Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

La vacuna contra el rotavirus: lo que usted necesita saber

¿Qué es el rotavirus?

El rotavirus es un virus que causa diarrea más que todo en los bebés y niños pequeños. La diarrea puede ser severa y puede causar deshidratación. Vómitos y fiebre también son frecuentes en los bebés con rotavirus. 

Antes de existir la vacuna contra el rotavirus, la enfermedad era común y un grave problema de salud para los niños en los Estados Unidos. Casi todos los niños en los Estados Unidos han sufrido por lo menos una infección antes de cumplir 5 años de edad.

Todos los años antes de que la vacuna estuviera disponible ocurrían:

  • Más de 400,000 visitas al médico
  • Más de 200,000 visitas a la sala de emergencias
  • Entre 55,000 y 70,000 hospitalizaciones
  • Entre 20 y 60 muertes anualmente

Desde que la vacuna contra el rotavirus está disponible, las hospitalizaciones y visitas a salas de urgencia han disminuido notablemente.

La vacuna contra el rotavirus

Hay dos marcas de vacunas contra el rotavirus. Ambas vacunas son eficaces. Su bebé podría recibir 2 o 3 dosis, dependiendo de la marca que se utilice.

Las dosis se recomiendan a las edades siguientes:

  • Primera dosis: 2 meses
  • Segunda dosis: 4 meses
  • Tercera dosis: 6 meses (de ser necesaria)

Su niño debe recibir la primera dosis de la vacuna contra el rotavirus antes de las 15 semanas de vida, y a más tardar cuando cumpla 8 meses. La vacuna contra el rotavirus se pueda aplicar de manera segura junto con otras vacunas.

Casi todos los bebés que reciben la vacuna contra el rotavirus tendrán protección contra la diarrea severa del rotavirus. Y la mayoría de estos bebés ni siquiera sufrirá de diarrea del rotavirus.

La vacuna no previene la diarrea o el vómito causado por otros gérmenes.

Otro virus llamado el circovirus porcino (partes de éste) puede ser parte de las dos vacunas contra el rotavirus. Este no es un virus que afecte a las personas y no existe riesgo conocido contra la salud. Para más

Algunas bebés no deben recibir esta vacuna

Los niños que hayan tenido una reacción alérgica severa (que haya puesto su vida en peligro) a una dosis de la vacuna contra el rotavirus no deben recibir otra dosis. Los bebés que hayan tenido una reacción alérgica severa (que haya puesto su vida en peligro) a cualquiera de los componentes de la vacuna contra el rotavirus no debe recibir la vacuna. Informe al médico si su bebé tiene alguna alergia severa de la que usted sepa, incluida la alergia al látex.

Los bebés que presentan “inmunodeficiencia combinada grave” (SCID por su sigla en inglés) no deben recibir la vacuna contra el rotavirus.

Bebés que han sufrido de un bloqueo/obstrucción de heces llamado "intususcepción" no se les debe aplicar la vacuna contra el rotavirus.

Por lo general, los bebés que están ligeramente enfermos pueden ser vacunados. Los bebés severa o moderadamente enfermos deben esperar a mejorarse para ser vacunados. Esto incluye a los bebés que presentan diarrea o vómitos moderados o severos.

Consulte al médico si el sistema inmunitario del bebé está debilitado debido a:

  • Infección de VIH o SIDA, o cualquier otra enfermedad que afecte el sistema inmunológico
  • Tratamientos con fármacos como los esteroides de uso prolongado
  • Cáncer o tratamientos para el cáncer por medio de radiación o fármacos

¿Cuáles son los riesgos relacionados con la vacuna contra el rotavirus?

Las vacunas, al igual que cualquier medicamento, puede tener efectos secundarios. Estos, por lo general son leves y desaparecen por sí solos. Los efectos secundarios graves son posibles, pero no son comunes.

La mayoría de los bebés que reciben la vacuna contra el rotavirus no presentan problemas. Sin embargo, algunos problemas están asociados con la vacuna contra el rotavirus.

Problemas leves después de la vacuna contra el rotavirus

  • Los bebés podrían tornarse más irritables o presentar diarrea o vómitos leves y temporales después de haber recibido una dosis de la vacuna contra el rotavirus.

Problemas graves después de la vacuna contra el rotavirus

  • La intususcepción es un tipo de obstrucción intestinal que debe tratarse en el hospital. En ciertos casos podría requerirse cirugía. Sucede de forma "natural" en algunos bebés todos los años en los Estados Unidos y con frecuencia no sabe por qué sucede.

  • También existe un pequeño riesgo de sufrir intususcepción de la vacuna contra el rotavirus, con frecuencia en la semana después de la primera o la segunda dosis. Este riesgo adicional está estimado en oscilar entre 1 de cada 20.000 a 1 de cada 100.000 bebés que reciben la vacuna contra el rotavirus. Su médico le puede dar más información al respecto.

Problemas que pueden presentar después de cualquier vacuna

  • Cualquier medicamento puede causar una reacción alérgica severa. Estas reacciones a las vacunas no son comunes. Se estima en menos de 1 en un millón de dosis, y por lo general pasan dentro de unos minutos a unas horas después de aplicada la vacuna.

Como es el caso de cualquier medicamento, existe una posibilidad muy remota de que ésta produzca una enfermedad grave o incluso la muerte.

¿Qué sucede si se produce una reacción moderada o severa?

¿De qué debo estar pendiente?

Para intususcepción, manténgase alerta a señales de dolor de estómago junto con llanto severo. Al principio, estos episodios pueden durar solo unos minutos y vienen y se van en una hora. Los bebés pueden levantar las piernas hacia el pecho.

Su bebé también puede vomitar varias veces o puede tener sangre en sus heces y puede verse débil o irritable. Estos signos pueden pasar durante la primera semana después de la primera o segunda dosis de la vacuna contra el rotavirus, pero este alerta a todo momento después de la vacunación.

Durante la primera semana tras haber recibido la primera dosis de la vacuna, fíjese si el bebé presenta episodios de dolor de estómago con llanto marcado (el cual podría ser breve), varios episodios de vómitos o de sangre en las heces. El bebé podría mostrarse débil o muy irritable.

Este pendiente de cualquier cosa que le inquiete, tales como señales de una reacción alérgica severa, fiebre muy alta o comportamiento fuero de lo común.

Los síntomas de una reacción alérgica severa incluyen: urticaria, inflamación de la cara y garganta, dificultad para respirar o somnolencia inusual. Los síntomas se pueden iniciar desde unos minutos a varias horas después de la vacunación.

¿Qué debo hacer?

Si usted cree que se trata de intususcepción, llama a su médico de inmediato. Si no puede localizarlo, lleve a su bebé a un hospital. Comuníqueles que el bebé recibió la vacuna contra el rotavirus.

Si usted cree que se trata de una reacción alérgica severa o cualquier otra emergencia que no puede esperar, llame al 911 o lleve a su bebé al hospital más cercano.

Después del suceso, la reacción se debe informar al Sistema para Reportar Reacciones Adversas a las Vacunas (Vaccine Adverse Event Reporting System o VAERS). Su médico puede llenar el informe o usted puede hacerlo en el sitio Web de VAERS, o por teléfono a 1-800-822-7967.

VAERS no ofrece consejos médicos.

El Programa Nacional de Compensación por Daños Derivados de Vacunas

En 1986 se creó un programa federal para ayudar a las personas que puedan haber sufridos daños relacionados con vacunas.

Para obtener los detalles sobre el Programa de Nacional por Daños de Vacunas, llame al 1-800-338-2382 o visite su sitio Web ubicado en www.hrsa.gov/vaccinecompensation.

¿Cómo puedo obtener más información?

  • Hable con el médico o la enfermera. Ellos podrán darle la información que se adjunta a la vacuna o sugerirle otras fuentes de información.
  • Llame al departamento de salud local o estatal.
  • Comuníquese con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC
    • ­Llame al 1-800-232-4636 (1-800-CDC-INFO)
    • Visite el sitio Web de los CDC en español:
Última actualización
9/9/2016
Fuente
U.S. Department of Health & Human Services Centers for Disease Control and Prevention: Vaccine Information Statement
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest