Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar

Los niños y el tiempo frente a la pantalla: las preguntas de las 5 "C" para adolescentes jóvenes

Click here to insert a picture from SharePoint. Click here to insert a picture from SharePoint.

Los primeros años de la preadolescencia y adolescencia (de 10 a 14 años) son una época de independencia creciente, exploración de la identidad y construcción de un sentido sólido de uno mismo. Durante esta fase, los adolescentes dan cada vez más importancia a las relaciones con sus pares. Los padres pueden sentir que están perdiendo la conexión.

La pubertad trae consigo cambios corporales, emociones fuertes y comparaciones con otros niños. Los adolescentes jóvenes intentan averiguar quiénes son y dónde encajan. Una pregunta central durante la adolescencia temprana es "¿Soy normal?".

En esta fase del desarrollo, los adolescentes también pueden sentir que son el centro de atención, y que todo el mundo los observa. Los pequeños errores sociales, ya sea en persona o en línea, pueden resultar devastadores para ellos. Es un momento importante para establecer conversaciones habituales sobre su vida digital: quiénes son y con qué interactúan en Internet.

¿Cuáles son las 5 "C"?

El Centro de Excelencia en Redes Sociales y Salud Mental Juvenil (Center of Excellence on Social Media and Youth Mental Health) de la American Academy of Pediatrics (AAP) desarrolló las 5 "C" como una guía por edades para criar a los hijos en torno a los dispositivos electrónicos y crear hábitos digitales saludables a medida que crecen. Consulte "Los niños y el tiempo frente a la pantalla: guía de las 5 "C" del uso de pantallas".

Las preguntas de las 5 "C" para padres de preadolescentes y adolescentes jóvenes

Hágase estas preguntas:

1. CHICOS

¿Quién es su hijo, cómo reacciona ante los dispositivos electrónicos y cuáles son sus motivaciones para usarlos?

Escuchar es fundamental para comprender la vida digital de su hijo y cómo se desenvuelve en ella. Esto significa estar presente para su hijo y disponible en los momentos en que esté dispuesto a compartir. También podría significar dejar de lado su propio teléfono, incluso en momentos breves como los viajes en auto. Así podrá enterarse de cómo está lidiando con la escuela, los amigos, su estado de ánimo, el acoso o el estrés por las noticias mundiales.

Recuerde que compararse con lo que ven en las pantallas es una actividad normal desde el punto de vista del desarrollo. Hable con su hijo y explíquele que el cuerpo de cada persona y su paso por la pubertad son únicos, y que no existe un único tipo de cuerpo ideal ni en Internet ni fuera de línea.

2. CONTENIDO

¿A qué presta atención?

Use Common Sense Media para obtener clasificaciones y reseñas de videojuegos, películas, aplicaciones y programas de televisión. Elija los que contengan mensajes sociales y de identidad positivos. En este rango de edad, podría pedirle a su hijo que participe en este proceso.

Técnicamente, las cuentas en las redes sociales no pueden crearse hasta que los niños tienen 13 años, así que anímelos a no mentir sobre su edad. Ayúdelos a encontrar alternativas como aplicaciones de mensajería (por ejemplo, iMessage, Messenger Kids o Kinzoo).

En el caso de los adolescentes jóvenes que utilizan las redes sociales, hábleles acerca de que se les pueden recomendar contenidos inapropiados o que estos pueden aparecer en sus páginas de inicio. Ayúdelos a reconocer los videos falsos o crueles o las imágenes corporales idealizadas.

En esta época de creciente exploración e independencia, los adolescentes podrían ser más propensos a explorar contenidos peligrosos o inapropiados. Preguntar cosas como "¿Viste algo últimamente que te parezca raro o que te dé miedo?" podrían ayudar a que su hijo se abra y hable con usted.

3. CALMA

¿Cómo calma sus emociones o se duerme?

Los primeros años de la adolescencia suelen incluir una amplia gama de emociones. Como los dispositivos y los videojuegos son una distracción tan fácil, muchos adolescentes dicen que los utilizan para escapar de los sentimientos negativos.

Ayude a su hijo a explorar otras estrategias saludables para afrontar situaciones. Por ejemplo, hablar con amigos y familiares de confianza, hacer ejercicios mentales y corporales, respirar profundamente, dar un paseo, crear arte o música y jugar con mascotas. Si le preocupa cómo su hijo afronta las situaciones, hable con su pediatra sobre la posibilidad de buscar un terapeuta.

EVITE que haya teléfonos y dispositivos de videojuegos en el dormitorio por la noche, ya que están relacionados con los problemas para dormir.

4. COMPLEMENTAR

¿En qué se interponen las pantallas?

Si su hijo tiene teléfono, enséñele a activar el "modo no molestar" o "modo de concentración" durante el horario escolar, al hacer las tareas y a la hora de acostarse. Esto ayuda a controlar los momentos en que los dispositivos pueden captar su atención. Establezca momentos libres de dispositivos, como los viajes en auto y la hora de comer, para que su hijo adolescente tenga toda su atención.

El sueño es fundamental durante los primeros años de la adolescencia: asegúrese de que el uso que hace su hijo de los dispositivos electrónicos no lo interrumpa ni lo moleste durante la noche. Preste atención al uso problemático de las pantallas, que se produce cuando el uso es compulsivo, interfiere con las amistades o provoca discusiones frecuentes.

5. COMUNICACIÓN

¿Cómo hablar de los dispositivos electrónicos para criar a un niño responsable y con conocimiento de las pantallas?

Por lo general, los adolescentes más jóvenes temen que al compartir los problemas relacionados con los dispositivos electrónicos sus padres les quiten los dispositivos. Escuche y apoye a los niños cuando se sientan angustiados por pequeños errores sociales. Empiece la conversación con preguntas abiertas (¿Cómo te sientes con respecto a esto? ¿Qué opinas de...?) y haga que se sientan cómodos hablando de sus propias tensiones con las redes sociales.

Pregúntele a su hijo cómo se siente al relacionarse con sus compañeros en Internet y en persona. ¿Se siente seguro? ¿Siente que lo apoyan? ¿Qué le gusta? ¿Qué le resulta desafiante? ¿Cómo utiliza la tecnología para vincularse y comunicarse?

Para descargar una versión en PDF de estos consejos, haga clic aquí.

Elabore un plan para el consumo digital para toda la familia (¡también para los padres!)

Durante los primeros años de la adolescencia, es esencial involucrar a su hijo en la elección e implementación de reglas para fortalecer su sentido de pertenencia. Para ayudar a los preadolescentes y a los adolescentes, los padres pueden consultar el plan de consumo de pantallas para la familia de la AAP y conversar sobre las reglas en las que se centrará la familia.

Más información

Nota del editor: Las 5 "C" se inspiraron y basaron en los "consejos de las 3 'C' sobre los niños y las pantallas" desarrollados hace años por la experta en educación y escritora Lisa Guernsey.

La financiación para el Centro de Excelencia en Redes Sociales y Salud Mental Juvenil de la AAP fue posible gracias a la subvención n.º SM087180 de SAMHSA del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) de EE. UU. Los contenidos pertenecen a los autores y no representan necesariamente las opiniones oficiales ni el respaldo de SAMHSA/HHS o el gobierno de los EE. UU.

Última actualización
5/15/2024
Fuente
American Academy of Pediatrics (AAP) Center of Excellence on Social Media and Youth Mental Health (Copyright © 2024)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos