Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto

El cepillado para dos: cómo su salud bucal afecta al bebé

Por: J. Shahangian, DDS, MS

Ser una futura mamá implica todo tipo de sacrificio. Durante esta etapa, una futura mamá puede concentrarse tanto en lograr que todo sea perfecto para su pequeño que puede descuidar su propia salud. Pero, una mamá que cuida de sí misma también cuida de su bebé por nacer y esto es aún más cierto cuando se trata de la salud bucal.

Visite a su dentista para que evalúe el estado de su salud bucal y haga un plan para su cuidado dental por el resto de su embarazo. Cuidar sus dientes y encías puede marcar una diferencia para su bebé, tanto antes como después del nacimiento.

Factores que deterioran la salud de los dientes y las encías:

Es común que la salud de los dientes y las encías de una futura mamá se deterioren durante el embarazo. Para explicarlo mejor, mencionamos algunos factores que pueden causar problemas:

  • Todo el mundo está cansado al final del día, pero si a eso le sumamos un embarazo, el nivel de agotamiento es totalmente nuevo. Como resultado, es posible que el cepillado nocturno y el uso del hilo dental habituales se omitan, además de las visitas regulares al dentista. Esto puede producir acumulación de bacterias y finalmente caries dentales.

  • Los cambios hormonales durante el embarazo pueden poner en peligro la salud de las encías de la mamá y pueden provocar gingivitis del embarazo (encías irritadas que sangran porque se inflaman). Y sí, en caso de que se lo pregunte, es tan desagradable como suena. La gingivitis no tratada puede provocar periodontitis, una enfermedad de las encías más grave que incluye la pérdida de hueso. Las investigaciones también sugieren un nexo entre los partos prematuros, los bebés de bajo peso al nacer y la gingivitis.

  • Las náuseas matutinas pueden dañar la boca. El ácido estomacal llega a la boca y puede debilitar el esmalte dental, lo que genera un mayor riesgo de que las mujeres embarazadas tengan caries.

  • Es común comer con más frecuencia durante el embarazo, pero los refrigerios y el "picoteo" frecuentes ponen a los dientes en contacto constante con el ácido presente en los alimentos. Esto también aumenta la producción de bacterias amantes del ácido o acidófilas como las Streptococcus mutans, que producen más ácido que puede debilitar el esmalte.

  • Las mujeres embarazadas necesitan una vitamina prenatal que contenga ácido fólico para fortalecer la salud de sus bebés durante el embarazo. Cuando elija una vitamina, evite las vitaminas masticables o de goma, especialmente si las come después de cepillarse los dientes o antes de acostarse. Se pegan a los dientes y la mayoría contiene azúcar que puede dañarlos.

Cómo la salud bucal de la mamá se puede relacionar con la salud del bebé:          

La salud bucal de una mamá está vinculada a la salud de su bebé por nacer y se puede relacionar de manera integral con las bacterias en su boca.

  • Cuando una mujer embarazada tiene un crecimiento excesivo de bacterias en la boca, estas pueden entrar en el torrente sanguíneo a través de sus encías y trasladarse hasta el útero, lo que inicia la producción de sustancias químicas llamadas prostaglandinas, que posiblemente induzcan un trabajo de parto prematuro.

  • Una vez que el bebé nace, la mamá puede transmitir sus bacterias a su bebé recién nacido (lo que se denomina transmisión vertical). De este modo, una mamá que tiene gran cantidad de bacterias acidófilas en su boca transmitirá un mayor número de esas bacterias a su bebé recién nacido.

Cepillarse los dientes puede reducir el riesgo de complicaciones en el embarazo:

Las mujeres embarazadas que se cepillan bien los dientes pueden reducir el riesgo de sufrir complicaciones peligrosas en el embarazo y dan un paso hacia la reducción del riesgo de futuras infecciones dentales en su bebé recién nacido. Cepíllese los dientes con una pasta dental que contenga flúor al menos dos veces al día y después de cada comida, en lo posible. Además, debe usar hilo dental todos los días.

Una buena nutrición mantiene la cavidad bucal sana y fuerte; comidas razonables y equilibradas que contengan calcio y una cantidad limitada de ácidos y azúcar son lo mejor para su salud bucal y la de su bebé. Las limpiezas más frecuentes realizadas por el dentista también ayudan a controlar la placa y prevenir la gingivitis.

Recuerde... 

Es más probable que una mamá sin una buena salud bucal transmita bacterias dañinas y agresivas a su bebé recién nacido, y esto puede causar problemas en el futuro (piense en un niño de 2 años con caries que tengan que tratarse). Por lo tanto, además de consumir los alimentos adecuados, evitar los perjudiciales (como caramelos, galletas y otros alimentos pegajosos) y hacer todo tipo de sacrificios para que su bebé nazca perfecto, las mamás necesitan que su salud bucal sea una prioridad. Y no olvide visitar a su dentista para los controles regulares.

¡Quizá no lo piense así en el momento, pero cuando una mamá se cepilla los dientes, ese cepillado vale por dos!

Información adicional:

Sobre el Dr. Shahangian:

J. Shahangian, DDS, MS, es un dentista certificado por la Junta (Odontología) y miembro de la Sección de la Salud Oral de la American Academy of Pediatrics.  Ejerce su profesión en San Diego en Scripps Pediatric Dentistry (Consultorio Odontológico Pediátrico Scripps) y se desempeña como profesor auxiliar en la Universidad de California en Los Ángeles. El Dr. Shahangian también es miembro del personal del Hospital Infantil Rady, y es el orgulloso padre de tres niñas. Sígalo en Twitter @SugarBugMeNot y viste su Blog (en inglés).


Última actualización
8/15/2017
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2017)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos