Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Los peligros del humo de segunda mano

Aunque usted no fume, respirar el humo de otra persona también puede ser mortal. El humo de segunda mano ocasiona la muerte de 3.000 personas de cáncer del pulmón y miles más de muertes de enfermedades del corazón todos los años en adultos que no fuman en los Estados Unidos.

Millones de niños están respirando el humo de segunda mano en sus propios hogares. El humo de segunda mano puede ser particularmente nocivo para la salud de los niños debido a que sus pulmones todavía se están desarrollando. Si usted fuma donde están sus niños o si están expuestos al humo de segunda mano en otros lugares, pueden estar corriendo más peligro de lo que usted se imagina. Los niños de padres que fuman sólo en lugares abiertos también están expuestos a los químicos del humo de segunda mano. La mejor manera de eliminar esta situación es dejar de fumar. 

Continúe leyendo para enterarse de los peligros del humo de segunda mano y cómo crear un ambiente libre de humo para sus niños.

¿Qué es el humo de segunda mano?

El humo de segunda mano (también conocido como humo de tabaco en el ambiente) es el humo exhalado por un fumador y el humo que proviene de la punta de un cigarrillo, pipa o cigarro encendidos. Contiene, aproximadamente, 4.000 sustancias químicas. Muchas de estas sustancias son peligrosas. Se sabe que más de 50 de ellas causan cáncer. Cada vez que los niños inhalan el humo de segunda mano, se ven expuestos a estas sustancias químicas.

La American Academy of Pediatrics (AAP) ha llevado a cabo estudios de investigación sobre los efectos del humo de tercera mano y ha descubierto que también es dañino. El humo de tercera mano es el humo que queda después de fumar —las toxinas nocivas que quedan en los lugares donde las personas han fumado con anterioridad. El humo de tercera mano puede quedarse en las paredes de un bar o taberna, en la tapicería de los asientos de un automóvil, e incluso en el cabello de un niño después de que un cuidador ha fumado cerca de él.

Su bebé en desarrollo y el humo

Si usted fuma o está expuesta al humo de segunda mano cuando está embarazada, su bebé también se ve expuesto a las sustancias químicas nocivas. Esto puede provocar muchos problemas graves de salud, incluidos los siguientes:

  • Aborto espontáneo.
  • Nacimiento prematuro (bebés que nacen sin haberse desarrollado por completo).
  • Menos peso al nacer del esperado (lo que puede significar un bebé menos sano).
  • Síndrome de muerte súbita del lactante, SMSL
  • Problemas de aprendizaje y trastorno por déficit de atención con hiperactividad, TDAH.

Los riesgos para la salud aumentan cuanto más tiempo fume o esté expuesta al humo la mujer embarazada. Dejar de fumar durante el embarazo ayuda. Claro está que cuanto antes, mejor. Todas las mujeres embarazadas deben evitar el humo de segunda mano y pedirles a los fumadores que no fumen cerca de ellas. 

El humo de segunda mano y  la salud de sus hijos

Los bebés tienen un mayor riesgo de tener SMSL si están expuestos al humo de segunda mano. Los niños corren un mayor riesgo de tener problemas graves de salud, o los problemas pueden empeorar. Los niños que aspiran humo de segunda mano pueden sufrir mas de:

  • Infecciones de oído
  • Tos y resfriados
  • Problemas respiratorios, como bronquitis y neumonía
  • Caries dental

Los hijos de fumadores tosen, sufren de sibilancias  y respiran con  más dificultad y les cuesta más recuperarse de los resfriados. También faltan más días a la escuela. El humo de segunda mano puede causar otros síntomas, que incluyen congestión nasal, dolor de cabeza, dolor de garganta, irritación de los ojos y ronquera. 

Los niños con asma son especialmente sensibles al humo de segunda mano. Este puede causar más ataques de asma, los cuales pueden ser más graves y requerir viajes al hospital. 

Los efectos a largo plazo del humo de segunda mano 

Los niños que crecen con padres fumadores tienen más probabilidades de fumar ellos mismos. Los niños y los adolescentes que fuman se ven afectados por los mismos problemas de salud que afectan a los adultos. El humo de segunda mano puede causarles problemas a los niños en el futuro, incluidos los siguientes:

  • Desarrollo deficiente del pulmón (lo que significa que sus pulmones nunca se desarrollan por completo).
  • Cáncer de pulmón.
  • Enfermedades cardíacas.
  • Cataratas (una enfermedad de los ojos).

El humo de segunda mano está en todas partes

Los niños pueden ser expuestos al humo de segunda mano en muchos lugares. Incluso si usted no hay fumadores en su hogar, sus niños pueden estar expuestos al humo de segunda mano. Algunos lugares incluyen:

  • En un automóvil o en un autobús
  • En la guardería o en la escuela
  • En la casa de la niñera
  • En la casa de un amigo o pariente
  • En un restaurante
  • En el centro comercial
  • En un evento deportivo o concierto
  • En los parques o sitios para la recreación

Cómo se puede crear un entorno libre de humo

Los siguientes consejos pueden ayudar a evitar a que sean expuestos al humo de segunda mano:

  • De un buen ejemplo: Si usted fuma, ¡deje de hacerlo hoy mismo! Si sus niños los ven fumando, van a querer hacerlo y crecerán fumando también. Si hay cigarrillos en su hogar, hay más probabilidad de que sus niños experimenten fumar, que es el primer paso para volverse adictos.
  • Saque a sus niños de los lugares donde se permite fumar, aunque nadie esté fumando cuando se encuentra ahí. Los químicos del humo pueden quedarse en las superficies de los salones muchos días después de que alguien haya fumado.
  • Haga de su hogar un lugar libre de humo. Hasta que pueda dejar de fumar, no fume dentro de su hogar y no fume cerca a sus niños, incluso si está en lugares abiertos. No ponga ceniceros. Recuerde el aire fluye por toda la casa, así que si fuma en una habitación el humo se esparcerá a todas partes.
  • Cerciórese de que su automóvil esté libre de humo. Hasta que usted deje de fumar, no fume dentro del automóvil. No es suficiente con abrir las ventanas para aclarar el aire y más bien puede estar echando el humo hacia atrás en las caras de los pasajeros del asiente de atrás.
  • Escoga una niñera que no fume. Aun cuando su niñera solo fume afuera, sus niños se verán expuestos. Piense en cambiar de niñera para que sus niños tengan un entorno libre de humo.
  • Exhorte a las escuelas y guarderías a que sean libres del tabaco. Ayude a la escuela o guardería de sus niños, incluyendo espacio exteriores y las salas de profesores para que no se permita fumar. Involucre a sus hijos a que participen para lograr que las escuelas sean libres del tabaco.

Una decisión importante

Si usted fuma, una de las cosas más importantes que puede hacer por su propia salud y la de sus hijos es dejar de fumar. Dejar de fumar es la mejor forma de evitar que su hijo esté expuesto al humo de segunda mano.

Es posible que sea difícil dejar de fumar. Hable con su médico si necesita ayuda. Existen muchos medicamentos de venta libre y recetados que pueden ayudarlo a dejar de fumar. Llame al 1-800-QUIT-NOW (800/784-8669) ) para que lo conecten con la línea telefónica de su localidad donde le brindarán información y ayuda para dejar de fumar.

Los padres deben hacer todo lo posible para mantener a sus hijos lejos de los fumadores y del humo de segunda mano. Los padres que fuman deben dejar de hacerlo por su salud y la de sus hijos.

Información adicional:

Última actualización
4/13/2016
Fuente
Adapted from Smokeless Tobacco: What You Need to Know (Copyright 2010)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest