Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Pruebas de COVID-19 y niños: qué debe saber

Muchas familias están preguntando si se le deben hacer pruebas del COVID-19 a sus niños. Las pruebas se pueden usar si tiene síntomas de COVID-19. Si viaja o regresa de reuniones, festejos de fin de año u otros eventos, las pruebas se pueden usar, además, para detectar una infección por COVID-19 sin síntomas.

Su pediatra le puede ayudar a determinar cuándo es buena idea hacerlo. También puede ayudarlo al recibir los resultados.

Cuando hacer un test

Para determinar qué prueba recomendar, su pediatra considerará:

  • los síntomas de su hijo

  • si ha estado expuesto a un contacto cercano

  • enfermedades circulando en el momento

El COVID-19 tiene síntomas similares a los de otras enfermedades como la influenza y el virus sincitial respiratorio (VSR). También es posible tener dos de estas enfermedades al mismo tiempo. Debido a esto, los niños y adolescentes con síntomas de COVID-19 pueden someterse a pruebas de detección de más de un virus (como la gripe y el COVID-19).

Los niños y adolescentes que tienen síntomas de COVID-19 deben hacerse la prueba sin demora para saber si tienen una infección activa. Esto es especialmente importante si tienen actividades en persona, de modo que se pueda alertar a cualquiera que pudo haber estado expuesto.

¿Qué pasa si mi hijo estuvo en contacto cercano con alguien que tiene COVID-19?

  • Debe ponerse en cuarentena y hacerse la prueba de inmediato si no está vacunado, incluso si no tiene síntomas. Si la prueba es negativa, vuelva a realizar el test de 5 a 7 días después del último contacto con la persona que tiene COVID-19. Realice la prueba de inmediato si se presentan síntomas.

  • Si está vacunado y no tiene síntomas, realice la prueba de 5 a 7 días después del último contacto con la persona que tiene COVID-19. Realice la prueba de inmediato si se presentan síntomas.

  • Si su hijo se ha recuperado del COVID-19 dentro de los últimos 90 días, llame a su médico sobre las pruebas o si aparecen nuevos síntomas.

Es posible que se recomienden pruebas en otros momentos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan hacer un autotest antes de asistir a reuniones en interiores con otras personas que no sean de su hogar, o si vive con alguien con mayor riesgo de contraer COVID-19 grave. El test también es útil antes de un procedimiento médico programado o de un viaje.

¿Qué pasa si a mi hijo le diagnosticaron COVID-19 anteriormente o está vacunado contra el COVID-19?

Las vacunas contra el COVID-19 son seguras, altamente efectivas y los niños deben recibirlas tan pronto como sean elegibles. Sin embargo, ninguna vacuna proporciona una protección del 100% contra el SARS-CoV-2. Además, algunas cepas variantes del SARS-CoV-2 son más contagiosas y aún pueden infectar a personas que han sido vacunadas o que ya han tenido COVID-19. Por lo general, la infección después de la vacunación produce síntomas leves o incluso nulos, pero su hijo aún puede transmitir el virus.

Tipos de pruebas del COVID-19

Hay en la actualidad dos tipos principales de pruebas del COVID-19: pruebas moleculares y pruebas de antígeno. Su pediatra puede explicarle lo que cada prueba puede y no puede hacer, y cuándo son de mayor utilidad para el caso.

Pruebas moleculares

Las pruebas moleculares, también conocidas como pruebas de amplificación de ácidos nucleicos, buscan partes del virus SARS-CoV-2 en las vías respiratorias. Generalmente se usa un frotis nasal o de garganta para la muestra del examen. Puede obtener resultados el mismo día o hasta una semana después.

Como prueba de diagnóstico, la prueba molecular se utiliza para determinar si su niño tiene una infección activa. Estas pruebas no determinan si su niño ha tenido COVID-19 en el pasado.

Los tipos de pruebas moleculares incluyen:

  • Prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés). Son bastante precisas. Una prueba PCR autorizada y aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) se le considera de "patrón de oro" para determinar si su niño tiene un COVID-19 activo. Puede detectar variantes de COVID-19, incluida la variante delta y la variante ómicron.

  • Hasta que no sepamos qué tan bien funcionan para los niños, otras pruebas como el método de amplificación isotérmica medida por bucle (LAMP, por sus siglas en inglés) y de reacción de amplificación por cortes con enzimas (NEAR, por sus siglas en inglés) no son un reemplazo de la prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR). No deben usarse para autorizar a los niños a regresar a la actividad después de la exposición o los síntomas del COVID-19.

Prueba de antígeno

Otro tipo de prueba de diagnóstico es la prueba de antígeno. Se utiliza un frotis nasal o de la garganta. Algunas pruebas de antígeno son aprobadas para dar resultados rápidos, disponibles en una media hora o menos. Estos tests son generalmente confiables. A veces, la prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) es necesaria para confirmar los resultados, como como también luego de una enfermedad o si un niño no presenta síntomas.

La prueba es gratis

Hay pruebas gratuitas, rápidas y caseras disponibles para todos. Si ha comprado una prueba rápida en casa, ¡guarde su recibo! Consulte con su proveedor de seguros sobre cómo obtener un reembolso por el costo. Incluso si no tiene un seguro médico privado, las pruebas hogareñas están disponibles en un centro de salud o clínica comunitaria. También puede encontrar una ubicación de prueba in situ gratuita, cerca de donde se encuentre.

Cómo funcionan las pruebas de anticuerpos

Las pruebas de anticuerpos (serología) no son útiles para diagnosticar una infección actual. Estos tests examinan una muestra de sangre que detecta proteínas especiales llamadas anticuerpos. El cuerpo produce estos anticuerpos para combatir los virus y bacterias que nos enferman. Las pruebas de anticuerpos ayudan a demostrar si el sistema inmunitario de alguien ha sido infectado por el COVID-19 en el pasado, aunque no haya presentado síntomas. Algunas pruebas de anticuerpos pueden detectar que su hijo fue vacunado. Después de que su hijo muestra por primera vez síntomas de enfermedad, pueden pasar hasta dos semanas antes de que una prueba pueda detectar anticuerpos en la sangre.

¿Una prueba positiva de anticuerpos quiere decir que mi niño es inmune al COVID-19?

Según lo que sabemos hoy, una prueba de anticuerpos positiva no confirma la protección contra el virus COVID-19. Las pruebas de anticuerpos no deben usarse para tomar decisiones sobre la entrada o el regreso seguros a entornos grupales como escuelas, guarderías o dormitorios universitarios.

Recuerde

Después de que a su hijo le hayan hecho una prueba de diagnóstico o una prueba de anticuerpos, es importante hablar con su pediatra sobre los resultados ya sean positivos o negativos. Continúe con las medidas para prevenir la propagación del COVID-19, como el uso de mascarillas, el distanciamiento físico y el lavado de manos. Finalmente, todas las personas mayores de 5 años deben recibir la vacuna y todas las personas mayores de 12 años deben recibir además, una vacuna de refuerzo cuando sea el momento. Si tiene alguna preocupación sobre la salud de su niño, llame a su pediatra.

Información adicional:

Última actualización
1/13/2022
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2021)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos