Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Terapia de conducta para niños con TDAH

​La mayoría de los expertos recomiendan usar medicamentos junto con terapia conductual para el tratamiento del TDAH. A esto se le llama un enfoque de tratamiento multimodal.

Existen muchas formas de terapia conductual, pero todas tienen un objetivo común: cambiar el entorno físico y social del niño para ayudarlo a mejorar su comportamiento.

Dentro de este enfoque, los padres, maestros y otras personas a cargo del cuidado del niño aprenden mejores maneras de trabajar y relacionarse con el niño que tiene un TDAH. Usted aprenderá cómo establecer reglas y aplicarlas, ayudar a su hijo a comprender lo que necesita hacer, usar la disciplina con eficacia y estimular el buen comportamiento. El resultado será que su hijo aprenderá mejores maneras de controlar su comportamiento y usted aprenderá a ser más consecuente.

La tabla a continuación muestran técnicas específicas de la terapia conductual que pueden ser eficaces para niños con TDAH.

/SiteCollectionImagesArticleImages/Behavior-Techniques-Chart-Spanish.jpg

La terapia conductual reconoce los límites que el TDAH impone en los niños. Se centra en cómo las personas y los lugares importantes en la vida del niño pueden adaptarse para estimular un buen comportamiento y desalentar el comportamiento indeseado. Es diferente de la terapia de juego o de otras terapias que se centran principalmente en el niño y sus emociones.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a controlar su comportamiento?

Al ser los principales encargados del cuidado del niño, los padres desempeñan una función muy importante en la terapia conductual. La capacitación para padres está disponible para ayudarlo a obtener más información sobre el TDAH y sobre maneras específicas y positivas de responder a los comportamientos del tipo de TDAH. Esto ayudará a su hijo a mejorar. En muchos casos, las clases de formación con otros padres serán suficientes, pero con niños más difíciles, es posible que se necesite trabajar con un asesor/orientador en forma individual.

Cuidarse usted mismo también ayudará a su hijo. Ser padre o madre de un niño con TDAH puede ser difícil y cansador. Puede poner a prueba los límites de incluso los mejores padres. La capacitación para padres y los grupos de apoyo formados por otras familias que hacen frente al TDAH pueden ser una gran fuente de ayuda. Aprenda técnicas de control del estrés para poder responderle a su hijo con calma. Busque asesoramiento si se siente abrumado o desesperanzado.

Pídale ayuda a su pediatra para encontrar capacitación para padres, asesoramiento y grupos de apoyo en su comunidad. Se incluye información adicional al final de este artículo.

Consejos para ayudar a su hijo a controlar su comportamiento

  • Elabore un programa diario que su hijo deba cumplir. Intente que su hijo se despierte, coma, se bañe, vaya a la escuela y se acueste a la misma hora todos los días.

  • Limite las distracciones. La música a alto volumen, los juegos en la computadora y la televisión pueden excitar demasiado a su hijo. Establezca como regla que el televisor o la música estén apagados a la hora de las comidas y mientras su hijo hace las tareas. No coloque un televisor en el dormitorio de su hijo. Cuando sea posible, evite llevar a su hijo a lugares que pueden ser demasiado estimulantes, como centros comerciales muy concurridos.

  • Organice su casa. Si su hijo tiene lugares específicos y lógicos para guardar el trabajo escolar, los juguetes y la ropa, habrá menos probabilidades de que los pierda. Destine un lugar cerca de la puerta de entrada para la mochila de la escuela, de manera que su hijo pueda recogerla al salir de la casa.

  • Recompense el comportamiento positivo. Dígale palabras afectuosas, abrácelo o dele pequeños premios por lograr metas de manera oportuna o por el buen comportamiento. Elogie y recompense los esfuerzos de su hijo por prestar atención.

  • Defina metas pequeñas que puedan alcanzarse. Aspire a un progreso lento en lugar de a resultados instantáneos. Asegúrese de que su hijo comprenda que puede dar pequeños pasos para aprender a controlarse.

  • Ayude a su hijo a mantenerse enfocado en la actividad que está realizando. Use cuadros y listas de verificación para hacer un seguimiento del progreso en las tareas o los quehaceres. Use instrucciones breves. Ofrezca recordatorios frecuentes y amistosos.

  • Limite las opciones. Ayude a su hijo a aprender a tomar buenas decisiones ofreciéndole 2 o 3 opciones por vez.

  • Busque actividades en las que su hijo pueda tener éxito. Todos los niños necesitan experimentar el éxito para sentirse bien con ellos mismos.

  • Use disciplina calmada. Use consecuencias, como “tiempo fuera” (aislamiento), retirar al niño de la situación o distracción. Algunas veces es mejor simplemente ignorar el comportamiento. El castigo físico, como las palmadas o los golpes, no es útil. Hable sobre el comportamiento de su hijo con él cuando ambos estén tranquilos.

  • Establezca un buen sistema de comunicación con el maestro de su hijo de manera de poder coordinar sus esfuerzos y supervisar el progreso de su hijo.

Información adicional:


Última actualización
1/24/2017
Fuente
Understanding ADHD: Information for Parents About Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder (Copyright © 2007 American Academy of Pediatrics, Updated 6/2016)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest