Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

¿Cuándo es un dolor de garganta una infección más grave?

 ‭(oculto)‬ Editor de contenido

​Por: Nicole Bentley, MD y Caroline Paul, MD, FAAP

Los dolores de garganta son comunes en los niños. Sin embargo, puede ser difícil saber cuando su hijo tiene un dolor de garganta que se va a curar por sí solo, o uno provocado por una infección más grave.

La siguiente es información acerca de infecciones comunes que pueden incluir dolor de garganta.

El resfriado común

Con frecuencia, los dolores de garganta son a causa de infecciones virales como el resfriado común. Estas enfermedades aparecen más comúnmente durante el invierno, pero pueden suceder durante todo el año. Además del dolor de garganta y de la garganta irritada, un virus de resfriado puede provocar fiebre, goteo nasal y tos. Los antibióticos no alivian los dolores de gargantas causados por virus. Estas infecciones usualmente mejoran sin medicamentos en 7 a 10 días. La mejor manera de tratar un resfriado y un dolor de garganta es mantener a su hijo cómodo y asegurarse de que tome suficiente líquido y que descanse.

Enfermedad de las manos, pies y boca

La enfermedad de las manos, pies y boca la causa una familia de virus llamados enterovirus. Esta infección se contagia con frecuencia entre niños pequeños durante el verano y el otoño, aunque puede haber casos durante todo el año. Los primeros síntomas pueden incluir fiebre y dolor de garganta o dolor en la boca, seguido por un sarpullido que parece una mezcla de ampollas y bultos (granos) rojos pequeños, particularmente en las manos, pies, nalgas y alrededor de la boca. Se pueden formar ampollas y llagas en la boca y la garganta, y es posible que tragar sea doloroso. Como con otros virus, los antibióticos no ayudarán con este tipo de dolor de garganta. Su pediatra puede recomendarle acetaminofén o ibuprofeno para la fiebre y el dolor, con líquidos y descanso en casa hasta que se curen las ampollas.

Amigdalitis estreptocócica

La amigdalitis estreptocócica es una infección causada por la bacteria Streptococcus pyogenes. Se ve más comúnmente en niños de 5 a 15 años de edad, usualmente durante el invierno y al inicio de la primavera. Solo del 20 % al 30 % de las infecciones de garganta en los niños en edad escolar son por causa de la amigdalitis estreptocócica. Los síntomas incluyen dolor de garganta, pus en las amígdalas, dificultad para tragar y ganglios inflamados. Los niños también pueden sentir dolores de cabeza, dolores de estómago y presentar un sarpullido con textura de papel de lija en el cuerpo. La tos y el goteo nasal NO son síntomas típicos de la amigdalitis estreptocócica en niños más grandes. La amigdalitis estreptocócica es muy poco frecuente en bebés y niños pequeños. Cuando tienen amigdalitis estreptocócica, sin embargo, los síntomas pueden ser diferentes. Su pediatra le recetará antibióticos para la amigdalitis estreptocócica.  

¿Por qué es importante saber la diferencia?

La causa de los dolores de garganta en los niños usualmente es por infecciones virales, que no mejoran con antibióticos y se curan solas. Los niños con amigdalitis estreptocócica también se pueden recuperar sin antibióticos. Sin embargo, los antibióticos pueden acelerar el tiempo de recuperación, reducir la capacidad de contagio y el riesgo de sufrir ciertas complicaciones por la amigdalitis estreptocócica. Las complicaciones más importantes que se deben evitar incluyen la fiebre reumática aguda, una enfermedad que puede perjudicar el corazón y las articulaciones. Los antibióticos son importantes para tratar las infecciones bacterianas como la amigdalitis estreptocócica pero tienen sus propios riesgos, tales como la diarrea, infecciones por levadura, reacciones alérgicas y el desarrollo de resistencia a los antibióticos. Por eso es importante saber cuándo son necesarios los antibióticos en caso de dolores de garganta.

Dolor de garganta: diagnóstico y tratamiento

Su pediatra puede diagnosticar un dolor de garganta causado por un virus después de examinar a su hijo y descartar una infección bacteriana. La mejor manera de tratar un dolor de garganta causado por un virus es mantener a su hijo cómodo y asegurarse de que tome suficiente líquido y descanse. Su pediatra puede recomendarle acetaminofén o ibuprofeno para la fiebre y el dolor. Para la enfermedad de las manos, pies y boca, que es muy contagiosa, su hijo debería quedarse en casa hasta que las ampollas empiecen a sanar.

Si su pediatra le preocupa una posible infección de amigdalitis estreptocócica, puede hacer un frotis (tomar una pequeña muestra) de la parte posterior de la garganta para analizar. La mayoría de las clínicas pediátricas pueden hacer una prueba estreptocócica rápida, con un resultado a los 10-15 minutos y pueden detectar la mayoría de los casos de amigdalitis estreptocócica. Si esta prueba es negativa, el pediatra puede enviar una muestra a un laboratorio donde harán un cultivo de la bacteria. Si alguna de las pruebas da positiva, se le puede diagnosticar amigdalitis estreptocócica a su hijo. Si ambas pruebas son negativas, su hijo no tiene amigdalitis estreptocócica.

Cómo prevenir las enfermedades que causan dolor de garganta

Los virus y las bacterias que causan dolor de garganta se contagian entre las personas a través de las gotitas (condensación) de humedad en el aire (de un estornudo o tos) o en las manos de una persona infectada. Las enfermedades se pueden contagiar en las escuelas y en los centros de atención infantil. Algo que dificulta la prevención es que las personas con frecuencia son más contagiosas antes empezar a tener síntomas. Lavarse las manos, cubrirse la tos y los estornudos con un pañuelo de papel o con el antebrazo (en vez de la mano), limpiar los juguetes y no compartir los vasos es la mejor manera de prevenir el contagio de la enfermedad.

Cuándo llamar al pediatra  

Si su hijo se queja de un dolor de garganta que no mejora durante el día, especialmente después de tomar agua, debe llamar al pediatra. Esto es más importante en caso de que haya fiebre, dolor de cabeza, dolor de estómago, babeo (porque le duele tragar) o signos de deshidratación. El pediatra de su hijo puede querer examinarlo para determinar si es necesario hacer una prueba estreptocócica.

Si los resultados son negativos para la amigdalitis estreptocócica o si su pediatra no cree que sea necesario un frotis de la garganta, son buenas noticias. Lo más probable es que su hijo tenga un virus que mejorará con los días. Sin embargo, si sus síntomas no mejoran después de 3 a 5 días, o si presenta otros síntomas como dolor de oído o más fiebre, debe volver a ver al pediatra para determinar si es necesario hacer más pruebas.

Información adicional:

Sobre la Dra. Bentley

Nicole Bentley, MDNicole Bentley, MD, obtuvo su título en Medicina de la Facultad de Medicina Carver de la Universidad de Iowa. Actualmente está terminando un programa de residencia pediátrica en la Universidad de Wisconsin. Después de completar la residencia, piensa practicar la pediatría de atención primaria. Dentro de la American Academy of Pediatrics (AAP), es miembro del Departamento de Pasantes Pediátricos y el grupo local de Wisconsin.


Sobre la Dra. Paul

Caroline Paul, MD, FAAPCaroline Paul, MD, FAAP, es una pediatra y médica de atención primaria de adolescentes en UW Health en Madison, Wisconsin. La Dra. Paul tiene 15 años de experiencia. Obtuvo su título en la Facultad de Medicina Stritch en la Universidad Loyola de Chicago y completó su residencia en el Hospital Infantil de Michigan. También completó una especialización en la Universidad del Estado de Michigan (Michigan State) y escribe acerca de la salud de niños.

Última actualización
12/17/2018
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2018)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos