Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Cómo ayudar a los niños a desarrollar la resiliencia en tiempos inciertos

How to Help Children Build Resilience in Uncertain Times How to Help Children Build Resilience in Uncertain Times

​​​​Kenneth Ginsburg, MD, MS Ed, FAAP

Como padres, queremos proteger a nuestros hijos del miedo y la incertidumbre que ha provocado la pandemia de COVID-19​. Nos encantaría poder borrarles la interrupción en su educación, sus actividades y del contacto con sus amigos y familiares. Quisiéramos que no estuviesen expuestos al sufrimiento.

​No podemos controlar estas circunstancias, pero podemos trabajar para fortalecer nuestras relaciones durante este tiempo, mientras desarrollamos resiliencia en nuestros hijos. Podemos decirles lo que muchos de nuestros abuelos nos dijeron: "Esto también pasará, y lo superaremos juntos, pues yo estaré siempre a tu lado".

La mejor manera de proteger a nuestros hijos es reforzar las lecciones aprendidas durante estos tiempos difíciles. Lo podemos lograr cuando manejamos nuestros propios sentimientos y experiencias visualizando, cómo esto los ayuda a construir resiliencia.

A continuación, se presentan algunos de los sentimientos que muchos de nosotros estamos experimentando, junto con la oportunidad que nos ofrecen de modelar y enseñar habilidades de resiliencia para toda la vida.

"Siento que estoy fallando": Aprender a perdonarse a uno mismo

La perfección, por ahora, no es una opción. Sepa que, si se perdona a usted mismo, y se concentra en su propio bienestar teniendo compasión consigo mismo; su adolescente aprenderá a ser un poco más amable consigo mismo. Esto le servirá de protección para toda su vida.

"Mis hijos están frustrados y yo también": Aprender a empatizar

Una de las mejores habilidades que podemos desarrollar es comprender genuinamente el punto de vista de otra persona, es decir, tener empatía.  La mejor manera en que los niños aprenden a tener empatía es beneficiándose de ella. Para desarrollar empatía en sus hijos e hijas es necesario mostrarles cómo nosotros tenemos empatía con ellos, al comprender sus pensamientos, sentimientos y comportamientos.

"No sé cómo controlar cómo me siento": Procesar y liberar emociones

Un tiempo de incertidumbre con emociones intensas es un buen momento para mostrar que las emociones no deben ser ignoradas. Nuestros hijos deben aprender de nosotros que tener emociones es bueno, hablar sobre ellas es necesario y ser sincero con ellas es curativo.

"Me estoy volviendo loca encerrada": Crear un refugio seguro dentro de nuestros hogares

Puede amar a sus hijos y también, a veces, sentir desesperación. Todos tenemos días malos cuando la carga de estrés es alta, y nos alteramos. No podemos controlar el mundo exterior, pero si podemos crear santuarios de tranquilidad dentro de nuestros hogares. Con paz en nuestros hogares, podemos manejar mejor el mundo exterior.

"Necesito un descanso y reflexionar": Ser una presencia tranquilizadora para los demás

En momentos en que el futuro no está claro y nuestras mentes comienzan a llevarnos a los peores escenarios, la presencia de una voz tranquilizadora hace toda la diferencia.

"No sé cómo responder": Ser claro y honesto con uno mismo y con los demás

Diga lo que sabe y admita lo que no.

"Mi mente se siente fuera de control": Mantener la salud física fortalece la salud emocional

Un cuerpo fuerte apoya a nuestra mente para navegar mejor las circunstancias que enfrentamos. Dígase en voz alta: “No puedo simplemente sentarme en el sofá todo el día. Voy a hacer ejercicio. Si cuido mi cuerpo, puedo concentrarme mejor ".

"Sigo pensando en el peor de los casos": Manténgase en el presente y viva en la realidad

La incertidumbre puede hacer que nuestras mentes nos lleven hacia el peor escenario posible. Dese cuenta de esos pensamientos y diga: “Me estoy imaginando lo peor. Voy a centrarme en lo que realmente está sucediendo". Los jóvenes tienden a asumir lo peor porque no han tenido las experiencias para aprender que las crisis van y vienen. Háganles saber que “Esto va a pasar y yo, estaré a tu lado".

"Me siento impotente": Encuentre lo que si puede hacer

Hay pocas cosas que molestan más que sentir que no podemos hacer nada con respecto a una situación. Pero no hay nada mejor para cambiar ese sentimiento, que solucionar lo que sí se puede. Use la palabra “todavía", que le ayudará a disminuir la ansiedad. ¡Por ejemplo, en vez de decir “nunca podre lograrlo!" puede decir “no lo he logrado todavía". No acepte el fracaso o la decepción como algo permanente, sino que vea los contratiempos como oportunidades para intentarlo nuevamente.

"No puedo hacer todo": Aprender a dejar ir

Manténgase saludable, fuerte y compasivo. Cuide a los que son más vulnerables. Déjeles saber, a los miembros de su familia, que son queridos y apreciados. Haz lo necesario para mantener un techo sobre tu cabeza y comida en la mesa. Todo lo demás puede esperar.

"Estoy muy decepcionado": Encuentre alegría, sirva y mantenga un propósito

Ayude a sus hijos a ver la diferencia que pueden hacer en la vida de los demás y lo bien que se siente servir. Esto puede mejorar su propia capacidad de recuperación porque experimentarán la alegría de dar. Lo que es más importante, aprenderán que no hay nada de malo en recibir.

"Tenía tantos planes que no han resultado": Cuando no puede cambiar las cosas, adáptese.

Muchos de nuestros planes no salen bien. Concéntrese en lo que se puede hacer realidad y en lo que puede hacer como persona.

"Extraño a mi familia y amigos": Las relaciones nos fortalecen

Este es un momento que definirá a una generación. Si esta generación aprende que cuando los tiempos se ponen difíciles, las personas se unifican, será esta generación la que podrá llevarnos a compartir un futuro mejor. Un futuro en el que mantengamos a quienes amamos más cerca y ofrezcamos a quienes son vulnerables el apoyo adicional que merecen.

"¿Las cosas serán así para siempre?": Esperanza

La resiliencia es algo más que recuperarse. Se trata de adaptarse, de crecer y volverse más fuerte. Estar preparado para el próximo desafío, pero también estar preparado para saborear todo lo que la buena vida tiene para ofrecer. Esperamos que cuando lea esto, los tiempos más difíciles hayan pasado. Pero, también esperamos que estas lecciones perduren.

“¿Si no puedo abrazar a mis seres queridos, como les transmito mi amor?": El poder de las palabras es inmenso!

Todos sentimos que de alguna forma no podemos hacer una de las celebraciones mas lindas: transmitir el cariño y el apoyo a través de los abrazos. Nuestra cultura es una cultura de “contacto físico": los abrazos reconfortan y nos dan fuerzas. Pero mientras aprendemos como abrazarnos de forma tal de estar protegidos (con máscaras, manos lavadas y demás), tenemos la posibilidad de reforzar algo que es mágico, y a veces en esta vida tan rápida se nos olvida: el valor de las palabras que alientan y fortalecen. Cuando le decimos a alguien con palabras CUANTO lo queremos y porque, el valor de eso es muchísimo mas poderoso y duradero que un abrazo. Aprender a manifestar el amor en voz alta es super importante, y estos tiempos nos presenta la oportunidad perfecta para practicar esto más y más.

“Ya, que sea lo que Dios quiera. ¡Yo sigo mi vida como antes"!: El fatalismo y el negativismo son síntomas de desesperación, no consejos a seguir

A veces cuando sentimos que no podemos controlar muchos aspectos de nuestra vida, nos rendimos, y dejamos de hacer lo que nos han recomendado para cuidarnos porque nos sentimos sobrepasados por esas reglas o pasos a seguir. Nos inunda el pesimismo y entonces, no hacemos nada para tratar de solucionar un problema.  ¡No es así! Esa sensación es solo la muestra de falta de esperanza, no se deje engañar, usted SI puede hacer una diferencia y protegerse de esta pandemia, aunque tenga que ir a trabajar. TODOS podemos protegernos, y lo que es mas importante, a toda nuestra familia y comunidad.

La incertidumbre es aterradora, pero saber que no estamos solos para resolverlo nos consuela. Cualquier individuo solo es vulnerable, pero unidos somos más fuertes que la combinación de cada una de nuestras fortalezas individuales. Todos podemos turnarnos entre obtener fuerza de los demás y ser una fuente de fortaleza para otros. ¡Pasaremos por esto cuando logremos estar unidos!

Si este artículo le ha parecido beneficioso, descargue un capítulo exclusivo en línea y sin costo (en inglés) del nuevo libro del Dr. Ginsburg, Fomentando resiliencia en niños y adolescentes: dándole a los niños raíces y alas, 4.a edición (en inglés). Este incluye información ampliada sobre cómo fomentar la resiliencia durante esta pandemia, con una guía sobre cómo crear un refugio seguro dentro de su hogar, ser una fuente de tranquilidad para otros y encontrar esperanza para un futuro mejor

NOTA DEL EDITOR
Estamos muy agradecidos con el Dr. Kenneth R. Ginsburg, MD, MS Ed, FAAP y la Dra. María Verónica Svetaz MD, MPH por la traducción y adaptación cultural del texto original en inglés con el fin de llegarle de manera especial a nuestros lectores hispanohablantes en estos momentos tan difíciles que atravesamos durante la pandemia.​​

Información adicional:

Sobre el Dr. Ginsburg

Ken Ginsburg, MD, MS Ed, FAAP es autor del libro de la AAP,  Building Resilience in Children and Teens, 4th Edition (en inglés), que será publicado el 26 de mayo de 2020. Él practica la medicina para adolescentes en el Hospital Infantil de Filadelfia y es profesor de Pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania. Dirige los Servicios de Salud en la Covenant House en Pensilvania, donde sirve a los jóvenes de Filadelfia que están sufriendo por falta de hogar, y también es el director y fundador del Centro de Comunicaciones entre Padres y Adolescentes. Creador de la herramienta multimedia de la AAP titulada, Reaching Teens: Strength-Based, Trauma-Sensitive, Resiience-Bulding Communication Strategies Rooted in Positive Youth Development (en inglés) que prepara a los profesionales a ser los adultos que los jóvenes merecen en sus vidas.​


 

Última actualización
8/18/2020
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2020)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos