Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Cómo hablarles a los niños sobre los desastres

Los niños pueden afrontar más eficazmente un desastre cuando sienten que comprenden lo que está ocurriendo y lo que pueden hacer para ayudar a protegerse a sí mismos, a la familia y a los amigos. Brinde información básica para ayudarles a entender, sin proporcionar detalles innecesarios que pueden sólo alarmarlos.

  • Niños muy pequeños: brinde explicaciones concretas de lo que ocurrió y cómo les va a afectar (por ejemplo, la rama de un árbol cayó sobre los cables eléctricos y es por eso que las luces no funcionan). Dígale a los niños que hay muchas personas trabajando para ayudarles a ellos y a su comunidad a recuperarse después de un desastre (tales como equipos de reparaciones de la empresa eléctrica o bomberos, policías, paramédicos u otro personal de emergencia). Coménteles todos los pasos que se van a tomar para mantenerlos seguros; a menudo los niños se preocupan de que un desastre vuelva a ocurrir.
  • Niños mayores:  Se pueden beneficiar de información adicional sobre el desastre y sobre los esfuerzos de recuperación. Independientemente de la edad, empiece por preguntarles a los niños qué es lo que saben y qué preguntas tienen y utilice esta información como una guía para la conversación. Restrinja la cobertura de los medios de comunicación sobre el desastre, si los niños van a ver la cobertura, trate de grabarla antes (para permitir que los adultos la vean primero) y después véanla juntos para responder a sus preguntas y ayudarles a procesar la información. Aunque los niños buscan y se benefician de la información básica sobre lo que ha pasado para poder entender lo que acontece en su mundo no (y los adultos tampoco) se benefician de los detalles gráficos o de ser expuestos a imágenes perturbadoras o sonidos alarmantes. Después de la crisis es bueno desconectarse de los medios de comunicación para hablar juntos en familia.

Cerciórese de preguntarles a los niños si tienen preguntas o si algo les preocupa. A menudo, ellos tienen temores basados en la información incompleta o porque malinterpretan lo que les dijeron. Tranquilice a los niños cuando pueda hacerlo, pero si sus temores son realistas, no les dé falsas esperanzas. En cambio enséñeles cómo hacerle frente a estos sentimientos. Lea el siguiente artículo para más información:

Cómo pueden los padres ayudar a los niños a enfrentar situaciones difíciles:

Después de un desastre o crisis, los niños aprenden de los adultos a cómo enfrentar estas situaciones eficazmente. Aunque no es bueno que los niños vean a los adultos abrumados por el evento, si es bueno compartir algunos de sus sentimientos cómo están lidiando con estos sentimientos. No se puede esperar que los niños enfrenten sentimientos difíciles si no hay un modelo o ejemplo que puedan seguir. Permítales a los niños tener sus propios sentimientos.

  • Dígale a su niño que es normal sentirse alterado cuando algo malo pasa. Aproveche la oportunidad para hablar con su niño sobre otros sentimientos que pueden estar sintiendo. Un niño puede sentir miedo aunque los adultos crean que no hay razón para temer.
  • Si usted se siente abrumado o desesperado, busque apoyo de otros adultos antes de hablar con su niño.
  • No sienta que tiene la obligación de dar una explicación por lo que ha pasado. Aunque algunos adultos creen que deben explicar la razón por la que una persona cometió tal crimen, muchas veces no hay explicaciones. Es mejor decirle a su niño que usted no sabe en este momento por qué se ha cometido ese crimen.
  • Permita que su niño exprese su pesar por "pérdidas derivadas o secundarias" (sin acusarlos de ser egoístas) y ayúdeles a encontrar formas para reducir el impacto o para encontrar alternativas. Los niños no solo están tratando de entender el desastre pero lo que pasa después (consecuencias).  Tal vez tengan que mudarse, por lo menos durante un tiempo, y puede que se tengan que separar de sus amigos, o de ir a la misma escuela. Los padres pueden quedar afectados económicamente y estos cambios pueden afectar la participación de los niños en actividades que disfrutaban o de viajar a visitar a los familiares que viven fuera de la ciudad.

Participe en su comunidad:

Los niños, así como los adultos, a veces se sienten desamparados después de un desastre. Ayúdeles a hacer algo que sea de valor para ellos--ayudar a otros que ha sido victimas de un desastre.  Lea los siguientes artículos al respecto:

Cómo brindar apoyar a las familias afligidas:

Los niños que han sufrido la muerte de un familiar o un amigo necesitan primero procesarlo y lamentar su pérdida, por encima y más allá de adaptarse a la propia catástrofe.  Para más información los siguientes artículos:

Cómo hablarle a los niños tras hechos de violencia

Si le preocupa el comportamiento de su niño, contacte a su pediatra o a un proveedor de salud primaria o a un profesional de salud mental.

Última actualización
8/31/2017
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2014)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest