Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Pediatra recuerda a los pacientes con sarampión del Hospital General Louisville en los años de 1960

Por:  Huff de Olson, MD, FAAP

En 1962, durante mi último año en la facultad de medicina, trabajé en la clínica de la noche en el Hospital General de Louisville. A la 6:00 de la tarde la sala de espera estaba llena y no era raro, ni siquiera para un estudiante de medicina como yo, diagnosticar los varios casos de sarampión que necesitaban tratamiento en un ambiente donde lo que abundaba era la tos y donde muchos niños se presentaban con el inconfundible sarpullido y los ojos enrojecidos que son tan comunes en los pacientes con sarampión.
 
La mayoría de casos que veíamos eran casos de sarampión. El sarampión es una de las enfermedades más comunicables que se puedan encontrar. Las fiebres asociadas a estos pacientes eran extremadamente altas y los medicamentes que usábamos para reducirlas tenían efectos secundarios lamentables. La única cosa que podíamos hacer era tratar los síntomas del sarampión; no podíamos de ninguna manera ayudar a combatir la propia infección.

Recuerdo vivamente cómo estaban de enfermos los niños y también recuerdo las expresiones de preocupación que tenían sus padres. Estaban preocupados y se sentían impotentes. Tenían derecho a sentirse preocupados porque algunos de esos niños morían. Puedo asegurarles que los médicos estaban tan preocupados como los padres. No había mucho que pudieramos hacer. No teníamos ninguna herramienta para luchar o para prevenir la enfermedad.
 
Tengo que admitir que me alegré cuando tuve que rotar de la clínica de la noche en el Hospital General de Louisville, porque así no tendría que enfrentar a esos niños gravemente enfermos y a sus angustiados padres.
 
Al corto tiempo después de que rotara de la  sala de emergencia, nos enteramos que habían desarrollado una vacuna contra el sarampión. Nos alegramos sobremanera, porque sabíamos que muy pronto podríamos hacer algo para que los niños no contrajeran el sarampión.
 
La vacuna fue distribuida por el fabricante rápidamente. ¡En los últimos dos meses de mi residencia médica, no recuerdo a ver visto un solo caso de sarampión! En esa época trabajaba con pacientes de todo el mundo, porque para entonces trabajaba en Tejas en el Pabellón Wilford del Hospital de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Por supuesto, la vacuna contra el sarampión no era la única vacuna que fue creada durante mi carrera. Pero para mí, fue la más memorable. Estuvo muy ligada a mis primeros años como pediatra, y fue increíblemente eficaz. Nosotros que vivimos esos días y vimos el espectro de la muerte en demasiados niños, continuamos estando enormemente agradecidos por el extraordinario papel que las vacunas tienen en la protección de los niños.

Sobre el Dr. Huff:

Olson Huff, MD FAAP ha practicado la pediatría en Carolina del Norte durante toda de su carrera profesional. Él es un veterano de la Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, USAF y sirvió como cirujano de vuelo en Asia Sur-Oriental y en la Base Pease de la Fuerza Aérea de New Hampshire durante la guerra de Vietnam. En 1987, el Dr. El Huff estableció el programa de desarrollo del niño en el Hospital de Thomas en Asheville y bajo su dirección en 1994 se formó el Hospital Infantil Mission, el único hospital infantil al occidente de Carolina del Norte. El Dr. El Huff ha recibido muchos premios profesionales, incluyendo un reconocimiento especial de la American Academy of Pediatrics por su labor para ofrecer servicios de salud dental a la población de niños de bajos recursos. El Dr. Huff vive en Black Mountain con su esposa, Marylyn. Tienen tres hijos y cuatro nietos.


La medicina antes de las vacunas:

Este artículo es parte de una serie de experiencias personales contadas por pediatras veteranos sobre cómo era la práctica de pediatría antes de que se hicieran disponibles las vacunas contra enfermedades como la meningitis, el sarampión y la gripe o influenza. Estos artículos se están publicando en conmemoración del  Mes Nacional de Concientización sobre las Vacunas, que se lleva a cabo todos los años en el mes de agosto.

Autor
Olson Huff, MD, FAAP
Última actualización
11/21/2015
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2015)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest