Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto

Bebidas recomendadas para niños de 0 a 5

Por: Natalie D. Muth, MD, MPH, RDN, FAAP

Lo que le ofrece a su niño para tomar durante los primeros 5 años de vida puede moldear las preferencias de gusto por el resto de la vida. Sin embargo, las opciones y la publicidad de bebidas desde leches vegetales para niños pequeños hasta jugos de 100 %, bebidas de fruta endulzadas con estevia (stevia) y leches de sabores, puede ser abrumadoras.

Afortunadamente, las mejores opciones de bebidas son muy simples: agua y leche pura.  

El agua pura proporciona la hidratación que todos necesitamos para vivir. La leche proporciona calcio, vitamina D, proteína, vitamina A y cinc, todos estos elementos son vitales para un crecimiento y desarrollo sano.

Consumo diario recomendado de agua y leche 

para bebés y niños pequeños​ ​

 

6-12 meses

12-24 meses

2-5 años

Agua

4-8 oz/día

0,5-1 taza/día

8-32 oz/día

1-4 tazas/día

8-40 oz/día

1-5 tazas/día

Leche*

Ninguna

16-24 oz/día

2-3 tazas/día

16-20 oz/día

2-2,5 tazas/día

*Se recomienda que los niños entre 12-24 meses tomen leche entera y que los niños mayores de 2 años tomen leche descremada o leche de bajo contenido graso (1 %).

¿Cómo es que los niños pequeños desarrollan el gusto por bebidas poco saludables?  

Sabemos que los niños que toman más que todo agua y leche pura desde una edad temprana continúan haciéndolo mientras crecen. Pero también sabemos que los malos hábitos se forman temprano. A los niños pequeños que le dan bebidas azucaradas a una temprana edad desarrollan una clara preferencia por estas bebidas, lo que hace que el agua y la leche pura sean una opción menos apetecida. PS: Lo mismo sucede con las preferencias por  productos alimentarios     

¿Cuándo puedo darle agua a mi bebé?  ¿Y cuánta cantidad es aceptable?

Cerca de los 6 meses, puede comenzar a darle a su bebé un poquito de agua (4-8 oz/día, 0,5-1 taza/día) en vaso, tacita o taza con pajita/sorbote/popote/pitillo. Esto ayuda a que aprenda a beber de una taza y a familiarizarse con el agua. Si vive en una zona donde el agua es fluorada, tomar agua también ayudará a prevenir futuras caries dentales. Tenga en cuenta que el consumo de agua a esta edad probablemente no substituye a la leche materna o de fórmula. Recuerde que la American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda la lactancia materna como la única fuente de nutrición para su bebé durante sus primeros 6 meses de vida. Cuando usted incorpora alimentos sólidos a la dieta de su bebé, continúe amamantando a su bebé por lo menos hasta los 12 meses. Consulte también: Cómo preparar la fórmula del bebé con agua de forma segura .

A los 12 meses, usted puede hacer la transición de leche materna o fórmula a leche entera o de bajo contenido graso. Puede continuar lactando después de los 12 meses si usted y su bebé lo desean. Para los bebés menores de 12 meses que se alimentan con fórmula, consulte:  ¿Por qué la fórmula es mejor que la leche de vaca?  

 ¿Y sobre otro tipo de bebidas?

Aunque tomar solamente agua y leche pura sería lo ideal, sabemos que eventualmente los niños pequeños están expuestos a un sin número de bebidas.

Aquí le decimos las razones por las cuales la mayoría de estas bebidas deben ser evitadas,

  • Jugo de 100 % fruta: Tiene un sabor muy dulce y no tiene fibra, un importante nutriente que se encuentra en la fruta entera. Una vez que los niños han sido expuestos al jugo, puede ser muy difícil limitar porciones o conseguir que prefieran el agua pura. En algunos casos cuando no se encuentra la fruta entera, darle a su niño una pequeña cantidad de jugo 100 % fruta (no más de 4 onzas al día para niños entre 2 y 3 años, y no más de 4 a 6 onzas para niños de 4 a 5 años) puede brindarle algún beneficio nutricional. Sin embargo, los bebés menores de 1 año no deben tomar jugo. Comer la fruta es preferible siempre a tomar jugo.

  • Leche de sabores. La leche de chocolate, fresa y otros sabores contiene  azúcar agregado.  Los niños menores de 2 años deben evitar el consumo de azúcar agregado. Los niños de 2 a 5 años también deben evitar la leche de sabores para disminuir el consumo de azúcar agregado y prevenir el desarrollo de la preferencia por sabores dulces. Desarrollar una preferencia temprana por leche de sabores podría dificultar que el niño acepte tomar leche pura.

  •  Leche a base vegetal. Para algunos niños, una alergia a los productos lácteos o   intolerancia a la leche podría dificultar el consumo de leche de vaca. Sin embargo, tenga en cuenta que la mayoría de las leches a base de vegetales no contienen el equivalente nutricional de la leche de vaca y pueden carecer de nutrientes importantes, tales como  proteína , vitamina D y calcio. A excepción de la leche de soja, no se recomienda la leche a base de vegetales para el consumo de los niños en lugar de la leche de vaca. La leche de soja tiene el equivalente nutritivo de la leche de vaca y es una alternativa aceptable.

  • Estevia, o bebidas azucaradas artificialmente. Los riesgos para la salud de la estevia o de endulzantes artificiales en los niños todavía no han sido estudiados por completo. Por esta razón, lo mejor que puede hacer es evitar las bebidas endulzadas, incluso si no tienen calorías. Cuando los niños ya tienen una clara preferencia por bebidas dulces, puede hacer que le tengan aversión o que se rehúsen a tomar agua pura.

  • Leche para niños pequeños. Las leches para niños pequeños, que a menudo son comercializadas por las compañías como leche de "transición" de la leche materna o de fórmula, no son necesarias y pueden ser perjudiciales para los niños pequeños. Estos productos contienen azúcar agregado y pueden llenar el estómago del niño de tal forma que el niño o la niña no sientan hambre o deseo por alimentos más saludables.

  • Bebidas azucaradas. Bebidas azucaradas tales como sodas (refrescos), bebidas deportivas, jugos de fruta, limonada, aguas endulzadas o cualquier otra bebida que contenga azúcar agregado pueden ser perjudiciales para la salud del niño. Aumentan el riesgo de exceso de peso,  caries dentales,  enfermedad del corazón,   diabetes , y enfermedad del hígado graso.

  • Bebidas cafeínadas.  La cafeína en los niños pequeños aumenta el riesgo de problemas para dormir, irritabilidad, nerviosismo, dolores de cabeza y dificultad para concentrarse. Lo mejor que puede hacer es evitar todas las bebidas que contengan cafeína.

Nota del editor: Estas recomendaciones para el consumo temprano de bebidas proceden de un informe publicado por Estudios de Alimentación Saludable, un programa nacional de la Fundación de Robert Wood Johnson, apoyado por la American Academy of Pediatrics junto con la Asociación Estadounidense del Corazón, la Academia de Nutrición y Dietética, y la Academia Estadounidense de Odontología Pediátrica.

Información adicional:

Sobre la Dra. Muth:

Natalie MuthNatalie D. Muth, MD, MPH, RDN, FAAP, is pediatra y nutricionista registrada que ejerce pediatría general y es la directora de W.E.L.L. healthy living clinic del Grupo de Atención Primaria Infantil en Carlsbad, CA.  Es la autora de Family Fit Plan y coautora del proyecto Picky Eater, ambos publicados por la American Academy of Pediatrics (AAP). La doctora Muth también es miembro vigente de la comité ejecutivo de la Sección sobre la Obesidad de la AAP y la autora principal de políticas normativas  de la AAP/AHA para reducir el consumo de bebidas azucaradas en los niños y adolescentes. También es la representate de la AAP del panel de expertos que elaboró las recomendaciones anteriores para bebidas de niños de 0 a 5 años de edad. Siga a la Dra. Muth en las redes sociales: Twitter @drnataliemuth, Instagram @dr.nataliemuth, Facebook @howtoraisehealthyeaters, y visite su página  drnataliemuth.com (en inglés).


Última actualización
9/18/2019
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2019)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos