Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Cómo ayudar a adolescentes con autismo en su transición a la edad adulta: consejos para padres y cuidadores

Por Kristin Sohl, MD, FAAP

Todos pasamos por transiciones en la vida. Algunas de estas transiciones simplemente ocurren, como cuando su bebé se convirtió en un niño pequeño activo. Otras se hacen más fáciles cuando nos preparamos. Si usted es padre o cuidador de una persona con trastorno del espectro autista, prepararla y prepararse a usted mismo para la transición a la edad adulta puede ser un punto de inflexión. La planificación puede marcar la diferencia entre una transición exitosa o una situación estresante, tanto para el adolescente con espectro autista como para sus padres o cuidadores.

Esto es lo que sabemos:

A las personas con espectro autista les suele gustar la previsibilidad. El cambio puede ser duro y la transición a la edad adulta tiene que ver con el cambio. Empieza a suceder alrededor de los 12 años y continúa hasta la edad adulta: cambios corporales causados por las hormonas, cambios en el entorno con la escuela y la atención sanitaria, cambios en las habilidades vitales con las responsabilidades y los roles, y mucho más. Legalmente, las cosas también cambian a los 18 años.

¿Cuál es su rol como padre o cuidador o como preadolescente/adolescente autista?

Empiece a aprender los pasos de la transición

Es una buena idea empezar a pensar en la transición a la edad adulta a los 12 años. Los pasos de la transición pueden incluir el cuidado de la salud, los planes para después de la escuela secundaria, los cambios legales después de los 18 años y los planes para la vida diaria.

Pida consejo a lo largo del camino

No dude en pedir orientación y apoyo a su pediatra. Los pediatras pueden ayudarle a encontrar un especialista en salud para adultos, por ejemplo. También pueden guiarle hacia recursos locales y nacionales para ayudarle a usted y a su hijo a crear planes para el futuro. GotTransition.org (en inglés) es un ejemplo de recurso de confianza con información sobre la transición y la atención sanitaria.

Manténgase en contacto con el pediatra de su hijo

Las visitas periódicas al pediatra son fundamentales para mantenerse en contacto con él como recurso de confianza. Como experto en niños y jóvenes, puede ayudar a guiarle en las siguientes etapas de desarrollo hacia la edad adulta.

Ayude a su hijo a desarrollar su voz

Una parte fundamental de la transición a la edad adulta es ayudar a su hijo a desarrollar su voz para defender sus propios objetivos de salud y bienestar. Trabaje con su pediatra y su hijo para que adquiera las habilidades necesarias para gestionar su atención sanitaria, como pedir citas, pedir recetas y tomar decisiones médicas.

Recuerde

La transición a la edad adulta está llena de muchos hitos. Al igual que cuando su hijo pasó de ser un bebé a un niño pequeño y las muchas etapas que siguieron, su pediatra es un socio vital en esta etapa de desarrollo también. Como equipo, los jóvenes autistas, los padres y cuidadores y los pediatras pueden planificar y lograr transiciones exitosas hacia la edad adulta.

Más información

Acerca de la autora

Kristin Sohl, MD, FAAP, es profesora de Salud Infantil Clínica en la Universidad de Missouri y es directora ejecutiva y fundadora de ECHO Autism. La Dra. Sohl es la presidente del Subcomité de Autismo del Consejo de Niños con Discapacidades de la AAP.



Última actualización
4/4/2022
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2022)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos