Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Cómo el cambio climático afecta a los niños: se explica la política de la AAP

Por:  Dra. Claire McCarthy, MD, FAAP

Cuando los pediatras brindan atención a los niños, no solamente estamos pensando en su salud y seguridad en el presente —también estamos pensando en su salud y en su seguridad en el futuro.

Cuando hablamos con los padres sobre la dieta sana y el ejercicio, no sólo estamos pensando sobre el buen crecimiento y la energía en el presente, sino que nos estamos cerciorando de que los niños crezcan y se conviertan en adultos sanos. Cuando hablamos con los padres sobre la exposición al tabaco, no sólo estamos pensando en evitar los ataques de asma, estamos pensando en el riesgo futuro del cáncer del pulmón. Cuando hablamos con los padres sobre cómo ayudar a sus niños con las tareas escolares, no sólo estamos pensando en que pasen el primer grado o que vayan a la universidad, estamos pensando de su habilidad para ganarse la vida cuando crezcan.

Por esta razón es que a los pediatras les preocupa el cambio climático, y es por eso que la American Academy of Pediatrics (AAP) publicó la declaración de política titulada "El cambio climático y la salud de los niños". El cambio climático no sólo afecta las vidas de los niños ahora, sino que tiene mucha relevancia en su futuro.

El cambio climático es una realidad. La temperatura de la tierra se está elevando. Los glaciares se están reduciendo. El nivel del mar se está elevando. El clima se ha vuelto más extremo, ambos el caliente y el frío —así como las precipitaciones (lluvia) y las sequías en diferentes partes del mundo. Los científicos tienen la certeza de que somos responsables de este cambio: el aumento de gases de efecto invernadero, más que todo por el uso de combustibles fósiles y la deforestación han causado los cambios que estamos observando. Esto no es natural. Nosotros lo hicimos.

Y esto afecta a nuestros niños.

Así es cómo el cambio climático afecta a nuestros niños ahora:

  • Los niños son más vulnerables a las olas de calor, especialmente los bebés y los atletas.
  • Los eventos extremos del clima, tales como las tormentas severas, las inundaciones o los incendios forestales, no sólo amenazan directamente las vidas y la seguridad de los niños, sino que los ponen en riesgo de sufrir problemas de salud mental —y también pueden tener efectos duraderos cuando destruyen sus comunidades y sus escuelas.
  • La mala calidad del aire debido al cambio climático puede causar problemas de respiración, especialmente en los niños  que sufren de asma.
  • El cambio climático ha causado los aumentos de infecciones tales como la enfermedad de Lyme , la diarrea y los parásitos, que son a menudo más peligrosos para los niños que para los adultos.
  • En algunas partes del mundo, el cambio climático conlleva a menos alimentos —y a menos alimentos saludables.

Si el cambio climático continúa:

Pero si el cambio climático continúa, así mismo continuarán los efectos que tienen sobre nuestros niños mientras que se convierten en adultos. Vivirán en un mundo con:

  • Un aire menos saludable
  • Menos especies de plantas y de animales
  • Menos tierra firme, mientras los mares suben
  • Menos alimentos
  • La migración masiva de gente que intenta encontrar un lugar seguro y sano para vivir
  • Más inestabilidad, con la gente y los gobiernos discutiendo sobre recursos limitados

Lo que todos podemos hacer, comenzando hoy:

No queremos que esto le suceda a nuestros niños. Por eso necesitamos actuar ahora. Hay tantas cosas que todos y cada uno de nosotros podemos hacer, empezando hoy:

  • Podemos reducir nuestro consumo de energía y tirar menos desperdicios —como individuos, familias, comunidades y sociedades.
  • Podemos trabajar para reducir nuestra dependencia a los combustibles fósiles tales como el carbón, el petroleo y el gas —y aumentar nuestro uso de fuentes de energía renovable, tales como el viento y la energía solar.
  • Podemos crear y fortalecer los sistemas que pueden ayudar a mantenernos seguros de los efectos del cambio climático, tales como los sistemas de detección temprana del clima extremo y maneras de mantener a la gente segura durante el clima extremo y los desastres naturales.
  • Podemos encontrar maneras de fortalecer nuestro sistema de salud para estar listos a ayudar, no sólo en casos de clima extremo o desastres naturales, pero también para ayudar con los efectos del calor extremo y de la mala calidad del aire.
  • Podemos abogar por políticas locales, nacionales e internacionales que disminuyan las emisiones de gas del efecto invernadero.

Trabajemos juntos para dejar un mundo mejor, más sano, un lugar más seguro —y para dar a nuestros niños un futuro mejor, más sano y más seguro.

Información adicional:

Sobre la Dra. McCarthy:

https://www.healthychildren.org/SiteCollectionImages/CMcCarthy1.jpgLa doctora Claire McCarthy, MD, FAAP es pediatra de medicina primaria en el Hospital Infantil de Boston, profesora auxiliar de atención pediátrica en la Universidad de Medicina de Harvard, editora veterana de las Publicaciones de Salud de Harvard, y portavoz oficial de la American Academy of Pediatrics. Además de servir en el Consejo Asesor Editorial de HealthyChildren.org, ella escribe sobre la salud y la crianza en Boston.com y en el Huffington Post.

 

Última actualización
10/26/2015
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2015)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest