Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

¿Cuáles son los diferentes grados de quemaduras y cómo deben ser tratados?

Los siguientes son los cuatro grados de quemaduras y sus respectivos síntomas:

Las quemaduras de primer grado son leves y sanan rápidamente. Los síntomas son enrojecimiento, molestia y dolor (como la mayoría de las quemaduras de sol).

Las quemaduras de segundo grado son lesiones serias. La persona afectada debe recibir primeros auxilios y tratamiento médico tan pronto como sea posible. Los síntomas son ampollas (similares a las de una quemadura seria), dolor e inflamación.

Las quemaduras de tercer grado (también conocidas como quemaduras de espesor total) son lesiones severas. Requieren de tratamiento médico inmediato. Los síntomas son tejidos blanquecinos, marrones o carbonizados, por lo general rodeados de ampollas. Al comienzo es posible que la persona no sienta dolor o muy poco dolor.

Las quemaduras de cuarto grado son lesiones graves que comprometen la piel, los músculos y los huesos. Éstas suelen ocurrir con quemaduras eléctricas y pueden ser más severas de lo que aparentan. Pueden causar complicaciones serias y deben ser tratadas por un médico de inmediato.

Llame al pediatra si su niño sufre una quemadura que no sea leve. TODAS las quemaduras eléctricas y cualquier quemadura en una mano, un pie, la cara, los genitales o sobre una coyuntura que sean más graves que las de primer grado, deben recibir atención médica de inmediato.

Primeros auxilios para las quemaduras

Para quemaduras severas, llame al 911 o al número de emergencia local de inmediato. Mientras llega la ayuda de emergencia, siga estos pasos:

  1. Refresque la quemadura. Para quemaduras de primer y segundo grado, enfríe el área de la quemadura con agua fría del grifo por unos cuantos minutos. Esto ayuda a detener el proceso de la quemadura, anestesia el dolor y previene o reduce la hinchazón. No use hielo en una quemadura porque puede hacer que se demore más en sanar. Tampoco restriegue una quemadura ya que se pueden formar más ampollas. Para quemaduras de tercer grado, enfríe la quemadura con vendajes húmedos y estériles hasta que llegue la ayuda de emergencia.
  2. Retire las prendas quemadas. Extienda a la persona de espaldas y quítele las prendas de vestir quemadas que no estén pegadas a la piel. Quítele las joyas o las ropas ajustadas que estén alrededor del área quemada antes de que comience a hincharse. De ser posible, eleve el área del cuerpo lesionada.
  3. Cubra la quemadura. Cuando la quemadura se haya enfriado, cúbrala sin apretar con un vendaje o con un paño limpio y seco. No reviente ninguna ampolla ya que esto podría hacer que penetren bacterias a la herida. Nunca ponga grasa (incluyendo mantequilla o ungüentos médicos) en la quemadura. La grasa conserva el calor, lo que hace que la quemadura empeore. También hace que la quemadura sea más difícil de examinar por parte del personal médico.
  4. Impida que el niño pierda calor corporal. Mantenga el cuerpo de la persona a temperatura normal. Cubra las áreas que no estén quemadas con una frazada seca.

 

Última actualización
7/30/2013
Fuente
Keep Your Family Safe: Fire Safety and Burn Prevention at Home (Copyright © 2007 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.

Nuestros patrocinadores

Entérese del compromiso de nuestros patrocinadores para tener niños sanos: