Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Dieta baja en FODMAP para niños: ¿de qué se trata?

Por Bruno P. Chumpitazi, MD, MPH, FAAP y Ann R. McMeans, MS, RD, LDN

Lo que comemos puede tener un gran impacto en nuestra salud en general. Si tiene un hijo con síndrome del intestino irritable (SII), usted sabe que ciertos alimentos parecen desencadenar sus síntomas digestivos. Es posible que su pediatra le haya recomendado que su hijo pruebe una dieta baja en FODMAP. Pero, ¿qué son los FODMAP? ¿Y de qué se trata esta dieta?

Cómo comprender qué son los FODMAP

FODMAP significa oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables. Estos son azúcares (carbohidratos) que se encuentran en una amplia variedad de alimentos que comemos con frecuencia. Los azúcares FODMAP incluyen:

  • Oligosacáridos: fructanos y galactooligosacáridos (GOS)

  • Disacáridos: lactosa

  • Monosacáridos: fructosa

  • Polioles: sorbitol y manitol

Los FODMAP pueden causar problemas digestivos en algunas personas, especialmente aquellas con IBS. Esto se debe a que los científicos han descubierto que nuestro intestino delgado no absorbe ni digiere muy bien a los FODMAP. Esto hace que entre más agua al intestino. Luego, cuando los azúcares FODMAP llegan al colon, crean más gas.

Todo este exceso de líquido y gas puede provocar síntomas como:

  • Molestia abdominal

  • Dolor abdominal

  • Calambres

  • Flatulencia

  • Hinchazón

  • Diarrea

  • Estreñimiento

Los FODMAP no son insalubres ni malos. Solo tienen el potencial de empeorar los síntomas en personas con sistemas digestivos sensibles, como aquellos con SII.

Contenido de FODMAP en los alimentos

Hay muchos alimentos con alto contenido de FODMAP. Esta tabla ofrece una lista de algunos de los más comunes, así como las alternativas que los niños pueden comer mientras están a dieta. Sin embargo, de ninguna manera es una lista completa. Recomendamos que los niños trabajen con un nutricionista registrado cuando sea posible.


Tipos de FODMAP


Alimentos ricos en FODMAP


Alternativas bajas en FODMAP

Fructosa

Jarabe de maíz con alto contenido de fructosa (utilizado en muchos alimentos/bebidas), melaza, miel, manzanas, peras, mora, mango, jugos de frutas, jarabe de agave

Uvas, fresas, melón, naranjas, piña, banana, arándanos, jarabe de arce, jarabe de arroz

Lactosa

Leche de vaca, yogur elaborado con leche de vaca, nata espesa, mitad y mitad; pudín, natillas, cualquier producto con leche como ingrediente principal

La mayoría de los quesos con moderación (1 a 2 onzas por día); leche y yogur sin lactosa

Sorbitol y manitol

Aguacate, manzanas, nectarinas, melocotones, caramelos y chicles sin azúcar, sandía, champiñones, coliflor, peras, mazorcas de maíz entero

Caramelos y chicles hechos con sacarosa o almidón; sacarosa en alimentos y bebidas

Fructanos y GOS

Ajo, cebolla, trigo (pan, pasta), frijoles, anacardos, falafel, lentejas cocidas, pistachos, hummus, leche de coco

Mantequilla de maní, lentejas enlatadas (limitado), algunos frutos secos en cantidades restringidas


Dieta baja en FODMAP

Esta dieta a menudo se denomina simplemente dieta FODMAP. Pero técnicamente, es una dieta baja en FODMAP. Eso es porque se enfoca en limitar la ingesta de alimentos con alto contenido de FODMAP. La dieta incluye tres fases y fue creada en Australia específicamente para personas con SII, un problema común tanto en niños como en adultos. Su pediatra puede recomendar una dieta baja en FODMAP si su hijo tiene SII. Las investigaciones han demostrado que esta dieta ha ayudado a muchos adultos y niños con SII a controlar sus síntomas.

Debido a que la dieta baja en FODMAP es tan restrictiva, no es para personas que de otro modo están sanas. Su hijo solo debe seguir esta dieta si se lo ha recomendado su médico. Recomendamos trabajar con un nutricionista registrado mientras su hijo sigue esta dieta. Su pediatra puede sugerir uno o puede encontrar uno en el sitio web de la Academia de Nutrición y Dietética (en inglés).

Esto es lo que puede esperar en las tres fases de esta dieta.

Fase 1: Eliminación

En la primera fase, su hijo deja de comer alimentos con alto contenido de FODMAP durante 2 a 6 semanas. A menudo recomendamos 2 semanas porque puede ser difícil seguir una dieta tan restrictiva. Al final de esta fase, debe saber si la dieta ayuda a aliviar los síntomas de su hijo.

Tenga en cuenta que no todas las personas que prueban la dieta baja en FODMAP tienen alivio de los síntomas. Es posible que deba trabajar con el pediatra de su hijo para encontrar otras opciones si la dieta no ayuda.

Fase 2: Reintroducción

Pasará a la segunda fase si los síntomas de su hijo han mejorado. En esta fase, volverá a introducir alimentos con alto contenido de FODMAP en la dieta de su hijo. Recomendamos reintroducir un FODMAP a la vez, por ejemplo, lactosa, generalmente durante tres días. Esto le permite a su hijo saber cuál de los FODMAP está causando síntomas. Si los problemas digestivos (dolor, gases, etc.) comienzan de nuevo después de reintroducir un tipo de FODMAP, retírelo de su dieta.

Es posible que desee tomar un descanso si los síntomas de su hijo empeoran con un FODMAP antes de reintroducir otro. También es una buena idea llevar un diario de alimentos durante este tiempo para hacer un seguimiento de lo que come su hijo y cómo reacciona.

El objetivo de esta fase es ayudarle a identificar qué alimentos puede tolerar su hijo y cuáles le causan problemas digestivos. Si necesita tomar descansos entre la reintroducción de los tipos de FODMAP, esta fase puede demorar hasta un mes.

Fase 3: Personalización

Una vez que haya descubierto qué alimentos causan síntomas digestivos, puede personalizar la dieta según las necesidades de su hijo. En esta fase, hará que su hijo limite o evite por completo los tipos de FODMAP que le causan problemas. Su hijo puede disfrutar de los demás sin preocuparse por la reaparición de sus síntomas.

Riesgos de la dieta FODMAP

Los riesgos de una dieta baja en FODMAP son no obtener suficientes nutrientes o calorías. Para los niños en crecimiento, esto es una preocupación. Por esa razón, es una buena idea trabajar con un nutricionista registrado para elaborar una dieta saludable para su hijo durante las tres fases. Esto ayudará a reducir estos riesgos nutricionales.

Curiosamente, nuestra investigación inicial sugiere que los niños con SII suelen comer una dieta pobre, similar en realidad a la que comen los niños sanos. Pero los niños con SII que trabajan con un nutricionista registrado para seguir una dieta baja en FODMAP tienen alguna mejoría inicial, incluso en la primera fase, en la calidad general de su dieta.

Su hijo no debe probar una dieta baja en FODMAP si tiene un trastorno alimentario o si ya está siguiendo una dieta especializada.

Puede obtener más información sobre la dieta baja en FODMAP, tomar cursos en línea y encontrar recetas en el sitio web de la Monash University (en inglés), donde se creó la dieta. También cuenta con una aplicación que le brinda recomendaciones de alimentos bajos en FODMAP y le permite buscar alimentos.

Recuerde

Si tiene alguna inquietud acerca de la salud digestiva de su hijo, hable con su pediatra.

Sobre el Dr. Chumpitazi

Bruno Pedro Chumpitazi, MD, MPH, FAAP, es gastroenterólogo pediátrico certificado por la junta, profesor asociado de pediatría en el Baylor College of Medicine y director del Programa de Neurogastroenterología y Motilidad del Texas Children's Hospital. Desde el principio de su formación médica, le llamó la atención lo comunes que eran ciertos trastornos de la interacción intestino-cerebro, como el síndrome del intestino irritable y la morbilidad asociada con ellos. El Dr. Chumpitazi ha dedicado su carrera académica a aplicar las técnicas más efectivas, de vanguardia y multidisciplinarias para ayudar a los niños con trastornos de la interacción intestino-cerebro (DGBI), como el síndrome del intestino irritable y otros trastornos gastrointestinales. La investigación científica de su grupo se centra en comprender la razón detrás de los síntomas inducidos por los alimentos en niños con DGBI para brindar un tratamiento personalizado.

Sobre la Sra. McMeans

Ann McMeans, MS, RD, LDN, ha sido dietista investigadora durante más de 20 años y ha trabajado para el Baylor College of Medicine en el Texas Children's Hospital. Antes de hacer la transición a la investigación en nutrición pediátrica, Ann era dietista clínica pediátrica en el Texas Children's Hospital. Ann participa en investigaciones en el Centro de Investigación de Nutrición Infantil del USDA y el Centro de Investigación Clínica del Hospital de Niños de Texas. Sus actividades de investigación más recientes incluyen múltiples estudios que involucran la dieta baja en FODMAP en la población pediátrica y varios estudios de provocación por alergia alimentaria oral. Fue la presidenta 2018-2019 de la Asociación Nacional para la Investigación en Nutrición.

Última actualización
11/16/2021
Fuente
American Academy of Pediatrics Section on Gastroenterology, Hepatology and Nutrition (Copyright © 2021)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos