vive, los festejos no comienzan hasta después de que anochezca: consulte en el periódico o el centro de actividades recreativas locales para ver si hay actividades del Día de las Brujas más temprano, durante el día.

4. Esté atento a los obstáculos para que no se tropiecen los niños pequeños 

Incluso en sus mejores días y en las mejores condiciones, algunos niños pequeños se les dificulta caminar sin caerse. Si bien no podrá evitar todas las caídas, elegir un disfraz que no sea demasiado largo ni demasiado abultado ayudará mucho. Verifique el pronóstico del tiempo antes de salir e intente incluir capas de ropa de abrigo si fuera necesario. También recuerde ayudar a su hijito a subir y bajar los escalones y porches.

5. Tenga siempre un "plan alternativo" de disfraz

Debido a pañales mojados, regurgitaciones o incluso accidentes durante el entrenamiento para ir al baño, a esta edad siempre hay motivos para empacar un disfraz de repuesto y anticiparse a lo inesperado. Si el entrenamiento para ir al baño todavía es algo nuevo y el margen de tiempo entre "Tengo que ir al baño" y un accidente es estrecho, quizás deba reconsiderar un disfraz complicado. Tampoco tiene nada de malo ponerle un pañal tipo pantaloncito. 

6. Prepárese para volver antes si es necesario 

Una casa o un disfraz demasiado aterrador, un tropezón o una caída o simplemente un mal día puede enviar a su hijo a la zona de rabietas o berrinches. ¡Pero no todo está perdido! Si su hijo pequeño pierde rápidamente el interés en pedir dulces, vea si en cambio prefiere abrir la puerta y darles dulces a todos los "niños grandes". ¡Además, esto puede ayudarlo a fortalecer la tan importante destreza de saber compartir!  

7. Sea precavido con el azúcar agregado 

Si bien el Día de las Brujas y el azúcar van de la mano, la AAP recomienda limitar la cantidad de azúcar que consumen los niños al día. Es posible que esto no sea una tarea fácil ya que la mayoría de las golosinas de Halloween contienen azúcar agregado y colores artificiales que su niño no necesita. Tenga cuidado con las meriendas y golosinas que parecen ser "más saludables" pero que también contienen azúcar agregado: yogures de sabores, leches de sabores, cereales azucarados, barras de granola, jugos y caramelos de goma de fruta. Otras opciones para los niños pequeños que salen a pedir dulces, o para aquellos que deciden no darles caramelos, incluyen crayones y anotadores, autoadhesivos o calcomanías, sellos postales, tizas, burbujas o pompas de jabón, tatuajes, plastilinas o animales de peluche.

  • Si su bebé tiene seis meses o más y recién está comenzando a ingerir alimentos sólidos: puede hacer que participe del espíritu del Día de las Brujas con un poco de puré de calabaza. Ya sea enlatada, congelada o fresca, la calabaza contiene muchos nutrientes para su bebé en crecimiento: beta-caroteno, vitamina A, potasio, vitamina C, calcio y más. Otras opciones temáticas incluyen los purés de calabaza moscada, de batata o de manzanas asadas. Incluso puede condimentarlos con una pizca de canela o de nuez moscada para agregarles un sabor inspirado en la festividad.

  • Ideas para niños no tan pequeños: las golosinas de esta festividad pueden incluir bocados suaves de manzanas asadas o de salsa de manzana, papas fritas espolvoreadas con canela, panecillos de manzana y calabacín, licuados a base de calabaza o palitos helados con frutas congeladas hechos con divertidos moldes típicos del Día de las Brujas.

8. Esté atento a cualquier golosina que pueda implicar un riesgo de atragantamiento

Vigile lo que su hijo tiene en la boca en todo momento durante el paseo para pedir dulces. ¡Es tan fácil distraerse! Lo mejor es evitar comer mientras se camina o corre. Una vez que su hijo esté listo para disfrutar las golosinas en su hogar, tenga en cuenta que los bebés y los niños pequeños no deben ingerir caramelos duros, manzanas caramelizadas, palomitas de maíz, goma de mascar, caramelos pequeños (gomitas, etc.), caramelos de goma, semillas de calabaza ni nada que tenga nueces enteras. Los envoltorios de los caramelos, los autoadhesivos, los juguetes pequeños o los tatuajes temporarios también pueden constituir un riesgo de atragantamiento. Como todos los padres saben, ¡los bebés y los niños pequeños se llevan casi todo a la boca!

Información adicional de HealthyChildren.org:

 

Sobre la Dra. DiMaggio: 

Dina DiMaggio, MD, FAAP, es una pediatra certificada que trabaja en Pediatric Associates of NYC y NYU Langone Medical Center. Es coautora del libro The Pediatrician's Guide to Feeding Babies and Toddlers (La guía del pediatra sobre la alimentación de los bebés y niños pequeños), un manual completo escrito (en inglés) por un equipo de especialistas en medicina, nutrición y cocina. Sígala en Instagram: @Pediatriciansguide.

​ 

Autor
Dina DiMaggio, MD, FAAP
Última actualización
10/17/2019
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2016)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos