Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Pie zambo: diagnóstico y tratamiento para bebés

El pie zambo idiopático es el defecto congénito osteomuscular grave más común en todo el mundo. En los Estados Unidos, cerca de uno de cada 1,000 bebés nacen con pie zambo (o pies zambos, ya que el 40% de los casos involucra a ambos pies).

Esto es lo que los padres deben saber sobre el pie zambo.

¿Cuál es la apariencia del pie zambo?

Un pie zambo idiopático tiene un arco muy pronunciado y se tuerce hacia adentro, hacia la otra pierna, los dedos apuntan hacia abajo y hacia atrás. El pie está bastante rígido. El tendón de Aquiles, ubicado detrás del tobillo, está tenso.

¿Qué causa el pie zambo?

Se desconoce la causa del pie zambo idiopático ("idiopático" significa de causa desconocida). Sin embargo, es probable que haya factores generales involucrados, ya que existe una tendencia a que el pie zambo sea hereditario. Un bebé sin ninguna otra anomalía puede tener pie zambo idiopático.

No obstante, en raras ocasiones, el pie zambo es parte de un síndrome o afección neurológica, tal como la espina bífida.

¿Cómo se diagnostica el pie zambo?

Puede descubrirse el pie zambo durante una ecografía prenatal, generalmente alrededor de las 20 semanas de embarazo.

En ocasiones, la deformidad del pie que se observa durante una ecografía es una anomalía postural inofensiva y no un verdadero pie zambo idiopático. En el caso de los bebés con anomalías posturales, a veces causadas por el apiñamiento en el útero, los pies son flexibles. Este tipo de anomalía postural con frecuencia se autocorrige.

El pie zambo idiopático se diagnostica cuando se examina el pie en el nacimiento y se descubre que está bastante rígido. Esta deformidad dura toda la vida a menos que reciba tratamiento.

¿Cómo se trata el pie zambo?

Afortunadamente, existe un tratamiento muy efectivo para el pie zambo: el método de Ponseti. El tratamiento recibe su nombre de Ignatio Ponseti, MD (1914-2009), quien desarrolló la técnica a lo largo de varios años en la Universidad de Iowa. El método de Ponseti tiene tres fases: enyesado, cirugía mínima (tenotomía de Aquiles) y uso de un aparato ortopédico.

Fases del método de Ponseti

  • La fase uno, la fase de enyesado, debe empezar pronto (entre la semana 1 y la 3) después del nacimiento. La técnica de enyesado es precisa y debe realizarla un médico (en general, un cirujano ortopédico pediatra) con experiencia en el método de Ponseti. Se cambia el yeso cada semana hasta que todos los elementos de la deformidad se hayan corregido, excepto el tendón de Aquiles tenso. Usualmente, la primera fase se completa después del uso de entre 5 y 7 yesos.

  • La fase dos es un procedimiento quirúrgico mínimo, una tenotomía de Aquiles, necesaria en el 90% de los casos. En general, la tenotomía se realiza con anestesia local en el consultorio. Luego de la tenotomía, se coloca un último yeso y se lo deja durante tres semanas.

  • La fase tres es un período prolongado de uso de un aparato ortopédico a tiempo completo durante tres meses después del enyesado y luego solo por las noches hasta que el niño tenga 4 o 5 años. El aparato ortopédico es una barra con zapatos o férulas ajustadas, del ancho de los hombros. El zapato o la férula se gira de 60 a 70 grados del lado del pie zambo y de 30 a 40 grados del lado normal.

Colaborar con los médicos de su hijo durante el uso del aparato ortopédico

No es fácil lograr que un niño pequeño use un aparato ortopédico todas las noches hasta que cumpla cuatro años. Es importante la colaboración cercana con el pediatra y con el cirujano ortopédico pediatra de su hijo para identificar y resolver cualquier obstáculo en el uso del aparato ortopédico.

En un pequeño porcentaje de casos, la deformidad del pie zambo reaparecerá (volverá a presentarse). Detener la fase de uso del aparato ortopédico demasiado pronto es la causa más común de recidiva.

Si la deformidad reaparece, debe repetirse el enyesado de Ponseti y volver a empezar con el uso del aparato ortopédico. En ocasiones, incluso cuando se sigue a la perfección la fase de uso del aparato ortopédico del plan de tratamiento, la deformidad puede reaparecer. Si esto sucede, es posible que el cirujano ortopédico pediatra de su hijo recomiende un procedimiento llamado transferencia del tendón tibial anterior.

Más allá de la cirugía de descompresión articular

Antes de que se aceptara el método de Ponseti como el mejor tratamiento para los bebés con pie zambo idiopático, los cirujanos ortopédicos pediatras solían tratar el pie zambo con cirugías de descompresión articular extensiva. Estas cirugías corregían drásticamente la deformidad del pie zambo a corto plazo. Sin embargo, muchos de los niños que eran tratados quirúrgicamente tenían dolor o rigidez al alcanzar la adultez.

La transferencia del tendón tibial anterior que se necesita en ocasiones para tratar la deformidad de pie zambo recurrente se considera parte del método de Ponseti. No debe confundirse con las cirugías de descompresión articular que se realizaban en el pasado. Es extremadamente raro que un niño tratado con el método de Ponseti necesite una cirugía de descompresión articular.

¿Cuál es la perspectiva para los niños nacidos con pie zambo?

La perspectiva para los niños nacidos con pie zambo y que se someten al método de Ponseti, incluida la fase del uso de un aparato ortopédico, es excelente. Se espera que puedan usar zapatos normales, hacer deportes y tener todas las oportunidades de llevar una vida feliz y productiva.

Más información

Última actualización
2/3/2022
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos