Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Medicamentos y tratamientos comunes para niños con TDAH

Para la mayoría de los niños, los medicamentos con estimulantes son una forma segura y eficaz de aliviar los síntomas del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).  Así como los anteojos ayudan a las personas en enfocar sus ojos para ver, estos medicamentos ayudan a los niños con TDAH a enfocar sus pensamientos mejor y a ignorar distracciones. Esto les ayuda a poner mejor atención y a controlar su comportamiento.

Los estimulantes se pueden usar solos o combinados con terapia de conducta para tratar niños con TDAH

Los estudios demuestran que cerca de un 80 % de los niños con TDAH que son tratados con estimulantes mejoraran de gran manera una vez que se determina el medicamento y la dosis correcta.

Dos formas de estimulantes que están disponibles:

  • Los medicamentos de liberación inmediata (corto efecto) por lo general se toman cada 4 horas, si es necesario y son los medicamentos más baratos.

  • Los medicamentos de liberación prolongada/extendida (efecto intermedio y de larga duración) por lo general se toman una vez en la mañana y de esta forma no tienen que tomar medicamentos en la escuela. Las cápsulas de este medicamento que contienen gránulos (micro-esferas) se pueden destapar y espolvorear (rociar) en los alimentos para los niños que se les dificulta tragar tabletas o pastillas.

Se pueden usar medicamentos sin estimulantes cuando los estimulantes no funcionan o causan efectos secundarios molestos.

¿Qué medicamento es mejor para mi niño?

Puede tomar algún tiempo para determinar cuál es el mejor medicamento, dosis y horario para su niño. Puede que su niño tenga que probar diferentes tipos de estimulantes y otros medicamentos. Algunos niños responde a un tipo de estimulante y no a otro.

  • ¿Cuál es la dosis? La cantidad de medicamento (dosis) que su niño necesita también podría ser ajustada. La dosis no se basa solamente en su peso. Su pediatra variará la dosis con el tiempo para lograr mejores resultados y controlar los posibles efectos secundarios.

  • ¿Cuándo hay que darla? El horario del medicamento también puede ser ajustado dependiendo del objetivo fijado. Por ejemplo, si el objetivo es el alivio de los síntomas especialmente en la escuela, su niño podría solo tomar el medicamento en los días que asiste a la escuela.

  • ¿Está funcionando? Es importante que su niño tenga controles médicos regulares para monitorear cómo está funcionando el medicamento y evaluar los posibles efectos secundarios.

¿Qué efectos secundarios pueden causar los estimulantes?

Los efectos secundarios se presentan en algunas ocasiones. Estos tienden a suceder al principio del tratamiento y por lo general son leve y duran poco tiempo, pero en casos  atípicos pueden prolongarse o ser más severos.

Los efectos secundarios más comunes incluyen:

  • Disminución del apetito/adelgazamiento

  • Problemas del sueño

  • Aislamiento social

Algunos efectos secundarios menos comunes incluyen:

  • Efecto rebote (aumento de actividad o mal humor cuando el medicamento pierde se efecto)

  • Movimientos pasajeros de los músculos o sonidos llamados tics

  • Pequeños retrasos del crecimiento

Los mismos problemas del sueño no existen para la atomoxetina, pero al principio podría ponerlo soñoliento o causarle problemas estomacales. Se han presentado casos menos frecuentes donde se necesita cesar la atomexetina debido a daño hepático. Es muy raro que la atomoxetina cree pensamientos suicidas. Guanfacina puede causar somnolencia, fatiga o disminución de la presión arterial.

La mayoría de los efectos secundarios se pueden aliviar así:

  • Cambiando  la dosis del medicamento

  • Ajustando del horario del medicamento

  • Usando un estimulante diferente o probando un medicamento sin estimulantes

Se requiere que esté en contacto constante con su pediatra hasta que se determinen el mejor medicamento y dosis para su niño. Después de esto, es importante seguir con un monitoreo periódico con el médico para mantener los mejores resultados. Para monitorear los efectos del medicamento, su pediatra probablemente le pedirá a usted y al maestro de su niño que llenen formularios con escalas para la evaluación de la conducta, determinará cambios en los objetivos fijados para su niño, observará cualquier efecto secundario presente, hará un control sobre el peso, la estatura, el pulso y la presión arterial del niño.

Puede que los estimulantes, atomoxina y guafacina no sea una opción para los niños que están tomando otros medicamentos o que tienen ciertas afecciones, tales como una enfermedad cardíaca congénita.

Más de la mitad de los niños que sufren de trastornos de tics, tales como el síndrome de Tourette, también sufren de TDAH.

El síndrome de Tourette es una afección hereditaria asociada con tics frecuentes y sonidos vocablos poco usuales (extraños). El efecto de los estimulantes en los tics no es predecible, aunque la mayoría de los estudios indican que los estimulantes son seguros para los niños con TDAH y con trastornos de tics en muchos casos. También es posible utilizar atomoxetina o guanfacina en los  con TDAH y con el síndrome de Tourette.

¿Los niños se drogan cuando toman medicamentos con estimulantes?

 Si los medicamentos se toman de acuerdo con las indicaciones del médico, no hay evidencia de que los niños se droguen con estimulantes tales como el metilfenidato y las anfetaminas. En dosis terapéuticas, estas drogas no sedan o  producen un efecto tranquilizante en los niños ni aumentan el riesgo de adicción.

Los estimulantes están clasificados como estupefacientes de la Lista II por La Administración para el Control de Drogas de los Estados Unidos) debido a que existe un potencial de abuso para esta clase de medicamentos. Si su niño está tomando este medicamento, se aconseja supervisar su uso muy de cerca. Atomoxetina y guanafacina no están en la Lista II de estupefacientes debido a que no presentan potencial de abuso, incluso para los adultos.

¿Son los medicamentos con estimulantes drogas de iniciación que pueden conducir al abuso del alcohol o de las drogas?

Las personas con TDAH son por naturaleza impulsivas y tienden a tomar riesgos. Pero los pacientes con TDAH que están tomando estimulantes no corren un riesgo más alto y en realidad tienen menor riesgo de consumir otras drogas. Los niños y adolescentes que sufren de TDAH y que también tienen afecciones coexistentes pueden correr mayor riesgo de abuso del consumo de drogas y del alcohol, independientemente del medicamento que toman. Lea el artículo: TDAH y el abuso de sustancias: Una conexión que los padres deben conocer.

Tratamientos que no han sido comprobados:

No existe evidencia científica que verifique que los siguientes métodos funcionan y por esta razón no son recomendados.

  • Mega vitaminas y suplementos minerales

  • Medicamento anti-mareo (para el tratamiento del oído interno)

  • Tratamiento para la infección candidiasis (levadura)

  • Retroalimentación por electroencefalograma (entrenamiento para aumentar la actividad de las ondas cerebrales)

  • Kinesiología aplicada (reajuste de los huesos del cráneo)

  • Reducción del consumo de azúcar

  • Terapia visual optométrica (afirma que el movimiento errado y la sensibilidad de los ojos causa problemas de comportamiento)

Comuníquele siempre al pediatra cualquier terapia alternativa, suplementos o medicamentos que su niño está usando.  Estos podrían interactuar con otros medicamentos recetados, lo que podría hacerle daño al niño.

Información adicional:

Última actualización
9/30/2019
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright @ 2019)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos