Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

La anestesia y los niños: el día del procedimiento médico

​La American Academy of Pediatrics (AAP) contesta a las preguntas de los padres sobre cómo preparar a los niños para la anestesia.

¿Puede mi niño comer, beber o tomar medicamentos el día de la anestesia?

Con la excepción de casos de emergencias, el estómago de su niño debe estar vacío cuando se comienza la anestesia. Esto ayuda a evitar el vómito, que puede hacer que los alimentos o el ácido del estómago llegue a los pulmones. Antes de que a su niño le apliquen la anestesia, es importante consultar con su cirujano o el anestesiólogo sobre las instrucciones específicas para su niño. Aquí le brindamos varias recomendaciones generales.

Los bebés menores de 1 año pueden consumir:

  • Alimento sólido hasta 8 horas antes de la anestesia. Tenga presente que la comida para bebé y el cereal son alimentos sólidos.
  • fórmula infantil hasta 6 horas antes de la anestesia.
  • Leche materna hasta 4 horas antes de la anestesia.
  • Líquidos transparentes hasta 2 horas antes de la anestesia.

Los niños de todas las edades pueden consumir:

  • Alimento sólido hasta 8 horas antes de la anestesia. Tenga presente que la comida para bebé y el cereal son alimentos sólidos. No se permite generalmente ningún alimento sólido después de cierta hora en la tarde antes de la anestesia.
  • Líquidos transparentes hasta 2 horas antes de la anestesia. Los líquidos transparentes incluyen el jugo de manzana, la soda transparente, paletas heladas o una solución preparada de electrólitos. Tenga presente que la leche materna y la fórmula no son líquidos transparentes.

Cada centro de salud tiene sus propias instrucciones sobre los alimentos y las bebidas que se pueden consumir antes de la anestesia. Si usted no sigue las instrucciones de su centro de salud, el procedimiento de su niño puede ser retrasado, cancelado o reprogramado.
 
También, pregunte a su anestesiólogo cuáles de los medicamentos habituales, si es el caso, puede tomar el día de la anestesia. Algunos tipos de medicamentos deben suspenderse antes de la anestesia. Casi todas las medicinas aprobadas deben ser dadas en la mañana de la anestesia con pequeños sorbos de agua pero no mezcladas con sólidos tales como compotas de manzanas. Recuerde comunicarle al médico sobre cualquier medicina de tipo natural y herbaria que tome.

Otros importantes datos para recordar:

En la mañana que su niño recibe la anestesia:

  • Cerciórese de seguir las instrucciones sobre el ayuno (no comer).
  • Vista a su niño con ropas cómodas y holgadas.
  • Dé a su niño los medicamentos habituales en la mañana a no ser que le hayan dado instrucciones de no hacerlo.
  • Traiga a la mano un objeto que tranquilice a su niño: una frazada o manta, un animal de peluche o un juguete.
  • Luzca calmado y tranquilo para beneficio de su niño.

¿Qué puede hacer mi niño mientras espera por la anestesia?

La mayoría de los grandes hospitales tienen una sala especial de espera para los niños. Si todavía no lo ha hecho, usted conocerá ahora al equipo de anestesia asignado para su niño. Ellos revisarán los registros médicos de su niño, examinarán brevemente a su niño y le reiterarán que mantendrán seguro a su niño, también discutirán los riesgos y contestarán cualquier otra pregunta que tenga al respecto.

¿Qué hago si me niño está preocupado?

Una familia calmada y tranquila puede ayudar a asegurar que su niño no está demasiado preocupado o molesto. Si su niño tiene una frazada (cobija) especial, un animal de peluche o un juguete, no olvide traerlo.
 
Los sedantes o calmantes (medicinas para ayudar que su niño se relaje) se le pueden dar antes de iniciar la anestesia para ayudar a reducir el miedo y la preocupación en los niños. La opción de proporcionar o no un sedante dependerán de la edad de su niño, del nivel de ansiedad y de la afección médica, así como de las prácticas de hospital. Los sedantes se pueden dar por vía bucal, a través de la nariz o por inyección.
 
Si se da un sedante, usted debe observar a su niño cuidadosamente. Su niño puede quedar muy soñoliento y podría necesitar ayuda para incorporase, sentarse o caminar.

¿Cómo le darán la anestesia a mi niño?

La mayoría de los niños pueden elegir entre una de las siguientes formas para iniciar la anestesia.

  • Respirando los gases anestésicos a través de una máscara. No genera dolor, pero no todos los niños se sienten a gusto cuando les ponen una máscara en la cara.
  • A través de una aguja inyectada en una vena (iv). Si se hace por vía intravenosa (iv), se le puede aplicar un anestésico local (medicina que entumece) en el sitio de la inyección para hacerla menos dolorosa.
  • A través de una aguja inyectada a un músculo. Una inyección puede ser necesaria si su niño no puede quedarse quieto. Una inyección puede ser atemorizante para su niño, pero es rápida y el dolor es mínimo y fugaz.
  • Antes del día de la cirugía, examen o tratamiento, hable con su niño sobre la posibilidad de usar una máscara. Explíquele que la máscara contiene un aire especial que con frecuencia ayuda a los niños a sentirse adormilados. La máscara puede ser tratada con un olor especial para hacerla más acogedora. Este método no se puede utilizar en ciertos casos, por ejemplo en algunos casos de emergencia, en el caso de problemas del estómago o del intestino o si su niño ha comido recientemente.
  • Para niños más grandes, por lo general se inicia la anestesia por medio intravenoso. No importa cómo se inicie la anestesia, a su niño se le mantendrá cómodo y dormido con gas y anestésicos intravenosos. Su niño permanecerá dormido durante la cirugía, examen o tratamiento y será despertado una vez se haya terminado el procedimiento. Si su niño debe seguir dormido después del procedimiento, su anestesiólogo se lo explicará con antelación.

¿Puedo estar con mi niño cuando le aplican la anestesia?

Algunos hospitales permiten que una persona (generalmente uno de los padres) permanezca con el niño en la sala de operaciones o en el área determinada para que el niño reciba la anestesia. Esto es posible para los procedimientos o las cirugías programadas pero no para las cirugías de emergencia. Revise la política de su hospital con antelación. El anestesiólogo de su niño tomará la decisión final. Recuerde que si usted permanece con su niño mientras se le suministra la anestesia, el propósito de su compañía es para apoyar al su niño y tranquilizarlo. Hágalo para el beneficio del niño, no para el suyo.
 
Si usted puede estar presente al comienzo del suministro de la anestesia, pregúntele al anestesiólogo con antelación lo que puede anticipar y cómo podría su hijo reaccionar. Saber lo que va a pasar lo hará sentir más tranquilo, ya que ver a su hijo ser anestesiado puede ser difícil.
 
Es importante tener en cuenta que aunque se le  permita estar con su niño al iniciar la anestesia, su niño podría aún sentirse alterado antes de que la anestesia lo ponga a dormir. Esto depende de la edad de su niño, de su temperamento y de experiencias previas.
 
Muchos anestesiólogos piensan que darle sedantes a los niños hace la separación más fácil y que los padres no necesitan estar presentes. Muchos factores toman parte en esta decisión. Cualquiera que sea la decisión, recuerda que el equipo a cargo de la anestesia tiene mucha experiencia ayudando a tranquilizar a los niños en estos momentos.

¿A dónde irá niño irá después del procedimiento?

Su niño irá a una sala de recuperación o a una unidad de cuidados intensivos, dependiendo del tipo de cirugía, de examen o de tratamiento, así como de la condición médica del niño. Por lo general, se le permiten a los padres estar con su niño en estas áreas si la condición del niño es estable. Después de un procedimiento rutinario, la estancia para la recuperación es generalmente de 30 minutos a 2 horas. Entonces su niño puede ser trasladado a una cama regular del hospital o a una de las unidas para estancias cortas o puede ser dado de alta.

¿Cómo se comportará mi niño después del procedimiento?

Los niños se despiertan de la anestesia de diversas maneras y pueden ser difíciles todas las veces. Algunos se sienten enseguida alertas y tranquilos. Otros pueden seguir mareados por más tiempo. Los bebés y los niños pequeños pueden sentirse irritables hasta que los efectos de la anestesia hayan pasado. Si éste es el caso, su niño puede necesitar un sedante mientras que duerme durante el resto de los efectos de la anestesia.

¿Mi niño sentirá dolor?

Uno de los objeticos principales de la anestesia es evitar el dolor durante y después del procedimiento. Si su niño siente dolor en la sala de la recuperación, podría ser necesario darle un analgésico. Los medicamentos para el dolor vienen en muchas formas y se pueden dar de formas diferentes. Los médicos de su niño discutirán las opciones con usted y su niño con antelación.

¿Tendrá problemas con nausea y vómito?

La náusea y el vómito son comunes después de la anestesia y pueden ser el resultado del problema médico de su niño, del procedimiento o de los efectos secundarios de la anestesia. Si su niño está vomitando mucho, podría necesitar permanecer en el hospital durante más tiempo. Algunas veces es necesario una estancia imprevista para pasar la noche en el hospital. Hay medicamentos que se le pueden dar a su niño durante y después de la anestesia para reducir la posibilidad de que esto suceda.
 
Comunique sus preguntas o inquietudes al equipo de anestesiólogos de su niño de su niño y a su médico o cualquier otro doctor que participe. Estos profesionales de la salud están entrenados para brindar confort y seguridad a su hijo durante este proceso.
 
Cerciórese de mantener informado al equipo de anestesiólogos sobre la salud de su niño antes del procedimiento. Contacte al equipo o al cirujano de su niño si el niño tiene un resfriado o cualquier otra enfermedad o si ha estado expuesto a la varicela 3 semanas antes del procedimiento.

Información adicional:

Última actualización
11/21/2015
Fuente
Anesthesia and Your Child: Information for Parents (Copyright © 2015 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Encuéntrenos