Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Las primeras vacunas de su bebé: lo que usted necesita saber

¿Por qué hay que vacunar?

Las enfermedades que se pueden prevenir con las vacunas ya no son tan comunes como solían ser gracias a las vacunas. Pero eso no quiere decir que no existan. Todavía ocurren brotes de estas enfermedades en los Estados Unidos. Cuando menos bebés son vacunados, más bebés se enferman.

7 enfermedades infantiles que se pueden prevenir con las vacunas:

Difteria (la "D" de la vacuna DTaP)

  • Los signos y los síntomas incluyen un recubrimiento espeso en la parte posterior de la garganta que puede dificultar la respiración.
  • La difteria puede provocar problemas de respiración, parálisis e insuficiencia cardiaca.
  • Cerca de 15.000 personas morían todos los años en los Estados Unidos de difteria antes de que hubiera una vacuna.

Tétano (la "T" de la vacuna DTaP; también conocida como contracción de los músculos de la mandíbula)

  • Los signos y los síntomas incluyen tensión dolorosa de los músculos, en general, en todo el cuerpo.
  • El tétano puede provocar rigidez de la mandíbula, de modo tal que las víctimas no pueden abrir la boca ni tragar.
  • El tétano mata a 1 de cada 5 personas que la contraen.

Pertussis (la "P" de la vacuna DTaP), conocida también como la tos ferina)

  • Los signos y los síntomas incluyen accesos de tos violentos que pueden dificultar la ingesta de alimentos y bebidas, y la respiración en bebés. Estos síntomas pueden durar varias semanas.
  • La pertussis puede provocar neumonía, convulsiones, daño cerebral, o muerte. La pertussis puede ser muy peligrosas para los bebés.
  • La mayoría de las muertes debidas a la pertusiss ocurren en bebés menores de 3 meses.

HIB (Haemophilius influenzae tipo b)

  • Los signos y los síntomas pueden incluir problemas para respirar. Es posible que no haya signos ni síntomas en los casos leves.
  • Hib puede provocar meningitis (infección del recubrimiento del cerebro y de la médula espinal); neumonía; infecciones de la sangre, las articulaciones, los huesos y el recubrimiento del corazón; daño cerebral y sordera.
  • Antes de que existiera la vacuna, la enfermedad por Hib era la causa principal de la meningitis bacteriana en niños menores de 5 años en los Estados Unidos.

Hepatitis B

  • Los signos y los síntomas pueden incluir cansancio, diarrea y vómitos, ictericia (piel u ojos amarillos) y dolor en los músculos, las articulaciones y el estómago. Sin embargo, en general, no presenta signos ni síntomas.
  • La hepatitis B puede provocar daño hepático y cáncer de hígado y cáncer del hígado. Algunas personas desarrollan infección por hepatitis B crónica (largo plazo). Estas personas puede que no se sientan enfermas, pero pueden contagiar a otros.
  • La hepatitis B puede provocar daño al hígado y cáncer en 1 de 4 niños que sufren de la infección crónica.

Poliomielitis

  • Los signos y los síntomas pueden incluir una enfermedad similar a la gripe, o es posible que no presente signos ni síntomas.
  • La poliomielitis puede provocar parálisis (no poder mover un brazo o una pierna) o muerte.
  • En los  años 1950, la poliomielitis provocó la parálisis a más de 15.000 personas al año en los Estados Unidos.

Enfermedad neumocócica

  • Los signos y los síntomas incluyen fiebre, escalofríos, tos y dolor en el pecho. En los bebés, los síntomas pueden incluir meningitis, convulsiones y algunas veces sarpullidos.
  • La enfermedad neumocócica puede provocar meningitis (infección del recubrimiento del cerebro y de la médula espinal), infecciones de la sangre, infecciones de oído, neumonía, sordera y daño cerebral.
  • Cerca de 1 de cada 15 niños que contraen meningitis neumocócica mueren de la infección.

Los bebés contraen estas enfermedades por el contacto con otros niños o adultos, en ocasiones, sin saber que lo están.  Una madre con hepatitis B puede contagiar a su bebé durante el parto. El tétano ingresa al cuerpo a través de un corte/cortada o herida; y no se transmite de persona a persona.

https://www.healthychildren.org/SiteCollectionImagesArticleImages/Vaccines-for-your-baby_es.jpg

Su proveedor de salud podría recomendarle algunas de estas vacunas en vacunas combinadas—varias vacunas que se aplican en la misma inyección. Las vacunas combinadas son seguras y eficaces en una sola inyección, lo cual significa menos inyecciones para su bebé.

A algunos niños no se les debe administrar ciertas vacunas:

La mayoría de los niños  pueden ser vacunados con seguridad. Sin embargo, existen algunas excepciones:

  • Es posible que un niño que está enfermo el día en que estén programadas las vacunas deba volver para recibirlas otro día.
  • Un niño que alguna vez haya tenido una reacción grave, como una reacción alérgica que representa un riesgo para la vida, después de una dosis de la vacuna, no debería recibir otra dosis de esa vacuna.   Comuníquele al médico si su niño alguna vez ha tenido una reacción grave a una vacuna.
  • Un niño que alguna vez haya tenido una reacción alérgica grave (que haya puesto su vida en peligro) a una sustancia en particular, no debe aplicarse una vacuna que contenga esta sustancia. Comuníquele al médico antes de que su niño reciba la vacuna si ha sufrido de alergias graves. 

Hable con su médico antes de que su niño reciba:

La vacuna DTaP si su hijo alguna vez tuvo alguna de estas reacciones después de recibir una  dosis de DTaP:

    • Una enfermedad en el cerebro o en el sistema nervioso en el término de 7 días.
    • Llanto continuo durante 3 horas o más.
    • Convulsión o colapso.
    • Fiebre de más de 40 ºC (105 °F).

La  vacuna PCV13 o DTaP si su niño alguna vez tuvo una reacción severa después de cualquier vacuna que contenga toxoide diftérico (como DTaP), o después de una dosis de PCV&, una vacuna previa contra el neumococo.

Riesgos de una reacción a las vacunas:

Las vacunas pueden causar efectos secundarios, como cualquier medicamento.

La mayoría de las reacciones a las vacunas son leves: sensibilidad, enrojecimiento o hinchazón donde se administró la inyección; o fiebre leve.  Estas aparecen inmediatamente después de su aplicación y desaparecen en uno o dos días. Esto puede suceder hasta en la mitad de las vacunas, dependiendo de la vacuna.

Las reacciones serias pueden ocurrir, pero no son muy comunes.

Las vacunas contra la hepatitis B, la poliomielitis y Hib están asociadas solamente con las reacciones leves.

Las vacuna DTaP y la natineumocócica también están ligadas a otros problemas

Vacuna DTaP

  • Problemas leves: Molestias (hasta 1 de cada 3 niños); cansancio o falta de apetito (hasta 1 de cada 10 niños); vómitos (hasta 1 de cada 50 niños); hinchazón de todo el brazo o toda la pierna durante 1 a 7 días (hasta 1 de cada  30 niños); por lo general, después de la 4.a o 5.a dosis.
  • Problemas moderados: Convulsiones (1 de cada 14,000 niños); llanto continuo durante 3 horas o más (hasta 1 de cada 1000 niños); fiebre de más de 40ºC (105 °F) (1 de cada 16,000 niños).
  • Problemas graves: Se han reportado convulsiones a largo plazo, coma, disminución del estado de consciencia y daño cerebral permanente. Estos problemas se producen con muy poca frecuencia.

Vacuna antineumocócica

  • Problemas leves: Durante estudios de la vacuna, algunos niños se sintieron molestos (hasta de 8 de 10 niños) o somnolientos, o perdieron el apetito (hasta de 1 de 2 o 3 niños).
  • Problemas moderados: Fiebre de más de 102 °F /38,8 °C (hasta de 1 de 20 niños).

Después de la aplicación de cualquier vacuna:

Cualquier medicamento puede causar una reacción alérgica severa. Estas reacciones a las vacunas no son muy comunes, se estima que ocurre en 1 de cada millón de dosis, y puede pasar unos minutos después o hasta varias horas después de la vacunación. La seguridad de las vacunas se encuentra siempre vigilada. Para más información, contacte a los Centros para el Control y la Prevención Enfermedades, CDC.

La seguridad de las vacunas está siempre controlada.  Para más información sobre las vacunas, visite: http://www.cdc.gov/spanish/especialesCDC/RazonesVacunarse/

¿Qué pasa si se presenta una reacción grave?

¿A qué debo prestarle atención?

  • Cualquier cosa que le preocupe, como signos de una reacción alérgica grave, fiebre muy alta, o cambios de comportamiento.
  • Los signos de una reacción alérgica grave pueden incluir, urticaria, hinchazón de la cara y garganta, dificultad para respirar, latidos rápidos del corazón, mareos, debilidad.  Por lo general, empiezan de unos minutos a varias horas después de recibida la vacuna.

¿Qué debo hacer?

  • Si usted cree que es una reacción alérgica grave o cualquier otra emergencia que no pude esperar, llame al 9-1-1 o lleve a la persona al hospital más cercano. Si no, contacte a su médico.
  • Después, la reacción debe reportarse al Sistema para Reportar Eventos Adversos Causados por las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés). Su médico debe presentar un informe, o usted puede hacerlo a través del sitio web de VAERS: www.vaers.hhs.gov (en inglés) o puede llamar al 1-800-822-7967.  VAERS no brinda consejo médico.

Programa Nacional de Compensación por Lesiones Causadas por Vacunas

El Programa Nacional de Compensación por Lesiones Causadas por Vacunas (VICP, por sus siglas en inglés), es un programa del gobierno federal que fue creado para compensar a las personas que han sufrido lesiones a causa de ciertas vacunas.

Las personas que creen que han sido afectadas por una vacuna pueden informarse sobre el programa y cómo presentar un reclamo, llamando al 1-800-338-2382 o en el sitio web www.hrsa.gov/vaccinecompensation (en inglés). Existe un plazo límite para presentar el reclamo para ser compensado.

¿Cómo puedo obtener más información?

  • Pregúntele a su médico
  • Llame al departamento de salud de su estado
  • Contacte a los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC):

Última actualización
11/10/2016
Fuente
U.S. Department of Health & Human Services Centers for Disease Control and Prevention: Vaccine Information Statement
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest