Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto

Los errores que deben evitar los padres divorciados o que se están separando

​Si los padres quieren asegurarse de que los niños se repongan lo mejor posible después de un divorcio pueden trabajar para evitar algunos errores comunes e importantes.

Evite poner a los niños en el medio

En primer lugar, es de fundamental importancia que los niños no se sientan atrapados en medio de sus padres. A menudo hay mucho resentimiento entre parejas separadas. Es preciso evitar que los niños sean testigos de hostilidades entre 2 personas a las que tanto aman. Incluso las buenas personas se vuelven horribles durante estas peleas, y esto es muy confuso para los niños. Las palabras que se dicen con rabia pueden quedar grabadas en los recuerdos de los niños e interferir con su habilidad de permanecer cercano a ambos padres.

Evite hablar mal de su expareja 

Haga el mayor esfuerzo posible por contenerse y no hablar a sus hijos de cómo su expareja lo ha lastimado. Recuerde que es importante que los niños sigan relacionándose bien con ambos padres. Deben poder ver a cada uno de sus padres sin preocuparse por lastimar, dejar de lado, provocar celos o hacer enojar al otro. Los niños deben poder seguir forjando una relación con cada uno de sus padres sin sentirse desleales con el otro. (Esto asume que ambos padres puedan cuidar razonablemente bien de los niños).

Incluso si la comunicación entre los cónyuges está estancada, los niños no deben ser usados como intermediarios ni presionados para obtener información cuando van de una casa a la otra.

Como los niños son una combinación de ambos padres, a algunos les preocupa que, si su madre rechaza a su padre, o viceversa, ellos serán rechazados si actúan como la pareja "infractora".

Ejemplo:

En muchas ocasiones, he conocido a padres a quienes les desagradan los atributos de uno de sus hijos que les recuerdan a sus exparejas. Esto no es muy bueno para el bienestar del niño. Si alguna vez siente la urgencia de decir, por enojo, "¡Eres igual a tu padre/madre!", deténgase antes de abrir la boca. Los niños que escuchan eso no solo se sienten avergonzados, sino que, además, se preguntan cuándo serán ellos los rechazados.

Deje que los niños sean niños

Finalmente, también es importante no forzar a los niños a crecer demasiado pronto. Los padres separados o divorciados a veces recurren a sus hijos para obtener apoyo emocional. Incluso si ellos le dicen que quieren ayudarlo, no espere que su hijo lo consuele. Los padres son quienes tienen que ofrecer consuelo y apoyo a los hijos para aliviar sus temores y hacerlos sentir seguros. Para los niños puede ser muy confuso tener que asumir un rol de cuidador de uno de sus padres.

Tenga cuidado de no decir a sus hijos mayores cosas tales como: "Ahora eres el hombre de la casa". Eso puede presionar a los niños de manera ilógica, y hacerlos sentirse culpables cuando no pueden cumplir con ese rol. Puede decirles lo importante que es su colaboración para la familia diciendo, por ejemplo: "Necesito que me ayudes a asegurarnos de que tu hermanita pueda hacer esto". Eso está bien, siempre y cuando usted también esté pendiente del bienestar de su hijo mayor.

Cree experiencias compartidas, sin importar la distancia

Aunque su divorcio sea amistoso, los padres tienen dificultades para respetar el deseo del otro de pasar el mayor tiempo posible con sus hijos. Esto es particularmente difícil cuando los separa la distancia. Las llamadas telefónicas, las video llamadas y las charlas por redes sociales o correo electrónico puede mantener cerca a padres e hijos, pero ese tipo de comunicación a menudo resulta poco satisfactoria. Si bien permite que los padres se mantengan informados, tal vez no satisfaga su necesidad de compartir la vida con sus hijos en forma más directa.

La lección más importante que le debe quedar es que para que los niños puedan recuperarse de un divorcio es fundamental que sepan que sus padres harán lo imposible, sin importar la distancia, para incluirlos en sus vidas de la manera más plena y con la mayor frecuencia que sea posible.

Información adicional:

Autor
Elyse C. Salek, MEd y Kenneth R. Ginsburg, MD, MS Ed, FAAP
Última actualización
4/9/2018
Fuente
Building Resilience in Children and Teens: Giving Kids Roots and Wings, 3rd Edition (Copyright © 2015 Kenneth R. Ginsburg, MD, MS Ed, FAAP, and Martha M. Jablow)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos