Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto

Efectos de la pubertad en el rendimiento deportivo: lo que los padres deben saber

Por: Suanne Kowal-Connelly, MD, FAAP

Parece que hay un número creciente de niños que se especializan en un solo deporte a una edad temprana y entrenan todo el año para este deporte. Mientras que el aliciente de una beca universitaria o una carrera profesional puede motivar a los jóvenes deportistas (y sus padres) a comprometerse con regímenes de entrenamiento especializados a una edad temprana, la American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda no especializarse en un deporte antes de la pubertad.

Crecimiento y maduración del esqueleto

La pubertad es un período de rápido crecimiento.

  • Niñas: en promedio, el crecimiento rápido se produce alrededor de los 11 años y medio, pero puede comenzar tan temprano como a los 8 años o tan tarde como a los 14 años.
  • Niños: suelen retrasarse dos años aproximadamente; esta es la razón por la que las niñas de trece años pueden llevarles una cabeza a los niños de 13 años durante un tiempo.

Una vez que comienzan la pubertad, tanto los varones como las niñas pasan por su etapa de crecimiento acelerado del adolescente (AGS, por sus siglas en inglés). No hace falta decir que estos cambios y las edades en las que se producen pueden afectar el rendimiento deportivo de un niño.

Cambios en el rendimiento atlético durante el crecimiento acelerado del adolescente

El paso por la pubertad puede tener un impacto significativo tanto positivo como negativo en el rendimiento atlético. Si bien el aumento en el tamaño corporal, las hormonas y la fuerza muscular pueden mejorar el rendimiento atlético, puede existir una disminución temporal en el equilibrio y el control del cuerpo durante el periodo de crecimiento. El rápido aumento de estatura y peso afecta el centro de gravedad del cuerpo. A veces, el cerebro tiene que adaptarse a este punto de observación más alto, por lo que un adolescente puede parecer un poco "torpe".   

Esta fase es especialmente evidente en los deportes que requieren un buen equilibrio y control del cuerpo (por ejemplo, patinaje sobre hielo, buceo, gimnasia y baloncesto). Además, las piernas y los brazos más largos pueden afectar el lanzamiento de cualquier tipo de pelota, los golpes con un bate o una raqueta, las atrapadas con un guante o un palo de lacrosse, la natación y el salto. Los entrenadores que están al tanto de este periodo de crecimiento pueden ayudar a reducir la torpeza atlética mediante la incorporación de aspectos específicos de entrenamiento en prácticas y sesiones de entrenamiento.

Información sobre los cartílagos de crecimiento

Los huesos de los niños son diferentes de los huesos de los adultos. En el interior de los extremos de sus huesos hay una sección de cartílago que finalmente se convierte en hueso cuando terminan de crecer. Esta sección de cartílago, llamada cartílago de crecimiento, es la responsable real del crecimiento. Es mucho más delicada que los huesos, músculos, tendones o ligamentos a su alrededor. El cartílago de crecimiento también es más débil durante los períodos de crecimiento más rápido o AGS. La lesión del cartílago de crecimiento puede limitar la capacidad del hueso para crecer correctamente.

¿Qué provoca las lesiones del cartílago de crecimiento?

Las lesiones del cartílago de crecimiento son fracturas. Algunas lesiones del cartílago de crecimiento son causadas por un evento agudo, como una caída o un golpe en una extremidad, mientras que otras son el resultado de una sobrecarga o un esfuerzo repetitivo en el cartílago de crecimiento. Por ejemplo, un gimnasta que practica rutinas de acrobacia durante muchas horas cada semana, un fondista que aumenta las millas al prepararse para una carrera o un lanzador de béisbol que perfecciona su bola rápida están en riesgo de sufrir lesiones por sobrecarga en un cartílago de crecimiento.

Prevenga las lesiones del ligamento cruzado anterior

A medida que los preadolescentes entran en la pubertad y aumentan de estatura y peso, el riesgo de sufrir una lesión del ligamento cruzado anterior (LCA) aumenta. El LCA es uno de los ligamentos principales que proporcionan estabilidad a la rodilla.

Según el informe clínico de la AAP del 2014, el riesgo de lesión del LCA comienza a aumentar considerablemente a los 12 a 13 años en las niñas y a los 14 a 15 años en los varones. Las adolescentes corren un mayor riesgo de lesión de lesiones del LCA porque no suelen usar los músculos como los varones durante las destrezas deportivas como saltar y caer. Durante la pubertad, el tamaño del cuerpo aumenta para ambos sexos, pero los varones reciben, además, una oleada de testosterona, que les permite tener músculos más grandes y fuertes para controlar su nuevo cuerpo; las niñas no tienen este mismo crecimiento rápido en la fuerza muscular.

Recuerde, la pubertad es temporal

Es importante que los padres se mantengan positivos y busquen entrenadores que conozcan bien las connotaciones de la pubertad y el crecimiento acelerado del adolescente. Los gritos constantes de un entrenador o el menosprecio de un padre decepcionado pueden provocar que el niño abandone el deporte por completo.

Su tarea como padre no es producir otro deportista olímpico sino asegurarse de que sus niños se apasionen por una actividad de forma duradera para que puedan convertirse en adultos saludables. ¡Apóyelos y aliéntelos para que hagan de la actividad física un modo de vida!

Información adicional: 

Sobre la Dra. Kowal-Connelly:

Suanne Kowal-Connelly, MD, FAAP es una pediatra con 30 años de experiencia en práctica de grupo y es médica del personal voluntario de la Facultad de Medicina de la Universidad Nassau donde es tutora de residentes. También atiende a pacientes privados en los Centros de Salud con calificación federal de Long Island (Long Island Federally Qualified Health Centers, LIFQHC) en el condado de Nassau. Dentro de la American Academy of Pediatrics (AAP), es parte del Consejo sobre Medicina del Deporte y Aptitud Física, el Consejo sobre la Salud en la Escuela y el Departamento de Obesidad. La Dra. Kowal-Connelly es entrenadora certificada de Nivel 1 en Triatlón de los Estados Unidos (USA Triathlon, USAT) y entrenadora certificada en USAT para escuelas secundarias y universidades. Además, es fundadora de www.HealthPoweredByYou.com (en inglés), donde las familias y las organizaciones pueden aprender bien las estrategias para tener salud y bienestar durante toda la vida y leer su blog. También es la madre muy orgullosa de tres hijos adultos. Sígala en Twitter@healthpby.


Autor
Suanne Kowal-Conelly, MD, FAAP
Última actualización
11/21/2016
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2016)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos