Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Guía de primeros auxilios para padres y encargados del cuidado de los niños

General

  • Sepa cómo obtener ayuda.
  • Asegúrese de que el área sea segura para usted y para el niño.
  • Cuando sea posible, debe usar equipo de protección personal (como p. ej., guantes).
  • Coloque al niño en una posición correcta si es preciso abrirle las vías respiratorias o si debe realizarle RCP (resucitación cardiopulmonar).
  • NO MUEVA A UN NIÑO QUE PUEDA HABERSE LESIONADO EL CUELLO O LA ESPALDA (por una caída, un choque vehicular u otras lesiones o si el niño dice que le duele el cuello o la espalda), salvo que esté en peligro.
  • Busque todo aquello que pueda darle información sobre problemas de salud (como brazaletes, collares o documentos con identificación médica de emergencia).

Picaduras, mordeduras y alergias

  • Insectos que pican: Quite el aguijón tan pronto como sea posible, con un movimiento de raspado, usando un elemento rígido (tal como el borde de una tarjeta de crédito). Aplique una compresa fría sobre la picadura para aliviar el dolor. Si se presentan dificultades para respirar; desmayos; inflamación de labios, rostro o garganta; o ronchas en todo el cuerpo, llame inmediatamente al 911 o a un número de emergencia. En caso de ronchas en un área reducida, náuseas o vómitos, llame al pediatra. En caso de picaduras de araña, llame al pediatra o a la línea de ayuda en caso de intoxicación (Poison Help) al 1-800-222-1222. Haga que el pediatra revise cualquier picadura que se torne roja, caliente, inflamada o dolorosa.:

  • Mordeduras de animales o personas: Lave bien la herida con agua y jabón. Llame al pediatra. Es posible que el niño necesite una vacuna contra el tétanos o la rabia, o antibióticos.

  • Garrapatas: Use pinzas o los dedos para asir la garrapata tan cerca de la cabeza como sea posible, y dé un tirón rápido a la garrapata para separarla de donde esté prendida. Llame al pediatra si el niño presentara síntomas tales como una erupción (sarpullido) o fiebre.

  • Mordeduras de serpiente: Lleve al niño a una sala de urgencias si no está seguro del tipo de serpiente que lo mordió o si le preocupa que la serpiente sea venenosa. Mantenga al niño en reposo. No aplique hielo. Entablille la zona lastimada sin apretar y manténgala quieta, ubicada a nivel del corazón o apenas por debajo del mismo. Identifique la serpiente si puede hacerlo en forma segura. Si no puede identificar la serpiente pero puede matarla en forma segura, llévela con usted a la sala de urgencias para que la identifiquen.

  • Alergia: Inflamación, dificultad para respirar y palidez pueden ser signos de una alergia grave. Llame inmediatamente al 911 o a un número de emergencia. Puede que algunas personas tengan medicamentos de emergencia para estos casos. Si fuera posible, pregunte sobre los medicamentos de emergencia que pudieran tener y ayude a administrarlos si fuera necesario.:

Fiebre

La fiebre en niños suele ser causada por una infección. También puede ser causada por sustancias químicas, venenos, medicamentos, un ambiente demasiado caluroso o un nivel extremo de hiperactividad. Tome la temperatura del niño para ver si tiene fiebre. La mayoría de los pediatras considera como fiebre cualquier lectura de termómetro que supere los 100,4 ºF (38 °C). No obstante, es más importante la forma en que se ve y se comporta el niño que lo alta que sea su temperatura.

Llame de inmediato al pediatra si el niño tiene fiebre y:

  • Se ve muy enfermo, inusualmente somnoliento o muy nervioso.
  • Tiene otros síntomas, como rigidez en el cuello, dolor de cabeza fuerte, dolor de garganta fuerte, dolor de oído fuerte, un sarpullido inexplicable, vómitos o diarrea recurrente, o dificultad para respirar.
  • Tiene una afección que causa inmunodepresión (como p. ej. anemia drepanocítica, cáncer o uso crónico de esteroides).
  • Tuvo una primera convulsión pero ya no está convulsionando.
  • Es menor de 2 meses y tiene una temperatura de 100,4 °F (38 °C) o más.
  • Ha estado en un lugar muy caluroso, como en un auto sobrecalentado.

Para que el niño esté más cómodo, vístalo con ropa liviana, dele líquidos frescos y manténgalo tranquilo. Probablemente el pediatra recomiende que tome medicamentos para la fiebre. NO use aspirina para bajar la fiebre a un niño. La aspirina se ha relacionado con el síndrome de Reye, una enfermedad grave que afecta el hígado y el cerebro.

Heridas en la piel

Asegúrese de que el niño tenga la vacuna del tétanos al día. Es probable que toda herida abierta requiera la aplicación de un refuerzo de tétanos, aun cuando el niño esté vacunado. Si el niño tiene una herida abierta, pregunte al pediatra si es necesario un refuerzo de tétanos.

  • Hematomas: Aplique compresas frías. Llame al pediatra si el niño sufre una lesión por compresión, moretones grandes, dolor constante o inflamación. Es probable que el pediatra recomiende administrar acetaminofén para el dolor.

  • Cortes: Enjuague los cortes pequeños con agua hasta que estén limpios. Aplique presión directa con un paño limpio para detener el sangrado y mantenga la presión durante 1 o 2 minutos. Si el corte no es profundo, aplique un ungüento antibiótico y cúbralo con un vendaje limpio. En el caso de cortes grandes o profundos o si la herida está muy abierta, llame al pediatra u obtenga atención de emergencia. En caso de hemorragia grave, llame para pedir ayuda (911 o un número de emergencia). Siga aplicando presión directa con un paño limpio hasta que llegue la ayuda.

  • Raspaduras: Enjuague con agua corriente del grifo, limpia, durante por lo menos 5 minutos, para eliminar suciedad y gérmenes. No use detergentes, alcohol ni agua oxigenada. Aplique un ungüento antibiótico y una venda que no se pegue en la herida.

  • Astillas: Quite las astillas pequeñas con pinzas y luego lave la zona hasta que esté limpia. Si no puede sacar del todo la astilla, llame al pediatra.

  • Heridas con perforación: No retire objetos grandes (como un cuchillo o una rama) de una herida. Llame para pedir ayuda (al 911 o a un número de emergencia). Ese tipo de objetos debe retirarlos un médico. Ante cualquier herida con perforación, llame al pediatra. Es probable que el niño necesite un refuerzo de tétanos.

  • Sangrado/hemorragias: Aplique presión con gasas sobre el área que sangra durante 1 o 2 minutos. Si el sangrado continúa, agregue más gasas y aplique presión otros 5 minutos. También puede colocar una venda elástica firme sobre las gasas y aplicar presión. Si el sangrado sigue, llame para pedir ayuda (911 o un número de emergencia).

Lesiones de los ojos

Si  salpicó algo a los ojos, enjuáguelos con agua durante al menos 15 minutos. Llame a la línea de ayuda en caso de intoxicación (Poison Help) al 1-800-222-1222 o al pediatra para obtener más asesoramiento. Todo ojo lastimado o adolorido debe ser atendido por un médico. NO toque ni frote un ojo lastimado. NO aplique medicamentos. NO retire objetos atrapados en un ojo. Cubra el ojo dolorido o lastimado con un vaso de papel o un protector de ojos hasta que pueda obtener ayuda médica.

Fracturas y esguinces

Si un área lastimada está adolorida, inflamada o deforme, o si el movimiento provoca dolor, envuélvala en una toalla o un paño suave y haga un entablillado con cartón u otro material firme para sostener en su sitio el brazo o la pierna. No intente enderezar la extremidad. Aplique hielo o compresas frías envueltas en un paño fino durante no más de 20 minutos. Llame al pediatra o busque atención de emergencia.

Si hubiera un rasgón en la piel cercana a la fractura, o si puede ver el hueso, cubra el área con una venda limpia, haga un entablillado tal como se describió anteriormente y busque atención de emergencia. Si el pie o la mano a continuación de la parte lastimada estuvieran fríos o decolorados (morados o pálidos), busque atención de emergencia inmediatamente.

Quemaduras y escaldaduras

  • Tratamiento general: En primer lugar, detenga el proceso de quemadura retirando al niño del contacto con agua caliente o un objeto caliente (p. ej., la plancha caliente). Si se está quemando la ropa, apague las llamas. Quítele la ropa, salvo que esté muy pegada a la piel. Deje correr agua sobre la piel quemada hasta que cese el dolor. No aplique hielo, mantequilla, grasa, medicamentos ni ungüentos.
  • Quemaduras con ampollas: No rompa las ampollas. Pregunte al pediatra cómo cubrir la quemadura. En caso de quemaduras en la cara, las manos, los pies o los genitales, busque atención de emergencia.
  • Quemaduras grandes o profundas: Llame al 911 o a un número de emergencia. Luego de detener y enfriar la quemadura, mantenga al niño calentito con una sábana limpia cubierta con una manta hasta que llegue la ayuda.
  • Quemaduras eléctricas: Desconecte la corriente eléctrica. Si el niño sigue en contacto con una fuente de electricidad, NO lo toque con las manos sin protección. Aparte al niño de la fuente de electricidad con un objeto que no conduzca electricidad (como p. ej. un palo de escoba de madera), solo luego de haber apagado la electricidad. TODAS las quemaduras eléctricas deben recibir atención médica.

Sangrados nasales

Mantenga al niño sentado, con la cabeza apenas inclinada hacia adelante. Aplique presión firme y constante en ambas fosas nasales, apretándolas entre los dedos índice y pulgar durante 5 minutos. Si el sangrado continúa o si es muy abundante, llame al pediatra o busque atención de emergencia.

Dientes

  • Dientes de leche: Si se caen o se quiebran, aplique una gasa limpia para controlar la hemorragia y llame al dentista pediátrico o al de la familia.

  • Dientes permanentes: Si se caen, sujete el diente por la parte de arriba y no por la raíz (la parte que debería estar en la encía). Si está sucio, enjuáguelo suavemente sin frotarlo ni tocar la raíz. No use ningún producto de limpieza. Use agua fría corriente o leche. Coloque el diente en agua limpia o leche y llévelo junto al niño cuando procure atención de emergencia. Llame y vaya directamente al dentista pediátrico o al de la familia, o a una sala de emergencias. Si el diente está quebrado, guarde las piezas en leche y llame al dentista pediátrico o al de la familia. Detenga el sangrado con gasa o una bola de algodón en el espacio vacío donde debía estar el diente y haga que el niño muerda.

Espasmos, crisis convulsivas

Si el niño respira, acuéstelo de lado para evitar que se asfixie. Llame al 911 o a un número de emergencia en caso de una convulsión prolongada (de más de 5 minutos).

Asegúrese de que el niño esté protegido contra objetos que podrían lastimarlo. Asegúrese de protegerle la cabeza. No ponga nada en la boca del niño. Afloje toda prenda que esté ajustada. Comience la respiración asistida si el niño está morado o no respira.

Lesiones en la cabeza

NO MUEVA A UN NIÑO QUE PUEDA HABERSE LESIONADO GRAVEMENTE LA CABEZA, EL CUELLO O LA ESPALDA. Esto podría causar más daño.

Llame inmediatamente al 911 o a un número de emergencia si el niño:

  • Pierde el conocimiento
  • Tiene una convulsión (espasmo)
  • Se mueve con torpeza o es incapaz de mover alguna parte del cuerpo
  • Presenta secreción de sangre o líquido acuoso por la nariz o las orejas
  • Habla o se comporta en forma anormal

Llame al pediatra en el caso de un niño que se haya lastimado la cabeza y presente cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Somnolencia
  • Dificultad para despertarse
  • Vómitos o dolor de cabeza persistentes

Para cualquier pregunta sobre lesiones menos graves, llame al pediatra.

Intoxicación

Si el niño ha estado expuesto a una sustancia venenosa o ingirió alguna, llame a la línea de ayuda en caso de intoxicación (Poison Help) al 1-800-222-1222. Allí encontrará expertos en sustancias venenosas a su disposición las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

  • Venenos ingeridos: Toda sustancia que no sea un alimento es un veneno en potencia. No administre nada por boca ni provoque el vómito. Llame de inmediato a la línea de ayuda en caso de intoxicación (Poison Help). No retrase el llamado, pero intente tener a mano la etiqueta o el nombre de la sustancia cuando llame.
  • Vapores, gases o humo: Lleve al niño donde haya aire fresco y llame al 911, al Departamento de Bomberos o a un número de emergencia. Si el niño no respira, inicie la RCP y continúe hasta que llegue la ayuda.
  • Exposición de la piel: Si la piel, los ojos o el cabello del niño entraran en contacto con ácidos, lejía, pesticidas, sustancias químicas, plantas venenosas o cualquier sustancia potencialmente venenosa, quítele todo el material de residuo, usando guantes de goma si fuera posible. Quítele la ropa contaminada. Lávele la piel, los ojos o el cabello con abundante agua, o con agua y jabón neutro. No refriegue el área. Llame a la línea de ayuda en caso de intoxicación (Poison Help)  para obtener más asesoramiento.

Si un niño estuviera inconsciente, quedase somnoliento, tuviera convulsiones o dificultades para respirar, llame al 911 o a un número de emergencia. Lleve consigo la sustancia venenosa al hospital (en un recipiente seguro).

Desmayo

Revise las vías respiratorias del niño y que esté respirando. Si fuera necesario, llame al 911 y comience la respiración asistida y la RCP.

Si ha vomitado, dé vuelta al niño y póngalo de lado para evitar que se asfixie. Levante los pies por encima del nivel del corazón (unas 12 pulgadas o 30 cm).

Aprenda y practique la RCP

Si está solo con un niño que se está asfixiando:

  • GRITE PARA PEDIR SOCORRO
  • EMPIECE LABORES DE RESCATE
  •  LLAME AL 911 O AL NÚMERO DE EMERGENCIA LOCAL

Empiece la RCP para casos de asfixia/atragantamiento si:

  • El niño no puede respirar de ninguna forma (el pecho no se mueve de arriba para abajo)
  • El niño no puede toser o hablar y se torna azul
  • Encuentra al niño inconsciente o no responde

No practique la RCP para la asfixia si:

  • El niño puede respirar, llorar o hablar
  • El niño puede toser, escupir o el aire circula de alguna forma. Los reflejos del niño son normales y funcionan para despejar las vías respiratorias

Para los bebés menores de 1 año:

  • Asfixia (atragantamiento) en los bebés: Si su bebé se está asfixiando y no puede respirar, toser, llorar o hablar, tome estas medidas. Pídale a alguien que llame al 911.

    • DELE 5 PALMADAS FUERTES EN LA ESPALDA

    • TURNAR O ALTERNAR CON:

    • DELE 5 COMPRESIONES TORÁCCICAS (PECHO)

    • Alterne las palmadas en la espalda con las compresiones torácicas hasta que el objeto es expulsado o el bebé queda inconsciente o no responde, empiece con la RCP.

  • RCP para bebés: para practicar en bebés INCONSIENTES O QUE NO RESPONDEN o cuando se detiene la respiración. Ponga al niño en un superficie plana y dura.
    • EMPIECE COMPRESIONES TORÁCCICAS
      • Ponga dos dedos de una mano en el esternón justo abajo de los pezones
      • Presione el pecho por lo menos una tercera parte de la profundidad del pecho o cerca de 4 cm (1,5 pulgadas)
      • Después de cada compresión, permita que el pecho vuelva a su posición normal. Presione el pecho a un ritmo de por lo menos 100 veces por minuto
      • Haga 30 compresiones
    • ABRA LAS VÍAS RESPIRATORIAS
      • Abra la vía respiratoria (boca - cabeza reclinada y quijada hacia arriba)
      • Si puede ver el objeto extraño, sáquelo con el dedo. No trata de buscar el objeto con el dedo si no lo puede ver
    • EMPIECE LA RESPIRACIÓN ARTIFICIAL
      • Respire normalmente
      • Cubra la boca y la nariz del bebé con su boca. Brinde dos bocanadas de aire cada una por 1 segundo.
      • Cada bocanada de aire debe ocasionar que el pecho se levante
    • REANUDE LAS COMPRESIONES TORÁCCICAS
      • Continúe con ciclos de 30 compresiones por cada 2 bocanadas de aire
      • Después de 5 ciclos de compresiones y bocanadas de aire (cerca de 2 minutos) si nadie ha llamado al 911 o a el número de emergencia local, hágalo usted mismo.

Para niños entre 1 y 18 años de edad:

Asfixia (atragantamiento) en los niños - Maniobra Heimlich: Pídala a alguien que llame al 911. Si el niño se está asfixiando y no puede respirar, toser, llorar o hablar, tome la siguientes medidas.

  • Ejecute la maniobra Heimlich
  • Ponga una mano empuñada y cubierta con la otra justo arriba del ombligo del niño. Póngalas debajo de la punta inferior del esternón y las costillas
  • Presione o empuje con fuerza suficiente para producir una tos artificial para que pueda despejar las obstrucción de las vías respiratorias
  • Ejecute la maniobra Heimlich hasta que el objeto sea expulsado o hasta que el niño quede inconsciente o no responda
  • Si el niño pierde la consciencia o no responde, empiece con la RCP

RCP para niños: Debe aplicarse cunado el niño está inconsciente o no responde o cuando se detiene la respiración. Ponga al niño en una superficie plana y dura.

  • EMPIECE COMPRESIONES TORÁCCICAS
    • Ponga el talón de 1 o 2 manos sobre la parte inferior del esternón
    • Presione el pecho por lo menos una tercera parte de la profundidad del pecho o cerca de 5 cm (2 pulgadas)
    • Después de cada compresión, permita que el pecho vuelva a su posición normal. Oprima el pecho a un ritmo de por lo menos de 100 a 120 veces por minuto
    • Haga 30 compresiones
  • ABRA LAS VÍAS RESPIRATORIAS
    • Abra la vía respiratoria (boca - cabeza reclinada y quijada hacia arriba)
    • Si puede ver el objeto extraño, sáquelo con el dedo. No trata de buscar el objeto con el dedo si no lo puede ver
  • EMPIECE LA RESPIRACIÓN ARTIFICIAL
    • Respire normalmente
    • Cierre la nariz apretando con los dedos y cubra la boca del niño con la suya
    • Brinde dos bocanadas de aire cada una por 1 segundo. Cada bocanada de aire debe ocasionar que el pecho se levante
  • REANUDE LAS COMPRESIONES TORÁCCICAS
    • Continúe con ciclos de 30 compresiones por cada 2 bocanadas de aire hasta que expulse el objeto
    • Después de 5 ciclos de compresiones y bocanadas de aire (cerca de 2 minutos) si nadie ha llamado al 911 o a el número de emergencia local, hágalo usted mismo.

Si en cualquier momento el objeto es expulsado o el bebé o el niño empiezan a respirar, descontinúe la respiración de rescate y llame al 911 o al número de emergencia local.

Pídale al pediatra información sobre la asfixia/atragantamiento e instrucciones para practicar la RCP para niños mayores de 8 años y sobre información sobre cursos de capacitación para aprender a practicar la RCP en s comunidad.

Información adicional:



Última actualización
2/6/2017
Fuente
First Aid (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest