Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Estrategias de higiene

Cuando su hijo u otro miembro de la familia tiene tos o resfriado, hay medidas que puede tomar que son extremadamente importantes además de lavarse las manos con frecuencia que pueden disminuir el riesgo de contagiar la infección a otras personas. Algunos expertos las llaman estrategias de higiene respiratoria y pueden ser muy efectivas si se siguen con cuidado. Por ejemplo, para evitar que su hijo enfermo esparza las secreciones al aire, donde pueden terminar sobre otras personas o sobre los juguetes y otros objetos:

  • Motívelo a toser o estornudar en un pañuelo desechable o si no tiene un pañuelo disponible, en su manga.
  • Indíquele a su hijo que no debe cubrir su boca con las manos mientras tose o estornuda ya que esto dejará gérmenes en las manos y se pueden esparcir al tocar a otras personas u objetos. Con mayor frecuencia, los gérmenes se esparcen por las manos, no a través del aire.
  • Tire los pañuelos desechables inmediatamente después de cada uso, depositándolos en un basurero cercano o en otro recipiente para la basura.
  • Cuando su hijo sea mayor, ensáñele cómo sonarse la nariz en un pañuelo desechable.
  • No permita que su hijo comparta los chupetes, vasos para tomar agua, utensilios para comer, toallas o cepillos de dientes si está enfermo.

Limpieza y desinfección

La limpieza del hogar posiblemente no es la actividad más agradable del día. Si pasa algunos minutos matando gérmenes, especialmente los que están en la cocina y el baño, esto puede ayudar en gran medida a mantener a su hijo saludable.

Después de haber preparado una comida, lave la barra o cubierta de la cocina con agua jabonosa caliente y desinféctelos con una solución doméstica con cloro u otro tipo de desinfectante. Las bacterias infecciosas pueden proliferarse en los alimentos como la carne y el pollo crudos. En el baño, use la misma rutina de limpieza y desinfección en el inodoro, el lavamanos y otras superficies. Esto es especialmente importante cuando un miembro de la familia está enfermo con una enfermedad infecciosa, específicamente alguna que ocasiona diarrea. Además, limpie el área donde cambia los pañales con frecuencia, incluyendo la mesa para cambiar pañales. (Asegúrese de mantener el cloro y todos los productos de limpieza fuera del alcance de infantes y niños pequeños). Evite cambiar los pañales en áreas donde se preparan o consumen alimentos.

Algunos gérmenes pueden sobrevivir y proliferarse durante horas a menos que tome las medidas de limpieza necesarias para eliminarlos. Después de usar jabón y desinfectante, seque las superficies limpias con toallas de papel o con un paño limpio. Después de limpiar, asegúrese de lavarse las manos.

Manipulación segura de los alimentos

Los alimentos se pueden contaminar con bacterias y con otros gérmenes que pueden ocasionar dolor de estómago, vómitos o algo peor. Para evitar estos problemas

  • Asegúrese de lavarse las manos y de limpiar las superficies de la cocina antes y después de preparar los alimentos.
  • Limpie su tabla para cortar o la superficie de la cocina después de preparar carnes crudas para cocinar y limpie antes de usar la superficie para preparar cualquier alimento que no se ha cocinado como ensaladas, frutas o verduras.
  • Cocine la carne molida completamente.
  • Lave las verduras crudas y la fruta minuciosamente antes de comerlos.
  • Evite comer huevos crudos o mal cocidos.
  • Cocine los alimentos congelados inmediatamente después de descongelarlos.
  • Limpie los utensilios con frecuencia durante la preparación de los alimentos, lavándolos después de usarlos en alimentos crudos y antes de usarlos de nuevo con los alimentos cocinados.
  • En lo que se refiere a las sobras, almacénelas correctamente y colóquelas en el refrigerador o congelador inmediatamente después para evitar la proliferación de los gérmenes. No deje alimentos perecederos afuera por más de un par de horas.

En conjunto, los estadounidenses se enferman más de 4 mil millones de días al año, y muchos de esos días de enfermedad se pueden prevenir. Si sigue los lineamientos, colaborará mucho para ayudar a su hijo, así como el resto de su hogar, a tener menos infecciones; menos días de faltar a la guardería, a la escuela y al trabajo; visitas menos frecuentes al médico; y menos gasto en medicamentos.

 

Última actualización
4/22/2014
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.