Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Clamidia

Clamidia es la infección de transmisión sexual (ITS) que se reporta con mayor frecuencia. Es provocada por la bacteria chlamydia trachomatis y tiene un alto índice de contagio en adolescentes sexualmente activos. La clamidia genital se puede contagiar entre parejas mediante el contacto sexual vaginal, oral o anal. Una madre infectada puede contagiar a su hijo recién nacido con la infección. De hecho, aproximadamente el 50 % de los bebés de madres infectadas que nacen por vía vaginal se contagian de clamidia. Un número menor de bebés nacidos por cesárea también se enferman.

La presencia de clamidia más allá del período neonatal en un niño que aún no ha alcanzado la pubertad puede ser señal de abuso sexual.

Signos y síntomas

La clamidia suele llamarse "la enfermedad silenciosa" porque muchas personas infectadas no tienen síntomas. Este es el caso del 75 % de las mujeres infectadas y del 50 % de los varones infectados aproximadamente. Como resultado, muchas infecciones pasan inadvertidas.

Algunos de los síntomas en las mujeres:

  • Secreción vaginal anormal
  • Sensación de ardor al orinar
  • Dolor en la parte baja del abdomen
  • Dolor en la parte baja de la espalda
  • Fiebre
  • Náuseas
  • Sangrado entre los períodos
  • Relaciones sexuales dolorosas

Algunos de los síntomas en los varones:

  • Secreción anormal del pene
  • Picazón o ardor alrededor de la punta del pene
  • Sensación de ardor al orinar
  • Sensibilidad o dolor en los testículos

Los hombres y las mujeres pueden tener el síndrome de Reiter con artritis, ardor al orinar e inflamación con enrojecimiento de los ojos. Cuando los recién nacidos se contagian de clamidia de sus madres, pueden tener inflamación de los ojos (conjuntivitis) con enrojecimiento, hinchazón y secreción, con o sin neumonía. La neumonía suele provocar tos y respiración rápida.

Si se tiene la enfermedad, generalmente comienza después de un período de incubación de 1 a 3 semanas. La neumonía puede producirse hasta varios meses después del nacimiento en los bebés recién nacidos.

¿Qué puede hacer?

Cualquier mujer o varón sexualmente activo puede infectarse con clamidia. Asegúrese de que su hijo o hija adolescente conozca los riesgos de una vida sexualmente activa y cómo tener relaciones sexuales sin riesgos.

¿Cuándo debe llamar al pediatra?

Llame al pediatra si su hijo se queja de los síntomas que se mencionan aquí. Si su bebé recién nacido tiene secreción ocular o tos, contacte a su pediatra.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Su médico puede obtener una muestra (por ejemplo, de pus) del cuello uterino o del pene, y enviarla al laboratorio para realizar un análisis para detectar la infección por clamidia. También se puede analizar una muestra de orina.

Si se diagnostica clamidia en un adolescente sexualmente activo, se debe comprobar la existencia de otras ITS, como sífilis, VIH, gonorrea y hepatitis B. La gonorrea y la clamidia suelen producirse juntas. Esto se debe comunicar también a su pareja o parejas sexuales quienes deberán hacerse los análisis correspondientes.

Tratamiento

Para tratar la clamidia, el pediatra recetará antibióticos, tales como la doxiciclina o la azitromicina orales.

Un niño con neumonía o conjuntivitis por clamidia se debe tratar con medicamentos orales como la eritromicina. El tratamiento tópico de la infección ocular con gotas para los ojos es ineficaz e innecesario.

¿Cuál es el pronóstico?

Un tratamiento inmediato debe curar la clamidia y evitar complicaciones. Si la infección no se trata, se pueden producir complicaciones graves como la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), una infección del útero, las trompas de Falopio o los ovarios en las niñas y mujeres que puede producir dolor pélvico crónico, infertilidad y embarazos ectópicos (embarazos fuera del útero). Además, una persona con clamidia tiene más probabilidades de contagiarse del VIH. Las complicaciones son menos comunes en los varones adolescentes y adultos, pero puede producirse una inflamación del epidídimo (el tubo en espiral en la parte posterior de los testículos).

Prevención

Su hijo adolescente puede evitar contagiarse de clamidia si practica el sexo seguro. Si su hija adolescente es sexualmente activa, es necesario que se le realicen pruebas o análisis para detectar una infección por chlamydia trachomatis, incluso si no tiene síntomas.

Última actualización
10/30/2017
Fuente
Adapted from Immunizations and Infectious Diseases: An Informed Parents Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics) and updated 2011
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Encuéntrenos