Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Primeros auxilios para las quemaduras: Preguntas frecuentes de los padres

Qué debe hacer cuando su niño se quema depende de la severidad de la quemadura. Simplemente, existen tres tipos de quemaduras; saber cómo tratarlas con rapidez y eficacia es sumamente importante.

  • Las quemaduras de primer grado. La piel se enrojece, pero no se ampolla. Es algo dolorosa como una quemadura del sol.
    Las quemaduras de segundo. La capa exterior de la piel se quema y alguna parte de la dermis se lesiona. La quemadura es bastante dolorosa y salen ampollas.
    Las quemaduras de tercer grado.  La piel se quema se ve blanca o carbonizadas. La epidermis y la dermis (las dos capas superiores de la piel) se lesionan irreversiblemente.

Una quemadura eléctrica que deje la piel carbonizada, correosa, consumida (por el fuego), o no tenga ninguna sensación es grave y debe recibir atención médica de inmediato. Una ampolla, hinchazón por quemadura que abarque un área de un tamaño mayor que el de la mano de su niño, o una quemadura en la mano, pie, cara, genitales o sobre una articulación es una lesión grave y debe ser vista de inmediato por un pediatra o en una sala de urgencias. Si le preocupa una quemadura, aunque no parezca ninguna de las descritas anteriormente, consulte con su pediatra.

Mi niño tiene una quemadura leve. ¿Cómo debo tratarla?

La mayoría de las quemaduras y ampollas pequeñas pueden ser tratadas y curadas en el hogar. Si tiene alguna pregunta sobre si la quemadura se puede curar en casa, contacte a su pediatra.

Aquí le decimos lo que puede hacer:

  1. Refresque (enfríe) la quemadura. Ponga la parte afectada bajo un chorro de agua fría por cerca de cinco minutos. Esto ayuda a evitar que se siga quemando y disminuye el dolor y la inflamación. No ponga hielo sobre una quemadura. No frote una quemadura porque esto puede empeorar la lesión. No rompa las ampollas ya que puede aumentar el riesgo de una infección en el sitio de la quemadura.
  2. Cubra la quemadura. Cubra el área afectada con un vendaje limpio que no se pegue a la quemadura. Esto ayuda a disminuir el riesgo de infección y alivia el dolor.
  3. Proteja la quemadura. Mantenga el sitio de la quemadura limpio, lávalo suavemente con agua y jabón. No aplique ungüentos sino se lo ha indicado el pediatra. Nunca debe aplicar mantequilla, grasas u otros remedios caseros a la quemadura sin consultar con su pediatra, ya que esto puede aumentar el riesgo de infección.

Si después de haber refrescado la quemadura por 5 minutes todavía le duele al niño, ¿qué debo hacer?

Es muy probable que la quemadura todavía le duela. No olvide darle a su niño un medicamento para el dolor y tranquilice al niño para que se calme.

¿Le dejará cicatriz la quemadura?

Entre más profunda sea la quemadura es más posible que le deje cicatriz. Las quemaduras leves que no les sale ampolla sanan sin dejar cicatriz. Las quemaduras que sacan ampollas algunas veces dejan cicatriz o sanan dejando la piel alrededor de un tono diferente.

Para reducir la posibilidad de que le quede cicatriz, mantenga la quemadura cubierta hasta que haya sanado con nueva piel sin que se humedezca. Después se puede quitar el vendaje de la quemadura, pero debe protegerse del sol por lo menos durante un año para evitar que se oscurezca la piel. Para protegerse del sol, puede cubrirse con ropa o usar protector solar.

¿Sabía lo siguiente?

De acuerdo con el Organización Mundial de la Salud, casi el 75% de las quemaduras en los niños pequeños son por líquidos calientes o vapor. Otro 20% se consideran quemaduras de "contacto" que resultan por tocar un objeto caliente como una plancha de ropa o un aparato para el cabello. Conozca cómo prevenir las quemaduras y mantener a sus niños a salvo.

Información adicional:

Última actualización
11/21/2015
Fuente
Section on Plastic Surgery (Copyright © 2015 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest