Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto

Lesiones de patinaje artístico: más allá de las clases para aprender a patinar en el hielo

Por: Matthew Fazekas, MD, FAAP

A medida que los niños pequeños avanzan en sus clases locales para aprender a patinar en el hielo puede que algunos descubran que verdaderamente les encanta y quieran patinar a nivel de competición. El patinaje artístico puede ayudar a los niños a tener equilibrio, fuerza, flexibilidad, buen estado físico, concentración y expresión artística. Como es el caso de cualquier deporte, también pueden ocurrir lesiones.

Un patinador de competición puede patinar desde 3 veces por semana hasta dos veces por día. Las caídas, los patines que no calzan adecuadamente y la repetición de movimientos una y otra vez sin tiempo suficiente para recuperarse son algunas de las causas comunes de una lesión. La bueno es que muchas lesiones del patinaje artístico se pueden evitar.

Aquí presentamos un panorama general de las lesiones comunes por sobreuso del patinaje artístico en jóvenes, elaborado por la American Academy of Pediatrics (AAP).  

Lesiones comunes por sobreuso del patinaje artístico en jóvenes:

Irritaciones en la piel

Ampollas y callos. Es posible que la fricción cause la formación de endurecimientos y bultos dolorosos llenos de líquido en la piel. Los puntos de presión pueden ser causados por patines que no calcen correctamente o demasiado ajustados. El uso de relleno en forma de dona en los patines puede ayudar en las áreas irritadas.

Irritación de la piel de la pantorrilla. Para ayudar a evitar que el roce de la bota irrite la parte de atrás de la pantorrilla, use relleno o mangas de silicona. Otra opción es modificar los patines para incluir un material de espuma blando y denso, de celdas cerradas, que sustituya la parte superior trasera de la bota del patín.

"Mordiscos de las agujetas". Las agujetas (cordones) muy ajustadas pueden causar una erupción cutánea y dolor en el tendón a lo largo de la parte superior del pie y del tobillo. Es posible que las botas sean demasiado rígidas o que no sean lo suficientemente profundas como para adaptarse a la forma del pie.  Piense en cambiar las agujetas agregando ganchos en la línea media o enlazando las agujetas en forma alternada para mantener la lengüeta en posición neutral o apenas hacia adentro para evitar el movimiento de la lengüeta hacia afuera.  Una vez más, las mangas de silicona y el relleno pueden ser útiles.

Torceduras y esguinces

Esguince de tobillo. Si el tobillo se tuerce o dobla repentinamente, es posible que se estiren en exceso los ligamentos, que son bandas duras de tejido conjuntivo que mantienen unida la articulación. Para ayudar a evitar un esguince de tobillo, asegúrese de que las botas tengan soporte suficiente y no estén demasiado gastadas.  Se puede reducir el riesgo de una nueva lesión permitiendo que se fortalezca el tobillo, haciendo ejercicios de equilibrio y dando tiempo para que los esguinces anteriores sanen. 

Juanetes. Es posible que se forme un bulto doloroso en la base del dedo gordo del pie cuando los huesos cambian de posición por el uso de botas ajustadas. Los juanetes en la base del dedo meñique del pie se llaman juanetes pequeños. Según las investigaciones del Subcomité de Botas y Hojas de Patinaje Artístico de EE. UU., aproximadamente el 57 % de los patinadores desarrollan juanetes. El bulto óseo puede agrandarse y empezar a amontonar los dedos del pie más pequeños. Asegúrese de que las botas tengan un buen sostén de arco y no sean demasiado angostas, en especial en la zona de los dedos de los pies. 

Espolón de Haglund. La deformidad de Haglund, o espolón de Haglund, afecta a casi la mitad (49 %) de los patinadores artísticos en algún momento. A menudo es consecuencia de una irritación reiterada que ocurre cuando el talón se desliza y roza contra la parte trasera de la bota, cuando las botas son demasiado anchas en la parte de atrás. Revise el calce y agregue relleno si fuera necesario.

Dedos del pie en martillo. Cuando el pie se mueve demasiado adentro de la bota, es natural que los patinadores enrollen los dedos para evitar resbalarse. Alrededor del 18 % de los patinadores artísticos desarrollan dedos en martillo, lo que puede causar dolor, hinchazón y apariencia de garra en el dedo del pie. La prevención incluye asegurarse de que las botas no queden demasiado grandes ni demasiado anchas.

Rodilla de saltador (tendinitis rotuliana). Los movimientos de salto reiterados pueden causar dolor en la parte delantera de la rodilla o alrededor de la rótula. Dentro de la prevención se incluyen la limitación de los movimientos reiterados de alto impacto, el estiramiento adecuado y un programa de fortalecimiento del muslo, la cadera y los músculos principales.

Bursitis. Las "bursas" son bolsas llenas de líquido, y las que rodean las articulaciones del pie y del tobillo se pueden irritar en los puntos de presión. En patinaje artístico, hay dos tipos comunes:

  • Bursitis de tobillo (hinchazón en la parte interior del hueso del tobillo). Es preciso estirar las botas a los lados y proteger los tobillos con mangas de silicona o gel. Use relleno en forma de dona alrededor de la parte huesuda del tobillo, no directamente sobre el hueso.

  • Bursitis retrocalcánea (hinchazón de las bolsas que se encuentran en la parte trasera del hueso del talón). Asegúrese de que la bolsa esté lo suficientemente ajustada en el talón como para evitar el movimiento excesivo. Agregue relleno si fuera necesario.

Tendinitis.  Los tendones son las bandas duras que unen el músculo al hueso. Puede que se irriten en el 20 % de los patinadores artísticos en algún momento, causando tendinitis. El tipo más común es la tendinitis del tendón de Aquiles (el tendón de la parte trasera del tobillo/talón). La prevención incluye el estiramiento habitual de las pantorrillas, ejercicios de fortalecimiento, evitar las botas demasiado duras y limitar los saltos.

Fascitis plantar. La banda de tejido que recorre el arco del pie y conecta el hueso del talón con los pies puede inflamarse si los tendones de Aquiles del patinador están demasiado apretados. Una vez más, el estiramiento habitual de las pantorrillas y un buen soporte del arco del pie pueden ser de ayuda.

Desgarro del rodete articular de la cadera. El patinaje artístico implica torsiones reiteradas y rápidos cambios de dirección que pueden lesionar el rodete de la cadera. Los ejercicios adecuados de calentamiento, estiramiento y fortalecimiento, como levantamientos laterales de pierna y sentadillas pueden ayudar a prevenir esta lesión.  

Fracturas por sobreuso y hematomas óseos

Periostitis tibial.  También conocida como síndrome de estrés de la tibia medial, esta afección causa dolor en la tibia.  Es consecuencia de los movimientos reiterados y de alto impacto, e implica irritación muscular y lesión ósea por tensión en la tibia.  El reposo y el entrenamiento adecuado pueden ayudar en casos leves, pero si la afección empeora o el dolor persiste pese al reposo, consulte al pediatra.

Fracturas del pie por sobreuso. Los saltos y aterrizajes frecuentes pasan factura y pueden provocar lesiones por sobrecarga en los huesos de los pies. Estos incluyen los metatarsos (los cinco huesos largos que se encuentran entre los dedos de los pies y el tobillo), el navicular (hueso en forma de bote de la parte media del pie) y los sesamoideos. La prevención incluye relleno adicional, en especial debajo del antepié, y evitar los saltos excesivos.

Espondilólisis. Un estudio reciente descubrió que el 30 % de los deportistas adolescentes que tienen dolor en la parte baja de la espalda sufren de espondilólisis, una lesión ósea por tensión en la columna.  Son varios los factores que podrían contribuir a una espondilólisis en los patinadores, entre los que se incluyen una disminución de la flexibilidad del pie por botas más rígidas (que son populares porque ofrecen más soporte en las torsiones y saltos avanzados), las que pueden llevar a un mayor arqueo de la espalda para ayudar a mantener el equilibrio. Esto, junto con los aterrizajes repetitivos de alto impacto, podrían causar la lesión.  La prevención incluye la capacitación adecuada junto con ejercicios de fortalecimiento para la espalda media y baja.    

Epifisitis. En los patinadores que están creciendo, la epifisitis (inflamación y dolor donde el músculo se une con el cartílago de crecimiento) puede ser provocada por músculos demasiado tensos en la cadera, en el muslo y en la rodilla.  Un ejemplo de epifisitis es el síndrome de Osgood-Schlatter, que afecta a un cartílago de crecimiento cercano a la rodilla, pero también puede aparecer alrededor de zonas óseas pélvicas como la cresta ilíaca.  El estiramiento es de particular importancia para la prevención si los patinadores hacen muchas torsiones y giros reiterados durante los saltos.

Consejos de la AAP para prevenir las lesiones de patinaje artístico:

Comparta los siguientes consejos con su hijo y sus entrenadores.

  • Participar en entrenamientos fuera del hielo para desarrollar flexibilidad y fuerza. Concéntrese en la estabilidad de su centro para poder mantenerse fuerte sobre los patines. 

  • Calentar y enfriar después de cada sesión de patinaje. Concéntrese en ejercicios dinámicos de estiramiento y fortalecimiento durante el calentamiento basados en el movimiento. Haga estiramiento estático (sostener el estiramiento en reposo) durante el enfriamiento.

  • Asegurarse de que los patines calcen bien y estén amansadas(aflojadas/estiradas). Cuando las botas están demasiado rígidas, el movimiento es limitado. Esto ejerce presión sobre el tobillo, la rodilla, la cadera y la espalda. Resista la tentación de comprar patines "un poquito grandes" para que quede lugar en caso de que el pie crezca y revise periódicamente el calce para asegurarse de que no le queden chicos a su hijo. 

  • Afilar los patines, pero no demasiado. Los patines demasiado afilados tienden a arrastrar en vez de deslizarse. Esto puede provocar lesiones en los patinadores novatos.

  • Revisar que el hielo no tenga lascas (escamas/pedazos de hielo), bultos ni terrones. Pueden causar lesiones agudas por resbalones y caídas.

  • Limitar la cantidad de repeticiones al aprender nuevos movimientos. Los aterrizajes fuertes ejercen mucha presión en el cuerpo. Limitar la cantidad de repeticiones de los aterrizajes de alto impacto podría evitar lesiones.

  • Aumentar gradualmente la carga del entrenamiento. Según la Asociación de Patinaje Artístico de EE. UU., los patinadores tienen un 10 % más de probabilidades de sufrir lesiones cuando aumentan la intensidad del entrenamiento o el tiempo que pasan sobre el hielo, en especial si están atravesando un período de crecimiento.

  • Hacer coincidir el movimiento con el nivel de aptitud. Recuerde que puede llevar años de entrenamiento y práctica llegar a ejecutar movimientos complejos en forma segura.

  • Hay que dejar de patinar cuando se siente dolorLas lesiones por sobreuso ocurren cuando los patinadores entrenan demasiado, patinan con dolor y no se toman el tiempo suficiente para descansar y recuperarse. Intente descansar, aplicar hielo, compresión y elevación de la extremidad para tratar el dolor. Hable con su pediatra si el dolor continúa.

  • Participar en deportes y actividades variadas fuera de la escuela. Los niños que se especializan en un solo deporte y que entrenan todo el año desde que son pequeños tienen más tendencia a desarrollar lesiones por sobrecarga. 

  

Un comentario sobre los saltos:

El proceso de saltar (y hacer que parezca fácil y elegante cuando cae fuertemente sobre el hielo en un solo pie) con el tiempo puede resultar en esguinces, torceduras, desgarros y fracturas.

En el patinaje artístico de competición puede haber mucha presión por el desarrollo de los jóvenes patinadores. Algunos entrenadores consideran que los patinadores deben poder lograr los saltos dobles a los 12 años de edad.

Con la competencia intensa no es sorpresa que los entrenadores animen a sus patinadores para que se especialicen siendo aún muy jóvenes. No obstante, pueden surgir problemas de salud a largo plazo incluso en los patinadores artísticos de competición de mayor nivel cuando se los presiona para hacer saltos triples antes de la pubertad.

Recuerde: Cuando los niños dejan de sonreír cuando están en el hielo, es señal de que ya ha sido demasiado.

Deje que su hijo decida si quiere competir o avanzar en el patinaje artístico. Presionar a un niño para que se destaque es una fórmula infalible para lesiones deportivas y agotamiento, en especial en casos de un deporte individual como el patinaje.

Tome medidas para prevenir las lesiones relacionadas con el patinaje: haga lo que deba para que el tiempo que su hijo pase sobre el hielo sea divertido y seguro. Si su hijo sufre dolores que no ceden con el reposo, asegúrese de hablar con el pediatra de su hijo.

Información adicional

Sobre el Dr. Fazekas:

Matthew Fazekas Matthew Fazekas, MD, FAAP es pediatra practicante en el sur de Florida, con capacitación de beca posdoctoral (fellowship) y certificación de la junta en medicina del deporte pediátrica, de adolescentes y adultos jóvenes. Actualmente trabaja como médico consultante para la Asociación de Patinaje Artístico de EE. UU. y ha cumplido funciones de médico consultante y médico del equipo en el Boston Ballet, la Northeastern University y Emmanuel College. Cubrió eventos para la Maratón de Boston BAA y otros eventos deportivos masivos a nivel nacional. Dentro de la American Academy of Pediatrics, integra el Consejo de Medicina del Deporte y Buen Estado Físico (COSMF). Además, el Dr. Fazekas forma parte de la Asociación Médica Americana de Medicina del Deporte, el Colegio Americano de Medicina del Deporte, la Asociación de Investigación Pediátrica de Medicina del Deporte, Alfa Omega Alfa y la Sociedad de Honor Médica.

Última actualización
4/8/2019
Fuente
Council on Sports Medicine and Fitness (COSMF) (Copyright © 2019 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos