Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Cuál es nuestra posición con respecto a las evaluaciones del agua de pozos

​En los Estados Unidos, unos 15 millones de familias obtienen el agua potable de pozos privados, no regulados. Los estudios demuestran que una cantidad considerable de estos pozos tienen concentraciones de nitratos que exceden los requerimientos federales del agua potable. Estos nitratos son un componente natural de plantas y fertilizantes que contienen nitratos que pueden filtrarse en el agua de pozo y no representan ningún riesgo tóxico para los seres humanos por sí solos. Pero en el cuerpo, pueden convertirse en nitritos que pueden ser peligrosos.

En los bebés, pueden provocar una afección llamada metahemoglobinemia, un trastorno de la sangre peligroso y con frecuencia mortal que interfiere con la circulación de oxígeno en la sangre. Los bebés cuya fórmula se prepara con agua de pozo corren un alto riesgo de intoxicación por nitratos.

La American Academy of Pediatrics recomienda que, si su familia bebe agua de pozo, deben analizar el agua para detectar la existencia de nitratos. Si el agua de pozo contiene nitratos (en un nivel superior a 10 mg/l), no la deben utilizar para la preparación de la fórmula o los alimentos de un bebé. En cambio, deben preparar la fórmula o los alimentos con agua comprada, suministros de agua pública o agua de los pozos más profundos con niveles mínimos de nitratos.

La lactancia materna es la forma más segura de alimentar a su bebé, ya que los altos niveles de nitratos no se transmiten a través de la leche materna.

¿Con qué frecuencia se debe analizar el agua de pozo?

Para determinar los niveles de nitratos, se deben realizar análisis cada tres meses durante por lo menos un año. Si estos análisis muestran niveles seguros, se recomienda realizar después un análisis de seguimiento una vez al año.

Información adicional:

Última actualización
9/22/2017
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5, 6th Edition (Copyright © 2015 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos