Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Protectores bucales: información para los padres

​Los protectores bucales pueden ayudar a proteger a su niño de una emergencia dental. Su niño debe usarlo siempre si está participando en deportes y actividades recreativas.

Los beneficios de los protectores bucales

Los protectores bucales ayudan a amortiguar un golpe a la cara, reduciendo al mínimo el riesgo de dientes quebrados y de lesiones en los labios, lengua, cara o mandíbula. Cubren típicamente los dientes superiores y son una gran forma de proteger los tejidos finos y blandos de la lengua, labios y el revestimiento de la mejilla. Saber prevenir lesiones como éstas es muy importante si su niño participa en deportes organizados u otras actividades recreativas.

Cuando se trata de proteger su boca, un protector bucal es una parte esencial del equipo atlético que debe estar incluido como parte estándar desde una edad temprana. De hecho, los estudios demuestran que los atletas tienen 60 veces más probabilidad de sufrir daño a los dientes si no están usando un protector bucal. Mientras que los deportes de colisión y de contacto, tales como el boxeo, son deportes del alto-riesgo para la boca, usted también puede sufrir una lesión dental en actividades sin contacto con otros como por ejemplo, la gimnasia y el patinaje.

Tres tipos de protectores bucales:

  • Hechos a la medida. Éstos son hechos por su dentista para usted personalmente. Son más costosos que las otras versiones, pero debido a que son hechos a la medida, por lo general brindan el mejor ajuste.
  • En existencia o prefabricados en serie. Éstos son baratos y vienen previamente formados, listo para usar. Desafortunadamente, con frecuencia no se ajustan muy bien. Pueden ser abultados y pueden dificultar el habla y la respiración.
  • Semiadaptable (hervir y morder) Estos protectores de la boca se pueden comprar en muchos almacenes deportivos y droguerías y pueden ofrecer un mejor ajuste que los protectores comunes fabricados en serie. Primero se ablandan en agua hirviendo y luego se insertan en la boca para que se adapten a la forma de su boca.

El mejor protector bucal es el que se hecho a la medida de su boca por su dentista. Sin embargo, si usted no se puede costear un protector bucal a la medida, aún así su niño debe usar un protector bucal prefabricado o semiadapatable que consiga en la droguería. Si su niño usa frenillos o cualquier otro aparato dental en su mandíbula inferior, su dentista puede sugerir un protector de la boca para estos dientes también.

Un protector bucal adecuadamente ajustado puede ser esencial para las personas que usan frenillos o que tienen un puente dental fijo. Un golpe a la cara podía dañar los soportes u otros aparatos de ortodoncia fijos. Un protector también proporciona una barrera entre los frenillos y su mejilla o labios, limitando el riesgo de lesiones a los tejidos blandos de la boca.

Consulte con el dentista o el ortodontista de su niño

Consulta con su dentista u ortodontista sobre cómo seleccionar un protector bucal que brinde la mejor protección. Aunque los protectores bucales generalmente sólo cubren los dientes superiores, su dentista u ortodontista puede sugerir que su niño use un protector bucal para los dientes inferiores si también tiene frenillo en estos dientes.

Si su niño tiene un retenedor o cualquier otro aparato dental extraíble, no lo use cuando practique deportes de contacto.

Consejos para el cuidado de un protector bucal:

  • Enjuague antes de cada uso y cepille con un cepillo y crema dental.
  • De vez en cuando, limpie el protector bucal con agua fría y con jabón y enjuague completamente.
  • Transporte el protector bucal en un contenedor o recipiente resistente que tenga respiraderos (orificios)
  • Nunca deje el protector bucal en el sol o en agua caliente.
  • Revise que el protector bucal no esté desgastado por si necesita reemplazarlo.

Información adicional:

Última actualización
9/13/2013
Fuente
Adapted from MouthHealthy.org (Copyright © 2013 American Dental Association)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest