Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Armas de fuego en el hogar

Por: Judy Schaechter, MD, MBA, FAAP

¿Sabía que aproximadamente un tercio de los hogares estadounidenses con niños tienen armas de fuego? De hecho, se estima que 4.6 millones de niños viven en lugares con armas desbloqueadas y cargadas. Esa es una estadística aterradora cuando se piensa en el hecho de que incluso los niños pequeños son capaces de encontrar armas sin seguro en el hogar y son lo suficientemente fuertes como para apretar el gatillo.

Como padre, es posible que usted no se dé cuenta del grave riesgo que representa un arma en el hogar, especialmente para los niños. La realidad es que tener armas de fuego en el hogar aumenta el riesgo de disparos involuntarios, suicidio y homicidio.

Disparos involuntarios

Los disparos involuntarios les ocurren a niños de todas las edades. En hogares con armas de fuego, la probabilidad de muerte accidental por disparos es cuatro veces mayor.

En 2020, hubo al menos 369 disparos involuntarios por parte de niños en los Estados Unidos. Estos disparos causaron 142 muertos y 242 heridos. La pandemia de COVID-19 tampoco ha ayudado. De marzo a diciembre de 2020, las muertes por disparos no intencionales de niños aumentaron más del 30 % en comparación con el mismo período en 2019.

Suicidio

Los niños y adolescentes corren un mayor riesgo de suicidio también cuando hay un arma en la casa. Las tasas de suicidio en esta población son cuatro veces más altas que las de los niños que viven en hogares sin armas. En la última década, el 40 % de los suicidios cometidos por niños y adolescentes involucraron armas. Nueve de cada 10 de estos suicidios fueron con armas de fuego a las que las víctimas accedieron en sus propias casas o desde la casa de un familiar.

Homicidio

El riesgo de homicidio es tres veces mayor cuando hay armas de fuego en el hogar. No solo eso, sino que el 58 % de las muertes por disparos de niños y adolescentes son homicidios.

La forma más eficaz de proteger a los niños

La Academia Americana de Pediatría (AAP) informa que el hogar más seguro para un niño es aquel sin armas. La forma más eficaz de prevenir las lesiones accidentales con armas de fuego, el suicidio y el homicidio de niños y adolescentes, según muestra la investigación, es la ausencia de armas de fuego en los hogares y las comunidades.

Qué hacer si tiene un arma en su casa

Si decide mantener armas en casa, tenga en cuenta que muchos estudios demuestran que enseñar a los niños sobre la seguridad de las armas, o a no tocar un arma de fuego si encuentran una, no es suficiente. Sin embargo, puede reducir las posibilidades de que los niños se lesionen si sigue las reglas de seguridad importantes:

  • Guardado seguro. Todas las armas de fuego en su casa deben estar guardadas bajo llave y descargadas, con las municiones guardadas bajo llave por separado. Asegúrese de que los niños y adolescentes no puedan acceder a las llaves o combinaciones para cerrar cajas o cajas para armas de manera segura. Y recuerde no tener armas cargadas y sin seguro en el automóvil ni en ningún otro lugar de su propiedad.

  • Uso seguro. Cuando utilice un arma para cazar o practicar tiro al blanco, mantenga el pestillo de seguridad en su lugar hasta que esté listo para disparar. Antes de dejar el arma, descárguela siempre. Por mucho que un niño quiera tomar un turno para disparar, esta no es una buena idea. No importa cuántas instrucciones pueda dar sobre cómo disparar un arma de manera segura, los niños no son lo suficientemente capaces o responsables para manejar un arma potencialmente letal.

Mantener a los niños seguros en otros hogares

Más de un tercio de todos los tiroteos involuntarios de niños tienen lugar en casas de sus amigos, vecinos o familiares. Por esa razón, es importante asegurarse de que sus hijos estén seguros cuando pasan tiempo donde viven otras personas.

A continuación, le indicamos cómo ayudar a garantizar que sus hijos y sus compañeros de juego no se encuentren con un arma no segura mientras juegan:

  • Agregue esta pregunta a su lista de verificación para la cita de juegos. Incluso si no tiene armas en su propia casa, pregunte acerca de las armas y el guardado seguro en las otras casas que visiten. Así como preguntaría sobre mascotas, alergias, supervisión y otros problemas de seguridad antes de que su hijo visite otro hogar, agregue una pregunta más importante: "¿Hay un arma guardada sin llave en tu casa?" Si es así, reconsidere la posibilidad de permitir que su hijo juegue allí o hable con él sobre el guardado de las armas descargadas y de manera segura.

  • Hable con sus hijos. Recuérdeles a sus hijos que si alguna vez se encuentran con un arma, deben mantenerse alejados de ella y decírselo a usted de inmediato.

Armas en los medios

Asegúrese de que sus hijos comprendan que la violencia con armas de fuego que pueden ver en la televisión, en las películas y en los videojuegos que juegan en casa o en las casas de sus amigos no es real. Necesitan que se les diga y, probablemente, se les recuerde una y otra vez que en la vida real los niños mueren y son gravemente heridos por armas de fuego. Aunque los medios populares romantizan con frecuencia el uso de armas, los niños deben aprender que estas armas pueden ser extremadamente peligrosas.

Más información

Sobre la Dra. Schaechter

https://www.healthychildren.org/SiteCollectionImagesArticleImages/Schaechter_%20Judy_MD.jpgJudy Schaechter, MD, MBA, FAAP es profesora y presidenta del Departamento de Pediatría de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami, jefe de servicio del Hospital Infantil Holtz en el Centro Médico Conmemorativo Jackson, y es la presidenta de National Injury Free Coalition for Kids (Coalición Nacional para Niños Libres de Lesiones). Dentro de la American Academy of Pediatrics es miembro del Consejo sobre Lesiones, Violencia y Prevención de Intoxicaciones y del Subcomité para la Prevención de la Violencia.


Última actualización
6/7/2021
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2021)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos