Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Exámenes de la vista

El examen de la vista es una forma muy importante de identificar problemas de visión. Durante un examen, el médico busca enfermedades de los ojos y revisa para determinar si los ojos están funcionando correctamente. Los niños con antecedentes familiares de problemas de visión en la infancia tienen más probabilidades de sufrir problemas de visión.

¿Cuándo le deben examinar los ojos a mi hijos?

La Academia Americana de Oftalmología y la Academia Americana de Pediatría recomiendan que el pediatra les realice exámenes de ojos a los niños a las siguientes edades:

  • Recién nacidos. Es preciso revisar los ojos a todos los bebés para detectar infecciones, defectos, cataratas o glaucoma antes de dejar el hospital. Esto es particularmente cierto en bebés prematuros, bebés que recibieron oxígeno durante un período extendido y bebés con múltiples problemas médicos.

  • A los 6 meses de edad. Como parte de cada visita de control, es preciso revisar la salud de los ojos, el desarrollo de la visión y la alineación de los ojos.

  • Comenzar a la edad de 1 a 2 años. Se puede utilizar los dispositivos con cámaras para la evaluación para empezar a detectar posibles problemas de visión.

  • Entre los 3 y los 4 años de edad. Se deben revisar los ojos y la visión para detectar cualquier anomalía que pudiera causar problemas con desarrollo posterior.

  • De los 5 años de edad en adelante. Es necesario revisar la visión de cada ojo por separado una vez al año. Si se detecta un problema durante los exámenes oftalmológicos de rutina, es probable que el médico de su hijo le diga que lo lleve a ver un oftalmólogo pediátrico. Un oftalmólogo pediátrico es un médico capacitado y con experiencia en el cuidado de los problemas de los ojos en los niños.

Información adicional:

Última actualización
7/28/2016
Fuente
Your Child’s Eyes (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics, Updated 05/2016)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest