Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Sana

La etiqueta delantera de un paquete es un activo primordial en el mundo de la nutrición, así que tiene sentido que los fabricantes utilicen este espacio altamente visible para ofrecer sus anuncios promocionales. Desafortunadamente, estos anuncios (como: completamente natural, menos azúcar, menos sodio, etc.) no están regulados actualmente y pueden ser engañosos y confusos. El mensaje que debe llevar a casa: No permita que lo engañen algunos anuncios bien colocados y cuidadosamente redactados. En lugar de eso, comprométase con comprender los componentes de la etiqueta nutricional.

Qué hay en la etiqueta

Las etiquetas de información nutricional pueden ser confusas e intimidantes al principio pero una vez que usted sabe lo que debe buscar, será mucho más fácil examinar un producto y saber si cumple con las necesidades nutricionales de su familia. Todas las etiquetas contienen la misma información básica.

  1. Tamaño de la porción
  2. Conteo de calorías
  3. Nutrientes que debe limitar
  4. Nutrientes de los cuales debe obtener suficiente cantidad
  5. Una nota al pie de página que revela cuánta o qué tan poca grasa, colesterol, sodio, carbohidratos y fibra debe comer una persona basándose en una dieta de 2,000 calorías al día.

National Institutes of Health (NIH) recomiendan estos consejos cuando lea la etiqueta para obtener información nutricional:

  • Asegúrese de que está obteniendo suficiente potasio, fibra, vitaminas A y C, calcio y hierro.
  • Utilice la columna del valor de porcentaje diario (% DV) para ayudar a determinar si está obteniendo un poco o mucho de un componente específico; 5% DV o menos es relativamente bajo, 20% DV o más, es alto.
  • Revise las porciones y calorías. Asegúrese de observar el tamaño de la porción y cuántas porciones contiene el paquete. Recuerde que la etiqueta describe claramente los nutrientes que obtendrá en una sola porción. Si duplica la porción que se come, recuerde de duplicar las calorías, nutrientes y el valor de porcentaje diario.
  • Haga que las calorías cuenten. Observe las calorías en la etiqueta y anote de dónde provienen las calorías. Por ejemplo, ¿las calorías son principalmente de la grasa o se suman proteínas o carbohidratos al total? Compárelas con los otros nutrientes, como las vitaminas y minerales, para decidir si la vale la pena comer esos alimentos.
  • No lo cubra con azúcar. Debido que el azúcar contribuye a las calorías con pocos nutrientes, si los hay, busque alimentos y bebidas bajas en azúcares añadidas. Lea la lista de ingredientes y asegúrese de que uno de los primeros ingredientes no sean azúcares añadidas. Tenga en cuenta que el azúcar se puede encontrar a menudo oculta en las etiquetas nutricionales, mencionándola como sucrosa, glucosa, jarabe de maíz alto en fructosa, jarabe de maíz, jarabe de maple y fructosa.
  • Conozca sus grasas. Busque alimentos bajos en grasas saturadas, grasas trans y colesterol para ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas. La mayoría de grasas que come deben ser grasas poliinsaturadas o monoinsaturadas. Mantenga el consumo total de grasa entre 20% a 35% calorías.
  • Reduzca el sodio (sal), aumente el potasio. La investigación demuestra que comer menos de 2,300 miligramos de sodio (aproximadamente 1 cucharadita de sal) al día puede reducir el riesgo de padecer alta presión arterial. Al contrario de lo que podría pensar, la mayoría del sodio viene en forma de alimentos procesados, no del salero. Además, busque alimentos altos en potasio (tomates, bananas, papas y jugo de naranja, por ejemplo), ya que el potasio puede ayudar a contrarrestar algunos de los efectos del sodio en la alta presión arterial.

 

Autor
Laura A. Jana, MD, FAAP and Jennifer Shu, MD, FAAP
Última actualización
7/9/2014
Fuente
Food Fights, 2nd Edition (Copyright © 2012 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.