Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Consejos para la prevención y el tratamiento de envenenamientos

​Anualmente, cerca de 3 millones de personas —muchas de ellas menores de edad— ingieren o tienen contacto con una sustancia venenosa.

La American Academy of Pediatrics (AAP) tiene algunos consejos importantes para prevenir que los niños sean expuestos a venenos y para tratar los envenenamientos.

Cómo prevenir los envenenamientos en su hogar:

Casi todos los envenenamientos ocurren cuando los padres o los encargados del cuidado de los niños se encuentran en el hogar pero no están poniendo atención. Los productos más peligrosos con los que se pueden envenenar los niños son: medicamentos, productos de limpieza, repuestos de nicotina líquida, anticongelantes, líquidos limpiaparabrisas, plaguicidas, pulidores de muebles, gasolina, querosene y aceite para lámparas. Manténgase en alerta especial cuando haya un cambio de rutina. Los días de fiesta, las visitas de los abuelos y al hogar de los abuelos y otros eventos especiales pueden traer consigo mayor riesgo de envenenamiento si no toma las precauciones habituales o si no se establecen.

  • Almacene los medicamentos, los productos de limpieza y de lavandería (incluyendo las cápsulas de detergente), las pinturas/barnices y los plaguicidas en su empaque original en armarios o gabinetes cerrados con llave, fuera de la vista y del alcance de los niños.

  • Los pestillos de seguridad que se activan y se aseguran automáticamente cuando usted cierra las puertas de  armarios o gabinetes puede mantener a los niños alejados de los productos peligrosos, aunque es posible que algunas veces el mecanismo no funcione o que el niño logre abrirlo. El lugar más seguro para almacenar los productos venenosos es fuera del alcance de los niños.

  • Compre y mantenga todos los medicamentos en recipientes con tapas de seguridad donde los niños no los puedan ver o alcanzar. Deseche el medicamento sobrante. Cabe mencionar que las tapas de seguridad con mecanismos de seguridad para niños no son totalmente a prueba de niños.

  • Nunca se refiera a los medicamentos como "dulces" ni con otros nombres atractivos.

  • Revise la etiqueta cada vez que le administre medicamento a un niño con el fin de cerciorarse de que la dosis es la apropiada. Para medicamentos líquidos, use el dosificador que viene con el medicamento. Nunca use cucharas de la cocina.

  • Si usted usa cigarrillos electrónicos​, mantenga los repuestos de la nicotina líquida bajo llave, fuera del alcance de los niños y solo use repuestos que tengan mecanismos de seguridad a prueba de niños. Una pequeña cantidad que se derrame en la piel o que sea ingerida puede ser mortal para un niño. Lea el artículo: La nicotina líquida de los cigarrillos electrónicos puede matar a los niños.

  • Nunca coloque o vierta productos venenosos en envases de alimentos o de bebidas.

  • Mantenga los electrodomésticos de gas natural y las estufas de carbón, madera o querosene en buen estado y funcionando bien.

  • Mantenga los detectores de humo y los de monóxido de carbono en buen estado.

  • Guarde en un lugar seguro los controles remotos, llaveros, tarjetas de felicitación y libros musicales para niños. Estos dispositivos y otros pueden contener pequeñas pilas tipo botón que pueden causar lesión si se ingieren.

  • Conozca el nombre de las plantas que tiene en su hogar y patio. Si tiene niños pequeños o mascotas, deshágase de cualquier planta que pueda ser venenosa.

Consejos para el tratamiento de envenenamientos

Si su hijo está inconsciente, no respira, sufre convulsiones o ataques debido a que estuvo en contacto con un veneno o por ingestión del mismo, llame de inmediato al 911 o a su número de emergencia local. Si su hijo estuvo en contacto con un veneno y tiene síntomas leves o no presenta síntomas, llame a Ayuda en Caso de Envenenamiento (Poison Help) al 1-800-222-1222.

Los distintos tipos y métodos de envenenamiento requieren un tratamiento diferente y de inmediato:

  • Ingestión de veneno. Retire el producto que el niño tenga y haga que escupa cualquier sustancia restante. No induzca el vómito. No use jarabe de ipecacuana.

  • Ingestión de una pila o batería. Si su niño ha ingerido una pila tipo botón o se la ha introducido en la nariz, oreja o garganta, busque ayuda para su tratamiento en el departamento de urgencias de un hospital de inmediato. Graves daños a los tejidos del cuerpo pueden ocurrir en menos de dos horas.

  • Veneno en la piel. Desvista al niño y lave la piel con agua templada durante por lo menos unos 15 minutos.

  • Veneno en los ojos. Lave los ojos del niño manteniendo los párpados abiertos y vierta un chorro constante de agua a temperatura ambiente en la esquina interior del ojo durante 15 minutos.

  • Humos, vapores o gases venenosos. Saque de inmediato al niño al aire libre o a un lugar donde haya aire fresco. Si el niño ha dejado de respirar, empiece la reanimación cardiopulmonar (RCP)  y no la suspenda sino hasta que el niño respire por sí mismo, o alguien más pueda hacerse cargo de él.

Información adicional:

Última actualización
6/13/2018
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2018)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest