Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

¿Con quién hablas cuando necesitas consejo sobre tu salud y vida personal?

Aunque lo mejor sea hablar con tus padres (o tutores legales), es posible que ellos no sean la mejor opción.

Si te avergüenza demasiado o te preocupa cómo puedan reaccionar tus padres, es importante que hables con un adulto que pueda brindarte un consejo confiable, como tu médico.

Tu médico…

  • Respeta tu privacidad.
  • Ha respondido todo tipo de preguntas de otros adolescentes.
  • Es un experto en temas de salud y querrá hacerte preguntas privadas sobre tu salud para ayudarte a tomar decisiones saludables.
  • Puede ayudarte a encontrar una forma para hablar con tus padres u otros adultos confiables en tu vida.

Las siguientes son algunas preguntas que los adolescentes han planteado acerca de brindar privacidad y sus inquietudes de salud:

Preguntas sobre privacidad

P: ¿Cómo hablo con mi médico en privado?

R: Solo pídelo. El médico puede reservar un tiempo para hablar en privado durante casi todas las consultas.

P: ¿Sobre qué puedo hablar con mi médico?

R: Puedes y debes hablar con tu médico (o enfermero del consultorio) sobre CUALQUIER TEMA y TODOS LOS TEMAS.

A veces el médico hará preguntas sobre la escuela, tus amigos y familiares. Otras veces, el médico preguntará cosas personales, tales como qué te gusta hacer en tu tiempo libre o cómo te sientes.

Mientras más sepa el médico, mejor podrá responder a las preguntas o inquietudes.

P: ¿Les comentará el médico a mis padres sobre lo que hablamos?

R: El médico mantendrá los detalles de lo que hablen en privado o confidenciales. Las únicas excepciones en que el médico no puede honrar tu privacidad es cuando alguien te esté haciendo daño o tú te vas a lastimar a ti mismo o a alguien más. Hay leyes estatales que requieren que el médico comparta información cuando existe duda de que una persona pueda ser lastimada.

Si esto sucede, tú y tu médico hablarán sobre cómo compartir cualquier información necesaria para que todos estén seguros.

En tu siguiente consulta, asegúrate de…

  • Preguntarle al médico qué cosas pueden mantenerse confidenciales en el lugar donde vives.
  • Dile al médico si algunas de las cosas de las que hablen pueden compartirse con tus padres.
  • Pregúntale al médico quién tiene acceso a tu historial médico (impreso y electrónico) y si tu historial está seguro.
  • Discute cualquier inquietud de privacidad, si te comunicas con el médico por correo electrónico o por teléfono.

P: Si visito al médico por mi cuenta, ¿no se enterarán mis padres cuando reciban la factura?

R: Deberás preguntarle al médico, pues depende del tipo de seguro que tenga tu familia.

Pregúntale al médico qué medidas se toman para proteger tu información cuando es necesario compartir tu historial con las compañías de seguros y otros profesionales de atención médica fuera del consultorio del médico.

Preguntas sobre sexo y sexualidad

P: ¿Por qué debo decirle a mi médico si estoy teniendo relaciones sexuales?

R: Tu médico debe saber si estás teniendo relaciones sexuales o piensas tenerlas para ayudarte a tomar decisiones seguras y saludables que sean buenas para ti.

Si no tienes información confiable sobre los condones y otras formas de control de la natalidad, podrías quedar embarazada o contagiarte de una infección de transmisión sexual (ITS), llamadas también enfermedades de transmisión sexual (ETS), incluido el VIH. Además, si tienes una infección, es importante que tú y tu pareja lo sepan para que puedan recibir tratamiento.

P: ¿Puedo hacerme una prueba de enfermedades de transmisión sexual sin que lo sepan mis padres?

R: Cada estado permite que los adolescentes se realicen pruebas y reciban tratamiento por enfermedades de transmisión sexual sin que sus padres lo sepan. Habla con tu médico acerca de tus inquietudes y cómo recibir este tipo de atención.

P: ¿Puedo conseguir píldoras anticonceptivas (u otro tipo de métodos para el control de la natalidad) por mi cuenta?

R: En muchos estados, tienes derecho a recibir servicios de planificación familiar, incluyendo métodos para el control de la natalidad y de contracepción de emergencia, sin el permiso de tus padres. Si sientes que no puedes hablar con el médico, existen clínicas públicas, tales como las clínicas de infecciones de transmisión sexual, a veces llamadas clínicas de planificación familiar, en casi todas las comunidades. En estas clínicas, los adolescentes pueden realizarse pruebas de infecciones de transmisión sexual y obtener métodos para el control de la natalidad por su cuenta. Las clínicas de salud de las escuelas también podrían estar en capacidad de brindar servicios de planificación familiar sin el permiso de los padres. Habla con tu médico para asegurarte de que esto sea válido para el lugar donde vives.

P: ¿Le contará el médico a mis padres si soy homosexual (gay o lesbiana) o bisexual?

R: No, el médico no compartirá esta información con tus padres, a menos de que haya riesgos inminentes a tu seguridad, tales como si te sientes tan deprimido que estás pensando en lastimarte. Incluso así, el médico les dirá a tus padres que estás deprimido y necesitas ayuda, pero no revelará tu orientación sexual. El médico podría ayudarte a decidir si lo cuentas y cómo contarlo.

P: ¿Qué ocurre si me forzaron a tener relaciones sexuales?

R: Sufrir una violación es algo muy traumático. Si alguien te obliga a tener relaciones sexuales, incluso si es alguien con quien estás en una relación o alguien a quien conoces, ¡es un delito!

Tienes derecho a que toda la atención relacionada con el tema se maneje de forma confidencial. Específicamente, tienes derecho a que se recolecte información y llamar a la policía para presentar cargos. También tienes derecho a recibir o rechazar pruebas y tratamiento de infecciones de transmisión sexual, incluyendo anticonceptivos de emergencia (la "píldora del día después") para evitar un embarazo, y asesoría para crisis por violación. Recuerda que tu médico está disponible para ayudarte a pasar por este suceso tan difícil.

Preguntas sobre alcohol y drogas

P: ¿Tengo que realizarme una prueba de detección de drogas si la escuela o mis padres me lo piden?

R: Tienes derecho a rechazar la prueba de detección de drogas; sin embargo, asegúrate de entender qué podría suceder si te niegas. Por ejemplo, podría ser que no te permitan permanecer en la escuela o que no puedas practicar deportes. Es posible que tus padres estén preocupados por tu seguridad o que no te tengan confianza, por lo que podrían quitarte privilegios, tales como conducir y salir por las noches con tus amigos. A veces, lo mejor es aceptar la prueba de detección de drogas para demostrarles a tus padres que NO estás usando drogas.

P: Tengo problemas de alcoholismo (o drogas) y quiero detenerme antes de que mis padres se enteren. ¿Dónde puedo obtener ayuda?

R: Aunque es mejor hablar con honestidad con los padres, usualmente puedes empezar a recibir ayuda sin permiso de ellos al visitar a un terapeuta para que te ayude con los problemas de uso de drogas y alcohol. El médico puede ayudarte a buscar un terapeuta o un programa. En la mayoría de casos, los padres se sienten decepcionados de que su hijo use drogas o alcohol, pero cuando el hijo pide ayuda, la mayoría de los padres se sienten aliviados y apoyan el tratamiento. El médico también puede ayudarte a hablar con tus padres. Es importante que ellos formen parte del tratamiento.

Otras preguntas

P: ¿Qué sucede si no tengo padres que cuiden de mí y estoy bajo crianza temporal?

R: Tienes los mismos derechos; sin embargo, cualquier información en tu archivo de la agencia de crianza temporal podría compartirse con tus padres de crianza temporal, las personas interesadas en adoptarte y el personal de la agencia de crianza temporal.

P: ¿Cómo les digo a mis padres que tengo algunas clases de la escuela reprobadas?

R: El médico puede ayudarte a pensar en un plan para que tú, o tú y tu médico juntos, les puedan decir a sus padres. Seguramente se enterarán por la escuela, por lo que escucharlo primero de ti suele ser mejor. Si no es posible hablar con tus padres al respecto, confía en otro adulto de confianza como un consejero de la escuela, un pariente, un amigo o alguien de tu centro de oración. Hay ayuda disponible.

P: A veces no puedo dejar de sentirme triste o preocupado y pienso en lastimarme. ¿Quién puede ayudarme?

R: Si estás pensando en lastimarte o si tu vida está en peligro, el médico tendrá que contárselo a tus padres. El médico también puede remitirte para una evaluación de emergencia para mantenerte seguro. Cuéntale a tu médico u orientador de la escuela si te sientes preocupado, muy triste o deprimido. Hay muchas formas para ayudarte a que te sientas mejor. El médico o el consejero podrán ayudar a buscar el tratamiento correcto para ti.

Consejos de salud

Las siguientes son maneras en las que puedes tomar las riendas de tu salud:

  • Sé honesto. El médico necesita conocer todos los hechos para poder ayudarte de mejor manera. Esto incluye dietas especiales, medicamentos que estés tomando o cualquier problema de salud que tengas.
  • Haz preguntas. Es importante que entiendas la información de salud y el consejo que recibes y que puedas confiar en la fuente. Algunos términos médicos pueden ser confusos, así que no tengas miedo de preguntar. ¡Ninguna pregunta es tonta!
  • Habla con tus padres. Si es posible, trata de hablar con tus padres. El médico podría tener sugerencias sobre lo que hablen.
  • Mantente en contacto con tu médico. Visita a tu médico una vez al año, no solo cuanto estás enfermo. Asegúrate de que el médico tenga tu dirección y número de teléfono actuales. Mantén también la información de contacto de tu médico.
  • Sé responsable. Busca ayuda y consejo cuando lo necesites. No faltes a tus citas, vuelve a programar las citas cuando sea necesario y habla con tu médico cuando tengas dudas.

Un mensaje importante para los padres.

Ahora que su hijo o hija son adolescentes, su cuerpo y sus sentimientos están cambiando. Es importante mantener una relación cercana con su hijo adolescente, pero esto también significa fomentar la habilidad de tomar decisiones saludables y permitir que su hijo hable a solas con el médico en cada visita. Esto ayudará a que su adolescente aprenda más de sí mismo, desarrolle una relación de confianza y tome decisiones saludables. El médico alentará a su hijo para que comparta información con usted, pero puede haber cosas que él o ella prefiera hablar primero con el médico, y eso está bien. Lo más importante es que su hijo adolescente hable con un adulto responsable acerca de sus inquietudes de salud.

Para obtener más información:

Centros para Control y Prevención de Enfermedades

Centro para la Salud Femenina en Jóvenes (Children’s Hospital Boston)

The Medical Institute

Padres, Familiares y Amigos de Lesbianas y Gays

Planned Parenthood

Sexo, etc. (educación sexual para adolescentes por adolescentes desarrollado por Answer, Rutgers University)

STD Wizard

TeenGrowth.com

Salud Masculina en Jóvenes (Children’s Hospital Boston)

 

Última actualización
2/10/2014
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2010)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.