Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

La anestesia y los niños: información para los padres

Cualquier ocasión en la que un niño requiera una visita al hospital puede causar ansiedad tanto al padre como al niño. Especialmente, cuando la visita involucra cualquier tipo de procedimiento que pudiera requerir anestesia. Algunos ejemplos de estos procedimientos son cirugías, obtención de imágenes médicas y determinadas pruebas para examinar el estómago o los intestinos. 

¿Qué es la anestesia?

La anestesia es un medicamento que permite que una cirugía, una prueba médica o un tratamiento médico se realice sin dolor, recuerdo ni movimiento. La anestesia dormirá a su hijo temporalmente. El tipo de anestesia que se administre dependerá de la salud y las necesidades especiales de su hijo, así como del procedimiento.  

La comodidad y la seguridad de su hijo son muy importantes. Antes, durante y después de la anestesia, se controlará la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la respiración, la temperatura y el nivel de oxígeno en la sangre de su hijo. Su hijo permanecerá "dormido" hasta que el anestesista retire el medicamento.  

La mayoría de los profesionales que se dedican a la anestesia trabajan en equipo. Anestesistas (médicos), residentes (médicos en formación), enfermeros registrados certificados anestesistas (certified registered nurse anesthetists, CRNA), auxiliares médicos y profesionales de enfermería pueden formar parte de este equipo. 

¿Qué es un anestesista pediátrico?

Un anestesista pediátrico es un médico que tiene la experiencia y la capacitación para ayudar a garantizar el éxito de una cirugía, una prueba o un tratamiento para su hijo. 

Un anestesista pediátrico es un anestesista totalmente capacitado que ha completado al menos un año adicional de capacitación especializada en anestesia para bebés y niños. Muchos niños que necesitan cirugía tienen problemas médicos complejos que afectan muchas partes del cuerpo. Un anestesista pediátrico posee una capacitación especial y experiencia para evaluar estos problemas complejos y planear una anestesia segura para cada niño en particular. 

¿Qué deber saber el médico de mi hijo antes de la administración de la anestesia?

Antes de recibir la anestesia, su hijo necesitará un examen físico. En este momento, el médico de su hijo o un miembro del equipo de asistencia anestésica repasarán el registro de la salud actual y el historial médico de su hijo.  

Esté preparado para responder preguntas sobre la salud de su hijo. Esto puede realizarse el mismo día de la cirugía, la prueba o el tratamiento, o inmediatamente antes del procedimiento.  

Es importante que le comunique al médico cualquiera de los puntos siguientes que se apliquen a su hijo: 

  • Alergias, incluidas las alergias a alimentos, a fármacos o al látex (goma).
  • Todos los medicamentos que esté usando su hijo. Recuerde comunicarle al médico de su hijo los medicamentos herbales o naturales y los inhalados (que se aspiran).
  • Problemas respiratorios, entre los que se incluyen asma, crup o sibilancias. También, ronquidos o apnea (períodos en que se aguanta la respiración durante el sueño).
  • Enfermedades recientes, en especial resfríos fuertes o fiebres.
  • Problemas que haya tenido su hijo de recién nacido, como nacimiento prematuro, problemas respiratorios como crup o asma, permanencia en una unidad de cuidados intensivos neonatales o defectos de nacimiento.
  • Problemas cardíacos, entre los que se incluyen huecos entre las cavidades del corazón. También, problemas de válvulas, soplos en el corazón o latidos cardíacos irregulares.
  • Otros problemas médicos que tenga o haya tenido su hijo, en especial si requirieron una consulta médica o una estadía en el hospital.
  • El uso de anestesia en una cirugía o un procedimiento previos.
  • Problemas anteriores relacionados con anestesia o cirugías, como problemas en las vías respiratorias o para dormirse o despertar de la anestesia. También, náuseas y vómitos después de la cirugía.
  • Historial médico de la familia (de ambos lados de la familia) de problemas con la anestesia.
  • Antecedentes médicos de problemas de sangrado.
  • Cualquier persona en el hogar que fume.
  • Si su hijo tiene dientes flojos. (En ocasiones, se deben extraer los dientes flojos durante la anestesia para la seguridad de su hijo).
  • Si su hija puede estar embarazada.
  • Es posible que su hijo le tenga que hacer un análisis de sangre antes de la anestesia. A veces se necesitan otras pruebas, como radiografías. La mayoría de las veces se requieren pocas pruebas, si alguna se necesita. 

¿Cuáles son los riesgos de la anestesia para mi hijo?

La anestesia es muy segura, pero siempre existen riesgos con cualquier medicamento. Los efectos secundarios menores de la anestesia, tales como dolor de garganta, náuseas y vómitos, pueden ser comunes. Las complicaciones graves de la anestesia son poco comunes. Si tiene inquietudes, hable con su anestesista. 

¿Qué le digo a mi hijo acerca de la anestesia?

Los niños que entienden lo que está sucediendo tendrán una experiencia más positiva en el hospital. Es importante que sea sincero con su hijo. Sin embargo, tenga en cuenta la edad de su hijo y su nivel de madurez. Utilice palabras que su hijo pueda entender, como dolorcito para referirse a una molestia o aflicción, o dormir una siestita cuando se refiera a estar bajo los efectos de la anestesia.  

Hable acerca de la visita al hospital con 5 o 6 días de anticipación con los niños más grandes y 2 o 3 días de anticipación con los niños pequeños. Es posible que los niños de entre 3 y 12 años no estén preparados para escuchar acerca de los riesgos de la cirugía o la anestesia. Por lo general, entienden bastante como para estar asustados pero no lo suficiente como para tranquilizarse. Probablemente su anestesista quiera hablar con usted acerca de los riesgos cuando su hijo no esté presente. 

Si su hijo se preocupa cuando usted le hable acerca de cómo será la anestesia, explíquele que está bien estar asustado. Remarque que el equipo de asistencia anestésica trabajará arduamente para que se sienta seguro y cómodo, y que estará con él todo el tiempo. Al estar relajado y tranquilo, usted puede ayudar a reducir al mínimo el miedo de su hijo. 

Algunos hospitales ofrecen programas especiales para explicarles a los niños y sus familias el proceso de la cirugía y la anestesia. Solicite recursos impresos y disponibles en línea que puedan ayudarlo a usted y a su hijo a prepararse. 

¿Qué sucede si mi hijo se enferma inmediatamente antes del momento programado?

Llame a su equipo de asistencia anestésica y al médico de su hijo si su hijo se enferma cerca del momento programado para el procedimiento.  

  • Si su hijo contrae un resfrío u otra enfermedad, quizás se deba reprogramar la cirugía, la prueba o el tratamiento debido a que podría aumentar el riesgo de tener problemas.
  • Si su hijo está expuesto a la varicela dentro de las 3 semanas anteriores al procedimiento, probablemente se la reprograme debido al riesgo para otros pacientes. Es posible que su hijo contagie la varicela antes de que le aparezcan manchas en la piel.

Información adicional:

Última actualización
5/23/2016
Fuente
Anesthesia and Your Child: Information for Parents (Copyright © 2015 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest