Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

La radiación de los teléfonos celulares y la salud de los niños: lo que los padres deben saber

Los niños no son sólo adultos pequeños; sus mentes y cuerpos en crecimiento los hacen particularmente vulnerables a los efectos medioambientales del entorno, tales como la radiación de los teléfonos celulares. Debido a que los niños adoptan la tecnología a edades mucho más tempranas que antes, es incluso más importante investigar si el uso de los teléfonos celulares representa un peligro para la salud.

¿Qué es en todo caso la radiación de los teléfonos celulares?

Hay dos tipos de radiación: ionizante y no ionizante. 

  • La radiación ionizante (por ejemplo, radiografías, radón, luz solar) es energía de alta frecuencia (y alta energía).
  • No ionizante es radiación de baja frecuencia (baja energía).

Los teléfonos celulares no tienen radiación no ionizante. Su teléfono envía ondas de frecuencia radiales desde su antena a las torres celulares cercanas. Cuando usted hace una llamada, manda un texto o utiliza el plan de datos, su teléfono recibe ondas de frecuencia alta en su antena de las torres celulares.

¿Qué dicen los más recientes estudios de investigación?  

Se han realizado varios estudios para saber si el uso del teléfono celular puede causar cáncer. Este tipo de estudios realizados con personas no han mostrado clara evidencia de un aumento del riesgo de contraer cáncer por uso del teléfono celular. Mientras que ha habido un aumento leve en un tipo de tumor cerebral, llamado glioma, en un grupo pequeño de personas que pasan en total más tiempo en llamadas con teléfonos celulares, otros estudios no han demostrado que esto sea cierto. 

En mayo de 2016, el Programa Nacional de Toxicología de los Estados Unidos, que es parte del Instituto Nacional de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), publicó los resultados parciales de un estudio de dos años que expuso a ratas a los tipos de radiación de radiofrecuencia que los teléfonos celulares emiten y las comparó con el grupo que no estaba expuesto. Algunas ratas desarrollaron tumores cancerosos después de haber sido expuestas a la radiación —lo que muestra la posibilidad de una conexión entre la exposición a la radiación y un aumento del riesgo de cáncer.

Algunas palabras de advertencia sobre este estudio:

  • Este estudio fue realizado solamente en ratas. Mientras que las ratas pueden ser buenos sujetos de prueba para la investigación médica, no es lo mismo que un estudio con humanos. Todavía no sabemos si los mismos resultados puedan ocurrir en las personas.
  • Las ratas fueron expuestas a altas cantidades de radiación —nueve horas al día, siete días a la semana por dos años. Esto es mucho más de lo que la mayoría de las personas pasan con sus teléfonos celulares.
  • Más ratas macho desarrollaron tumores cancerosos después de haber sido expuestas a la radiación que ratas hembras. Algunas de las ratas que desarrollaron tumores vivieron más tiempo que las ratas del grupo de control que no habían sido expuestas a la radiación.
  • El análisis de todos los datos del estudio todavía no ha sido completado.

¿Por qué se necesita más investigación?

Los padres no deben sentir pánico debido a esta última investigación, pero puede ser usada como un buen recordatorio tanto para restringir el tiempo que pasan los niños frente a las pantallas y sobre la exposición de los teléfonos celulares y otros dispositivos que emiten radiación de campos electromagnéticos  (EMF, por sus siglas en inglés). Los resultados parciales de estudios como éste les dan motivo a los científicos para ponderar sobre el tema. La American Academy of Pediatrics (AAP) está a favor de realizar más estudios para saber cómo la exposición a los teléfonos celulares afecta la salud de las personas a largo plazo, particularmente a la salud infantil.

¿Cómo podemos limitar la radiación de los teléfonos celulares en nosotros y en nuestros niños?

La AAP reitera sus recomendaciones vigentes sobre la restricción del uso de los teléfonos celulares para niños y adolescentes. La AAP también recuerda a los padres que los teléfonos celulares no son juguetes y no se recomienda que los bebés y los niños pequeños jueguen con ellos.

Consejos de seguridad para el uso de los teléfonos celulares para las familias:

  • Mande mensajes de texto cuando sea posible y use los teléfonos celulares en altavoz o haga uso de kits de manos libres.
  • Cuando hable por el teléfono celular, trate de sostenerlo a una pulgada o más (2,54 cm) de separación de su cabeza.
  • Asegúrese de hacer sólo llamadas cortas y esenciales en los teléfonos celulares
  • Evite llevar el teléfono cerca de su cuerpo como en un bolsillo, la media o el sujetador (sostén). Los fabricantes de teléfonos celulares no pueden garantizar que la cantidad de radiación que usted absorbe sea de un nivel seguro.
  • No hable por teléfono o envíe textos mientras conduce. Esto incrementa el riesgo de choques automovilísticos.
  • Tenga cuidado cuando usa un teléfono o envía mensajes mientras camina o realiza otras actividades. Las lesiones causadas por "caminar distraídos" también están aumentando.
  • Si piensa ver una película en su dispositivo, descárguela primero y luego póngalo en "modo avión" mientras la mira para evitar exponerse a radiación innecesariamente.
  • Manténgase atento a la fuerza con que entra la señal (las barras de conexión que tiene). Entre más débil sea la señal del celular, su teléfono se esfuerza más para funcionar y expide mucha más radiación. Es mejor esperar a tener una señal fuerte antes de usar el dispositivo.
  • Evite hacer llamadas en vehículos, ascensores, trenes y autobuses. El teléfono celular se esfuerza más para obtener la señal a través del metal, así que el nivel la energía (potencia) con que funciona aumenta. 
  • Recuerde que los teléfonos celulares no son juguetes ni objetos que ayuden a la dentición (para morder). 

¿Existen normas en vigor para limitar la radiación de los teléfonos en los Estados Unidos?

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) decide cuánta radiación se le permite emitir a los teléfonos celulares en los Estados Unidos. Actualmente, el límite de la FCC está a 1,6 W/kg. Sin embargo, la FCC no ha revisado las normas para la radiación de los teléfonos celulares desde 1996, y las cosas han cambiado mucho desde entonces.

  • Ahora hay muchos más teléfonos celulares que personas en los Estados Unidos.
  • El número de llamadas por teléfono celular por día, la duración de cada llamada y el número de personas que usa teléfonos celulares han aumentado.
  • Los teléfonos celulares y la tecnología inalámbrica ha tenido grandes cambios en el transcurso del tiempo. Por ejemplo, ¿cuántos modelos de teléfonos celulares ha tenido desde 1996?

Otro problema es que las evaluaciones de la FCC para determinar los efectos de la radiación de los teléfonos celulares están basada en personas adultas —no en niños.  Los cráneos de los niños son más delgados y pueden absorber más radiación.

La posición de la AAP:

La AAP apoya examinar las normas de radiación para los teléfonos celular con el objetivo de proteger la salud de los niños, para que reflejen los patrones vigentes del uso de los teléfonos celulares y para brindar información útil al consumidor.  Proporcionar a los padres información sobre los posibles riesgos puede ayudarlos a tomar decisiones informadas para sus familias. La AAP aboga para que se realicen más estudios de investigación sobre los efectos a largo plazo de la exposición a los teléfonos celular en la salud de la personas, y en particular en la salud infantil.

Información adicional:

Última actualización
7/6/2016
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2016)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest