Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Incendios forestales: información para los padres

Durante un incendio forestal

Mientras el fuego está ardiendo, los principales peligros de los incendios forestales para los niños son el fuego (llamas) y el humo.

Los siguientes son efectos para la salud:

  • Opresión o dolor en el pecho
  • Dificultad para respirar
  • Jadeo excesivo
  • Tos
  • Ardor o picazón de la nariz, garganta y ojos
  • Mareos o desvanecimiento

Medidas para reducir los efectos perjudiciales para la salud y proteger a los niños

  • Manténgase en el interior para reducir la exposición al humo. Cierre todas las ventanas, puertas y otros orificios. Encienda el aire acondicionado para que circule el aire y evite las actividades que puedan agregar contaminación de aire en el interio, tales como cocinar con una estufa de gas. Se recomiendan filtros de aire de alta eficiencia (HEPA) u otros sistemas de filtración de aire en las habitaciones que no generen ozono.
  • Cuando esté en un auto, mantenga cerradas las ventanas y respiraderos. Encienda el aire acondicionado para que circule el aire.
  • NO le dé a su hijo una mascarilla para filtrar los contaminantes, debido a que las mascarillas no funcionan cuando no se ajustan correctamente. Las mascarillas de un tamaño más pequeño pueden parecer ajustarse a la cara de un niño, pero ningún fabricante recomienda su uso en niños. Si sus hijos están en un área con mala calidad del aire, llévelos a un ambiente en el interior con aire más limpio, en vez de darles una mascarilla.
  • La actividad en el exterior se debe reducir y se debe suspender la actividad deportiva y la educación física hasta que mejore la calidad del aire.
  • Evacúe el área si lo recomiendan así las autoridades.
  • Los niños con problemas respiratorios crónicos, como asma corren mayor riesgo. Los niños con mayor riesgo deben permanecer en un ambiente con aire limpio y mantenerse en el interior hasta que mejore la calidad del aire. Se les debe vigilar de cerca para detectar señales o síntomas de efectos nocivos para la salud. Si están mostrando estos síntomas y sus medicamentos normales no pueden controlarlos, se les debe llevar a un centro médico cercano a pesar de los riesgos del viaje.

Después de un incendio forestal

Las secuelas de un incendio incontrolado también representan peligros para los niños.

Tome estas acciones para garantizar la seguridad de su hijo después de un incendio forestal.

  • Si evacuó su hogar o su área, antes de regresar usted debe:
    • Espere a recibir instrucciones de las autoridades de que es seguro regresar.
    • Conozca la ubicación del centro médico más cercano.
    • Asegúrese de que se haya restablecido el suministro de agua, la electricidad y las líneas telefónicas.
    • Bloquee las áreas que no sean seguras o que no estén limpias para que los niños no pueden pasar.
    • Asegúrese de que su casa esté estructuralmente en buen estado.
    • Haga los arreglos para retirar las cenizas y escombros con profesionales o adultos (los niños y adolescentes no deben tomar parte en la limpieza).
  • Verifique con su proveedor de agua para asegurarse de que es seguro beber su agua. Si no está seguro sobre la limpieza de su agua, caliéntela hasta que hierva durante 1 minuto para matar las bacterias potencialmente dañinas y otros organismos microscópicos antes de beberla.
  • Tenga en mente que la pérdida de la energía en las neveras y congeladores puede hacer que se eche a perder la comida. Si los alimentos se descongelan a temperatura de ambiente por más de 2 horas, tírelos a la basura y no los consuma.
  • Mantenga a su hijo alejado de los peligros físicos, tales como:
    • Escombros como vidrio roto, alambres, clavos, madera, metal, plástico y otros objetos.
    • Las fosas de cenizas, que son hoyos llenos de cenizas creadas por árboles y troncos quemados.
    • Estructuras de edificios inestables, incluyendo los pisos, escaleras, barandas, etc.
    • Los artículos almacenados que se hayan podido mover a posiciones inestables.
    • Pisos resbalosos o árboles quemados o averiados, ya que pueden quedar inestables y caerse.
    • Carreteras, puentes y otras estructuras en el exterior que puedan estar averiadas o inestables.
    • Animales muertos, extraviados o salvajes.
    • Cambios del tráfico de automóviles como resultado de actividades de limpieza, ya que es posible que haya más tráfico en áreas en las que los niños juegan o por donde pasan.
  • Las cenizas representan un gran peligro ya que puede ser irritantes para la piel, nariz y garganta, y pueden ser difíciles de limpiar. NO permita que su hijo juegue en las cenizas y límpielas tan pronto como sea posible. Al limpiar, evite esparcir las cenizas en el aire. Mójelas antes de intentar retirarlas. NO use sopladores de hojas o aspiradoras. Incluso si tiene cuidado, es fácil revolver el polvo que puede contener sustancias peligrosas. Los niños y adolescentes no deben tomar parte en labores de limpieza.
  • Si su hijo ha tenido contacto con cualquier sustancia potencialmente peligrosa o ha estado jugando en un área afectada por el incendio, lávele bien las manos y cualquier otra parte del cuerpo que haya estado expuesta, incluyendo enjuagarle los ojos. Quítele la ropa expuesta y lávela por separado tan pronto como sea posible.
  • Vigile a su hijo de cerca, especialmente si ha tenido una afección respiratoria crónica como el asma. Observe si hay síntomas como tos; jadeo excesivo; opresión en el pecho; ardor de ojos, nariz o boca; mareo o desvanecimiento. Traslade a su hijo al interior o a un ambiente más limpio y báñelo (siga las instrucciones del punto anterior) si muestra estos síntomas. Si su hijo tiene asma u otras enfermedades respiratorias, dele el medicamento apropiado. Si los síntomas no mejoran, busque atención médica de inmediato.

Efectos psicológicos

Permanezca alerta con respecto a la salud emocional y el bienestar psicológico de su hijo. El dolor asociado con una pérdida, estrés o ansiedad del desastre pueden causar estrés emocional.

Las señales de estrés emocional pueden ser diferentes dependiendo de la edad de su hijo, como por ejemplo:

  • Comportamiento dependiente y miedo a la separación
  • Falta de cooperación (por ejemplo,discute o argumenta)
  • Pesadillas
  • Quejas físicas (por ejemplo, dolores de estómago, dolores de cabeza, en general, sin sentirse bien)
  • Irritabilidad
  • Miedos
  • Comer o dormir demasiado o muy poco
  • Regreso de comportamientos infantiles
  • Comportamientos arriesgados
  • Fatiga, tanto física como emocional
  • Indiferencia
  • Dejar de hacer actividades que disfrutaba anteriormente
  • Dificultad para concentrarse o enfocarse en casa o en el trabajo de la escuela
  • Agresión o arrebato (arranques) de enojo
  • Llanto descontrolado

Continúe con las rutinas de su hijo tanto como le sea posible y escúchelo. Anime a su hijo a expresar sus sentimientos a través de formas como la música, el arte, lleva un diario, hablar o jugar con juguetes o muñecas. Evite exponer a su hijo a la cobertura excesiva del incidencio por la televisión y otros de los medios de comunicación. Responda a las preguntas de su hijo de manera abierta y honesta de acuerdo con la edad de su hijo. Sea paciente y guarde la calma. A menudo, los niños siguen el ejemplo de sus padres y de su entorno. Sus reacciones comunican un mensaje no hablado a su hijo, y pueden sumarse al sentimiento de estrés de un niño.

En algunos casos, toda la familia puede beneficiarse de recibir asesoramiento o ayuda. Es importante recordar que no es una señal de enfermedad mental aceptar apoyo profesional durante los momentos de estrés emocional.


Última actualización
10/11/2017
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2012)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest