Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Trastornos obsesivo-compulsivos en los niños

​Una pequeña cantidad de niños se preocupan por pensamientos o acciones repetitivos que, para otras personas, pueden parecer tontos o ilógicos. Estas ideas recurrentes (obsesiones) y acciones reiterativas (compulsiones) son incontrolables y pueden alterar sus vidas y, en última instancia, trastornar el funcionamiento normal de sus familias. Para aproximadamente entre un tercio y la mitad del total de las personas afectadas, el trastorno obsesivo-compulsivo comienza en la infancia y en la adolescencia.

Los niños con conductas obsesivo-compulsivas pueden lavarse las manos o cepillarse los dientes en forma excesiva. Pueden sentir el impulso de revisar las cosas reiteradamente; por ejemplo, asegurarse de haber guardado su tarea escolar o su almuerzo por las mañanas. Tal vez repitan ciertos rituales, quizá entrando y saliendo de una habitación una determinada cantidad de veces. Puede que arreglen y vuelvan a arreglar las cosas en la mesa meticulosamente, que estén preocupados por los gérmenes, la suciedad, los delitos, la violencia, las enfermedades o la muerte de manera excesivamente dramática.

Un médico trató a un niño obsesivo-compulsivo que estaba preocupado con ideas sobre un tornado devastador. Desde los seis años, este pequeño revisaba los mapas climáticos de radares en la televisión y preguntaba constantemente a su madre si había escuchado alguna advertencia de tornado.

La conducta obsesivo-compulsiva de un niño de ocho años comenzó con lavados de manos frecuentes y pronto se incrementó a una ansiedad permanente por los incendios y accidentes. Pasaba entre seis y ocho horas al día revisando los enchufes e interruptores de su casa, lavándose las manos e incurriendo en otras conductas compulsivas.

Incluso siendo tan pequeños, estos niños suelen reconocer que su conducta es extraña. No obstante, si intentan controlarla, suelen verse invadidos por la ansiedad y retoman sus rituales peculiares como forma de alivio. Como saben que su conducta no es normal, a menudo intentan ocultarla de familiares y amigos. Muchos de estos niños tienen estas conductas inusuales durante muchos meses antes de ser descubiertos.

¿Por qué estos jovencitos realizan esos rituales? La mayoría de los niños dicen, simplemente, que no lo saben. Los investigadores que estudian las causas del trastorno obsesivo-compulsivo lo describen como una perturbación neurobiológica que viene de familia (es hereditaria).

Última actualización
11/26/2018
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos