Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

8 mitos e ideas falsas sobre el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

​Ha circulado mucha información errónea acerca del TDAH y sus causas, diagnóstico y tratamiento en las últimas décadas. A continuación, exponemos varios conceptos incorrectos acerca del trastorno y aclaramos las razones.

  1. "Mi hijo en edad preescolar es muy pequeño para tener TDAH". Muchos padres creen que el TDAH es un problema de los niños en edad escolar. Pero, de hecho, los síntomas del TDAH y el diagnóstico de la afección pueden ocurrir en los años preescolares. A veces, incluso los médicos tienen dificultad para diferenciar el comportamiento "normal" del comportamiento que sugiere TDAH en un niño en edad preescolar. Si bien un niño pequeño puede tener normalmente características de comportamiento hiperactivo o impulsivo, estas también pueden ser síntomas de TDAH. Un pediatra evaluará la intensidad de estos comportamientos en un niño en edad preescolar para ayudar a hacer el diagnóstico. El trastorno por déficit de atención e hiperactividad se diagnostica cuando estos problemas llegan al punto en que interfieren de manera significativa y constante con la vida, el desarrollo, la autoestima y el funcionamiento general del niño en edad preescolar.

  2. "Solo es perezoso y está desmotivado". Esta suposición es una respuesta común al comportamiento de un niño que tiene TDAH. Un niño al que le resulta casi imposible estar concentrado en la clase o completar una tarea larga como escribir un ensayo largo, puede intentar guardar las apariencias actuando como si no quisiera hacerlo o como si fuera muy perezoso. Este comportamiento puede parecer pereza o falta de motivación, pero proviene de una dificultad real para funcionar. Los niños quieren tener éxito y recibir halagos por su buen trabajo.  Si tales tareas fueran sencillas de lograr para los niños con TDAH y si recibieran comentarios gratificantes, estos niños se mostrarían tan motivados como todos los demás.

  3. "Es un niño difícil, o tiene la cabeza en otra cosa, pero es normal. Hoy en día no dejan que los niños sean niños". Es cierto que todos los niños son impulsivos, activos y prestan poca atención en algunos momentos, a veces hasta un extremo. Un niño con TDAH, sin embargo, es más que «difícil» para sus padres y maestros, o es más que simplemente «tiene la cabeza en otra cosa» y se pierde en sus pensamientos. Su hiperactividad o falta de atención constituyen una discapacidad de funcionamiento a diario real. Es decir, impide sistemática y seriamente la capacidad de tener éxito en la escuela, ajustarse a las rutinas de la familia, seguir las normas de la casa, mantener amistades, interactuar de manera positiva con los familiares, evitar lesiones o manejar de otra manera su entorno. Como aprenderá más adelante, la clara discapacidad funcional es lo que los pediatras observan al diagnosticar TDAH y recomendar tratamiento.

  4. "El tratamiento para el TDAH lo va a curar. El objetivo es dejar los medicamentos lo antes posible". El trastorno por déficit de atención e hiperactividad es una afección crónica que con frecuencia no se cura totalmente, sino que cambia con el tiempo. Muchos adolescentes mayores y adultos pueden organizar sus vidas y usar técnicas que les permiten dejar el tratamiento médico, si bien muchos continúan con varias formas de tratamiento y apoyo durante toda su vida. Dependiendo de las circunstancias y demandas, a medida que la persona madura puede seguir o no con los medicamentos u otros tratamientos para el TDAH en diferentes momentos, incluso en la vida adulta. El objetivo real es funcionar bien en cada etapa de la niñez y adolescencia, y como adulto, en vez de dejar alguno o todos los tratamientos lo antes posible.

  5. "Se concentra en videojuegos por horas. No puede tener TDAH". Para la mayoría, el TDAH presenta problemas con las tareas que requieren atención por largos períodos de tiempo, no tanto actividades que sean muy interesantes o estimulantes. La escuela puede ser especialmente difícil para una persona con TDAH porque la forma de conferencia típica de una clasa, a diferencia de un videojuego, puede ser relativamente poco estimulante en términos visuales, sonoros y de actividad física. Las tareas pueden ser largas y requerir de razonamiento y esfuerzo organizado, y la rutina diaria puede ser menos estructurada y predecible que la que un niño con TDAH podría necesitar. La mayoría de los niños con TDAH se diagnostican en los años escolares precisamente porque las demandas académicas, sociales y de comportamiento durante estos años son muy difíciles para ellos. Puede parecer que las dificultades que tales niños tienen son a causa de la escuela (y, ciertamente, se debe considerar esa posibilidad), pero es más probable que sea un resultado del esfuerzo del niño de manejar ese entorno. Otras situaciones que pueden ser problemáticas para los niños con ADHD incluyen interacciones sociales, con el intercambio sutil y constante de información emocional y social; deportes que requieran un grado alto de enfoque o concentración; y actividades extracurriculares que les exigen estar quietos, escuchar o esperar su turno durante períodos largos de tiempo.

  6. "El TDAH es consecuencia de la falta de disciplina de los padres". El trastorno por déficit de atención e hiperactividad no es el resultado de poca disciplina, aunque los comportamientos que se derivan del TDAH pueden exigir otros estilos de crianza eficaces. Sin embargo, establecer límites de manera incoherente y otras prácticas de crianza ineficaces pueden empeorar su expresión. Encontrará varias técnicas de crianza comprobadas que pueden ayudar a los niños con TDAH a controlar su comportamiento.

  7. "Si, después de una evaluación cuidadosa, un niño no recibe el diagnóstico de TDAH, no necesita ayuda". El trastorno por déficit de atención e hiperactividad se diagnostica de manera progresiva, lo que significa que un niño puede presentar varios tipos de comportamientos tipo TDAH pero no hasta el punto de tener el diagnóstico de TDAH. Esto no significa que no necesite ayuda a superar los problemas que tiene. La familia de un niño que no cumpla con los criterios del TDAH, pero tenga problemas similares pueden recibir asesoramiento pediátrico, educación acerca de la gama de comportamientos normales según el desarrollo, herramientas para manejar el comportamiento en el hogar, recomendaciones para manejar el comportamiento en la escuela, intervenciones para mejorar las habilidades sociales y ayuda para manejar el flujo de tareas y ayuda con la organización y planificación.

  8. "Los niños con TDAH superan esta afección". Los padres y muchos médicos creyeron alguna vez que a medida que los niños con TDAH entran a la adolescencia y luego pasan a la adultez dejan de tener el problema. Pero estudios recientes han demostrado que algunos aspectos del TDAH pueden seguir en la vida adulta en hasta el 85 % de estos niños. Algunos adultos podrán seguir beneficiándose del uso de medicamentos para el TDAH por el resto de sus vidas. Otros han demostrado mejorías que les permiten dejar los medicamentos, dependiendo de la ocupación que elijan y de su capacidad de tener éxito en las relaciones y otras actividades sociales. Independientemente de las circunstancias del adulto en particular, se pueden hacer ajustes en su entorno, aprovechar al máximo sus puntos fuertes y llevar una vida adulta muy productiva, incluso cuando siguen sufriendo ciertos aspectos del TDAH.

Información adicional:

Última actualización
1/17/2019
Fuente
ADHD: What Every Parent Needs to Know (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos