Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Cuando su niño necesita servicios médicos de emergencia

​Es raro que los niños se enfermen de gravedad sin ninguna advertencia. Dependiendo de los síntomas de su niño, por lo general usted debe contactar al pediatra de su niño para pedir consejo. El reconocimiento y el tratamiento temprano de los síntomas pueden evitar que una enfermedad o una lesión empeoren o se vuelvan una emergencia.

¿Qué constituye una emergencia?

Una emergencia se presenta cuando usted cree que una lesión o una enfermedad grave amenazan la salud del niño o que pueden causar un daño permanente. En estos casos, un niño necesita tratamiento médico de emergencia de inmediato.

Consulte con el pediatra de su niño con antelación sobre lo que debe hacer y a dónde debe ir en caso de una emergencia.

Las emergencias pueden ser el resultado de enfermedades médicas (o psiquiátricas) o de lesiones. Su niño puede presentar cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Actuar de forma extraña o volverse más retraído o menos alerta.

  • Pérdida del conocimiento o no responder cuando usted le habla

  • Movimientos espasmódicos y rítmicos y pérdida del conocimiento (una convulsión/ataque)

  • Incremento del esfuerzo o dificultad para respirar

  • Piel o labios que lucen azules, morados o grises.

  • Rigidez del cuello o sarpullido con fiebre

  • Incremento o dolor severo y persistente

  • Un corte grande, profundo en la cabeza, el pecho o el abdomen.

  • Hemorragia o sangrado que no cesa después de aplicar presión por 5 minutos.

  • Una quemadura grande en las manos, los pies, la ingle, el pecho o la cara

  • Cualquier pérdida del conocimiento, confusión, dolor de cabeza, o vomito después de una lesión en la cabeza

Muchas emergencias se presentan debido a lesiones repentinas. Estas lesiones con frecuencia son causadas por lo siguiente:

  • Choques en bicicletas o en automóviles

  • Caídas

  • Quemaduras o inhalación de humo

  • Asfixia o atragantamiento

  • Estar a punto de ahogarse

  • Armas de fuego u otras armas

  • Descargas o choques eléctricos

  • Envenenamiento*   

*Llame al Centro de Control de Envenenamientos al 1-800-222-1222 tan pronto como su hijo haya ingerido un presunto veneno o el medicamento de otra persona,una pila tipo botón o un imán, aunque no presente ningún signo o síntoma).

Llame a su pediatra si cree que su niño está enfermo. Llame al 911 (o al número de emergencia de su localidad) y pida ayuda si le preocupa que la vida de su hijo pueda estar en peligro o si su niño está enfermo o herido de gravedad. Llame a su médico si cree que el niño está enfermo o si tiene alguna pregunta sobre una lesión o enfermedad infantil.

Además, todos los padres deben estar preparados. Parte de esa preparación incluye aprender RCP (resucitación cardiopulmonar) y conceptos básicos de primeros auxilios. Para tomar clases en un lugar cercano a usted, consulte con su pediatra, la Cruz Roja de los Estados Unidos, o la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón) o cualquier otra organización de su localidad que ofrezca capacitación.

En caso de una emergencia

  • Mantenga la calma.

  • Comience la respiración de rescate o resucitación cardiopulmonar (RCP) si su niño no está respirando.

  • Llame al 911 si usted necesita ayuda inmediata. Si usted no tiene servicio del 911 en su zona, llame al servicio de ambulancias de emergencia local o a los servicios médicos de emergencia del condado. La mayoría de los teléfonos celulares pueden contactar al 911, pero usted tendrá que comunicarle a la operadora dónde se encuentra.

  • Aplique presión continua en el sitio del sangrado con un paño limpio.

  • Coloque al su niño en el piso con la cabeza y cuerpo sobre un costado si esta sufriendo una convulsión. No ponga nada en su boca.

  • No mueva o cambie de lugar a su niño herido a menos que esté en peligro inmediato (por ejemplo, de un incendio).

  • Permanezca con su niño hasta que llegue la ayuda.

  • Traiga al hospital cualquier medicamento que su niño esté tomando.

  • También traiga los presuntos venenos u otros medicamentos que su niño pudiera haber ingerido.

  • Después de que llegue al departamento de emergencia, cerciórese de comunicarle al personal de emergencia el nombre de su niño y el de su pediatra. Su pediatra puede trabajar en estrecha colaboración con los médicos y las enfermeras del departamento de emergencia y puede brindarles más información sobre su niño.

  • Es importante tener la hoja de información médica de emergencia para cada uno de sus niños. Esta debe incluir el número del teléfono celular de los padres, la información de contacto en caso de emergencia fuera de la de los padres, necesidades de salud del niño, tales como medicamentos necesarios y alergias. Adjunte la hoja de información de emergencia junto a la información de contacto en caso de emergencia y désela a la persona que lo atiende en caso de emergencia.

Es importante que las niñeras, ayos o cuidadores tengan estos números y tomen las siguientes medidas en caso de emergencia:

  • Saber ómo llamar al 911 o el número de emergencia de su localidad.

  • Saber si puede llamar al 911 usando un celular en la zona donde vive.

  • Saber el número de teléfono y la dirección de su casa.

  • Saber dónde se encuentra un asiento de seguridad para automóvil de repuesto/reserva.

  • Saber dónde está la hoja de información médica del niño y medicamentos necesarios en caso de emergencia tales como el inhalador.

  • Saber el número de teléfono y la dirección dónde puede localizar a los padres (ustedes).

  • Saber el nombre del vecino que puede ayudarlo en caso de emergencia.

Recuerde, para los casos que no son de emergencia, llame primero al pediatra de su niño. Si usted cree que una lesión o enfermedad amenaza la salud de su niño o pudiera causar daño permanente, llame a una ambulancia. Si su niño está enfermo o herido de gravedad, es más seguro para su hijo ser transportado en una ambulancia al departamento de emergencias de un hospital.

Información adicional:

Última actualización
7/25/2016
Fuente
When Your Child Needs Emergency Medical Services (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics, Updated 12/2015)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest