Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Fumigación aérea para controlar la propagación del zika: preguntas frecuentes

Con sólida evidencia que asocia al virus del Zika  con serios defectos de nacimiento tales como la microcefalia y el síndrome de Guillian-Barré, los gobiernos de los países afectados están dispuestos a hacer todo lo posible para tratar de controlar los mosquitos —incluyendo la fumigación terrestre y aérea con insecticidas.  

¿De qué se trata exactamente la fumigación aérea?

La fumigación aérea implica rociar desde el aire una pequeña cantidad de insecticida sobre las zonas donde viven los mosquitos, usualmente desde un avión. Los Estados Unidos continentales ha estado utilizado la fumigación aérea por décadas en situaciones cuando el riesgo serio de enfermedad en los humanos requiere el control de los mosquitos. 

¿La fumigación aérea es segura y eficaz?

¡Sí y sí! De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés), la fumigación aérea de un insecticida es un método seguro y comprobado para combatir los mosquitos que trasmiten enfermedades, tales como el virus del Zika, dengue y chikungunya.

Para detener la actual propagación del virus del Zika y librar del daño a las mujeres embarazadas y a sus bebés, los CDC y la EPA recomiendan la fumigación aérea sobre las zonas más densamente pobladas de mosquitos que propagan el virus. La American Academy of Pediatrics (AAP) apoya estas recomendaciones.

¿Qué tipos de insecticidas se recomiendan para la fumigación aérea?

Los tipos de insecticidas que los CDC y la EPA están recomendado se llaman organofosfatos. En la actualidad se están utilizando en la Florida para controlar la propagación del virus del Zika y de otras enfermedades transmitidas por mosquitos. Los organofosfatos también se han utilizado con eficacia después de catástrofes naturales y otros brotes de enfermedades en los Estados Unidos.

Sólo pequeñas cantidades de insecticidas se utilizan en las fumigaciones aéreas, de ese modo se minimiza cualquier riesgo sanitario.

¿Existen precauciones que yo pueda tomar si estoy preocupado —especialmente por los niños y las mascotas?

En los lugares donde la fumigación aérea pueda ocurrir, no hay precauciones especiales que la CDC recomiende para la mayoría de las personas.

Quizá los padres quieran tomar algunas medidas de sentido común para limitar la cantidad de exposición al insecticida por parte de los niños y mascotas. Los siguientes consejos también se aplican a las mujeres embarazadas:

  • Cubra o ponga dentro de su casa los muebles del patio o los juguetes que se encuentran afuera antes de que ocurra la fumigación.

  • Ponga los platos de comida y agua de las mascotas dentro de su casa.

  • Mantenga a los niños y a las mascotas dentro de la casa cuando están fumigando. Las fumigaciones aéreas son más comunes al anochecer o al amanecer para prevenir exposición —durante las horas que muchos niños están durmiendo.

  • Cierre las ventanas y las puertas y apague las unidades de aire acondicionado instaladas en las ventanas o cierre los respiraderos/conductos de ventilación que circulan el aire en el interior de la casa antes de que empiece la fumigación.

  • Recolecte las frutas y verduras que crecen en su jardín y que planea consumir pronto antes de que ocurra la fumigación. Enjuague bien con agua las frutas y verduras que cultiva en su hogar (de hecho, todos los productos perecederos) antes de cocerlos/cocinarlos o comerlos.

  • Hable con su pediatra si tiene preguntas adicionales o si cree que su niño está sufriendo algún efecto de salud a causa de la fumigación Para más información, lea: Cómo proteger a los niños de los pesticidas: Información para los padres 

Información adicional:

​ 

Última actualización
7/21/2016
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2016)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos