Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Asesoramiento previo a la concepción para mujeres con un defecto cardíaco congénito

Si bien el embarazo y el parto suponen un esfuerzo mayor para el corazón, la mayoría de las mujeres con un defecto cardíaco congénito puede tener un embarazo saludable si así lo decide.

Lo ideal sería que las mujeres con esta afección que deseen quedar embarazadas vean a un profesional de asistencia de la salud especializado en defectos cardíacos congénitos antes de quedar embarazadas para determinar los riesgos de complicaciones durante el embarazo.

El asesoramiento previo a la concepción, como se la denomina, permite identificar cualquier problema cardíaco que pudiera requerir tratamiento antes de la concepción y evaluar el riesgo que correría el bebé de nacer con un defecto cardíaco congénito. 

Consulte con un especialista:

Si tiene un defecto cardíaco congénito y está considerando quedar embarazada, debe programar una cita con un cardiólogo congénito. Deberá contarle al cardiólogo congénito si experimenta cualquier síntoma cardíaco, por ejemplo:

  • Falta de aliento

  • Fatiga

  • Dolor en el pecho

  • Mareos

  • Palpitaciones cardíacas (es decir, la sensación de que su corazón tiene aleteos, o late demasiado rápido o demasiado fuerte)

Lleve una lista de todos sus medicamentos a la cita de asesoramiento previa a la concepción para revisarlos. Algunos medicamentos no deben tomarse durante el embarazo. 

Pruebas cardíacas antes de la concepción:

Su médico le realizará una prueba médica especial para ver si su corazón puede controlar las mayores demandas que genera el embarazo. Como mínimo, se le realizará un ecocardiograma, un tipo de ecografía que les permite a los médicos ver un video de su corazón.

En función de sus síntomas y de los resultados de su ecocardiograma, es posible que su médico le realice otras pruebas, como las siguientes:

  • Monitoreo Holter: proporciona una lectura constante de sus latidos cardíacos para que su médico pueda ver si tiene un ritmo cardíaco inusual.

  • Prueba de ejercicio: le muestra a su médico cómo su corazón controla el esfuerzo cuando necesita trabajar más.

  • Resonancia magnética (IRM) cardíaca: otra forma de ver el aspecto de su corazón.

Acerca de la cateterización:

En ocasiones, los resultados de las pruebas muestran que una mujer necesita una cirugía o una cateterización, un tratamiento no quirúrgico para el corazón. La cateterización se realiza insertando un tubo delgado en un vaso sanguíneo del cuello, el brazo o la pierna hasta alcanzar el corazón.

Su médico puede realizarle una cirugía o una cateterización antes del embarazo para tratar una válvula cardíaca dañada, el estrechamiento de un vaso o un aneurisma.

Cómo determinar los riesgos de complicaciones en el embarazo:

Su cardiólogo congénito le otorgará un "puntaje de riesgo" según las probabilidades de que experimente complicaciones cardíacas durante su embarazo. En algunos casos, es posible que su médico le diga que su riesgo de tener un embarazo peligroso es muy alto. En estas situaciones, conversar con sus médicos puede ayudarla a usted y a su pareja a comprender mejor estos riesgos y, también, a considerar otras opciones

Asesoramiento previo a la concepción con otros especialistas:

Pídale a su cardiólogo congénito que la ayude a encontrar otros especialistas médicos que puedan ayudarla a tomar decisiones sobre su embarazo y parto.

  • Especialista en medicina maternofetal: también llamado "obstetra de alto riesgo", tiene experiencia en proporcionar asistencia a mujeres con defectos cardíacos congénitos. 

  • Asesor genético: revisa su historial médico y puede realizarle pruebas para analizar el riesgo de que su bebé padezca un defecto cardíaco congénito. En general, un bebé cuya madre o cuyo padre padece de esta afección tiene una probabilidad un poco mayor (aproximadamente un 5 % más) de nacer con este defecto.

  • Anestesiólogo: puede hablar con usted acerca de las opciones de anestesia para el trabajo de parto y el parto. La mayoría de las mujeres con un defecto cardíaco congénito pueden recibir una inyección epidural durante el trabajo de parto y el parto. Habitualmente se prefiere el parto vaginal en lugar de una cesárea para la mayoría de las mujeres con un defecto cardíaco congénito. Es posible que se realicen algunos controles y adaptaciones especiales durante su trabajo de parto y su parto, pero toda la asistencia médica apunta a su seguridad y a la de su bebé.

  • Trabajador social: puede asesorarla a usted y a su pareja acerca de cómo manejar el estrés de lidiar tanto con su salud cardíaca como con la salud de su embarazo.

Recuerde...

Criar un niño puede ser difícil. Es importante que hable con su cardiólogo congénito sobre la manera en que el defecto cardíaco congénito que tiene afectará su salud después del parto.

Información adicional:

Última actualización
2/10/2017
Fuente
Congenital Heart Public Health Consortium (CHPHC)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos